La invasión rusa a Ucrania no está autorizada por la Carta de Naciones Unidas

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Los artículos 106 y 107 de la Carta de Naciones Unidas no autorizan a Rusia a invadir Ucrania “por intentos de revivir el nazismo”. Sin embargo, publicaciones replicadas cientos de veces en redes sociales, afirman que este documento validaría la acción militar rusa. Varios expertos en relaciones internacionales y de la ONU dijeron a la AFP que esto es incorrecto, ya que los artículos en cuestión eran “disposiciones transitorias de seguridad” tomadas en el contexto del final de la Segunda Guerra Mundial y que no pueden invocarse para el conflicto actual.

“Los artículos 106 y 107 de la Carta de la ONU otorgan a Rusia, como sucesora legal del ganador de la Segunda Guerra Mundial, el derecho a tomar todas las medidas, incluidas las militares, contra Alemania, Hungría, Austria, Rumania, Bulgaria, Finlandia, Croacia, Eslovenia, República Checa, Letonia, Estonia, Lituania y Ucrania por intentos de revivir el nazismo”, parte un mensaje viralizado en Twitter y Facebook, sobre la invasión rusa a Ucrania, que comenzó en febrero de 2022.

Captura de pantalla de publicación en Facebook realizada el 25 de octubre de 2022

El texto de las entradas sostiene que “el secretario general de la ONU, António Guterres, se sorprendió al saber de Putin que hay un artículo en la Carta de la ONU que permite llevar a cabo una operación especial rusa en Ucrania”. A continuación agrega un enlace que lleva a ese documento, firmado en 1945, pocos meses antes del fin oficial de la Segunda Guerra Mundial, y que establece los principios y el funcionamiento de la futura Organización de las Naciones Unidas (ONU).

El contenido también ha sido replicado en francés e inglés.

El texto viral transmitido en Facebook circula al menos desde el 29 de septiembre pasado en la red social rusa VKontakte. Los argumentos allí usados también fueron mencionados en los medios rusos Ria Fan y Tsargrav TV el 6 de octubre, que citaron como fuente de esta afirmación un artículo de opinión sobre los artículos 106 y 107 publicados un día antes por el escritor jordano Mohamed Salama en Rai Al Youm, un sitio “que pretende ser nacionalista árabe, antisaudita y antisionista”, según la revista francesa Courrier International.

Pero especialistas en relaciones internacionales y de la ONU entrevistados por la AFP aseguraron que esta interpretación de la Carta de la ONU es infundada. Según los expertos, estos artículos eran disposiciones transitorias adoptadas en 1945, que nunca se aplicaron en la práctica y que no pueden invocarse con el conflicto actual.

De hecho, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, denunció el 24 de febrero de 2022 que la invasión “entra en conflicto con la Carta de Naciones Unidas”, que era inaceptable, y pidió al presidente Vladimir Putin retirarse de Ucrania.

El logo de las Naciones Unidas, 20 de septiembre de 2022, en Nueva York ( AFP / Ludovic Marin)

La Carta de Naciones Unidas fue firmada por 50 Estados miembros el 26 de junio de 1945 en San Francisco (California), y su ratificación y creación tuvo lugar solo unos meses después, el 24 de octubre de 1945.

Este documento incluye, en el capítulo 17, dos “acuerdos transitorios sobre seguridad”, donde aparecen los artículos 106 y 107.

El 106 establece que “mientras entran en vigor los convenios especiales previstos en el Artículo 43, que a juicio del Consejo de Seguridad lo capaciten para ejercer las atribuciones a que se refiere el Artículo 42, las partes en la Declaración de las Cuatro Potencias firmada en Moscú el 30 de octubre de 1943, y Francia, deberán, conforme a las disposiciones del párrafo 5 de esa Declaración, celebrar consultas entre sí, y cuando a ello hubiere lugar, con otros miembros de la Organización, a fin de acordar en nombre de esta la acción conjunta que fuere necesaria para mantener la paz y la seguridad internacionales”.

Mientras que el 107 señala que “ninguna de las disposiciones de esta Carta invalidará o impedirá cualquier acción ejercida o autorizada como resultado de la segunda guerra mundial con respecto a un Estado enemigo de cualquiera de los signatarios de esta Carta durante la citada guerra, por los gobiernos responsables de dicha acción”.


El entonces presidente de Estados Unidos, Harry Truman, durante el discurso de clausura de la Conferencia de Naciones Unidas sobre Organización Internacional, el 26 de junio de 1945, en San Francisco ( AFP / -)

Una situación que ya “no existe”

Guillaume Devin, profesor de Ciencias Políticas del instituto Sciencies Po de París y miembro del Grupo de Investigación de Acción Multilateral (GRAM), dice a la AFP que los artículos citados hacen referencia a la Segunda Guerra Mundial.

Hay que tener una mente particularmente retorcida para estimar que la agresión rusa de 2022 es una extensión de la Segunda Guerra Mundial”, afirma el especialista y que “es una interpretación totalmente fantasiosa”.

Mathias Forteau, profesor de Derecho Público en la Universidad de París Nanterre y elegido miembro de la Comisión de Derecho Internacional de la ONU para el período 2023-2027, confirma que “esta interpretación de los artículos 106 y 107 de la Carta es una tontería”.

Ningún jurista ni remotamente honesto y serio apoyaría tal interpretación, comenzando por el hecho de que el artículo 107 apunta a acciones realizadas 'como resultado de esta guerra' al referirse a la Segunda Guerra Mundial”, explica, mientras que “la guerra actual obviamente no tiene relación con ella”.

“Estos artículos hablan de un acuerdo entre grandes potencias que no existe en el caso actual”, dice también Alexandra Novosseloff, investigadora asociada de la Universidad de Panthéon-Assas en París y especialista del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas.

Estos artículos se refieren a una situación que ya no existe: la del tiempo entre la entrada en vigor de la Carta (a partir de la ratificación por parte de los Estados) y el establecimiento de disposiciones que permitan la unión de fuerzas (artículo 43)”, continúa Novosseloff.

Si bien reconoce “una debilidad” porque “los acuerdos previstos en este artículo nunca pudieron firmarse”, subraya que invocar hoy los artículos 106 y 107 “es un poco rebuscado”.

Una copia de la Carta de Naciones Unidas en manos del secretario de Relaciones Exteriores Jack Straw, en Londres, en 2003 ( AFP / NICOLAS ASFOURI)

Acuerdos que no vieron la luz

Como explica Catherine Le Bris, investigadora del Centro Nacional de Investigación Científica (CNRS) y experta en derecho internacional, “el artículo 43 de la Carta se refiere a disposiciones transitorias que deberían haber sido especificados por futuros acuerdos, pero que no vieron la luz, y que debían establecer una especie de policía internacional: la idea de estas disposiciones transitorias era tomar el relevo a la espera de que se estableciera el Consejo de Seguridad, pero al final, la práctica del Consejo de Seguridad de la ONU hizo lo contrario”.

El Consejo de Seguridad, hoy compuesto por quince miembros, incluye a cinco miembros permanentes con derecho a veto, vencedores de la Segunda Guerra Mundial: China, Estados Unidos, Francia, Reino Unido y Rusia (como heredera de la URSS). Entre sus funciones para mantener la paz puede tomar “incluso acciones militares colectivas”.

De este modo, puede, en particular, autorizar el uso de la fuerza para mantener o restablecer la paz y la seguridad o “una fuerza de mantenimiento de la paz”.

El artículo 106 habla de una acción conjunta, lo que presupone al menos dos Estados, o incluso cinco, es decir, todos los miembros permanentes del Consejo de Seguridad, pero no solos. Incluso si consideramos que estos artículos no han caído en desuso, esta acción debería ser conjunta, por lo que las condiciones no se cumplen en absoluto en el contexto de la invasión rusa de Ucrania”, subraya Le Bris.

“Tergiversaciones históricas”

La interpretación de los artículos 106 y 107 también tiene tergiversaciones históricas, como explica a la AFP Romuald Sciora, investigador asociado del centro de pensamiento francés IRIS y especialista de la ONU.

“Se habla de Croacia, Eslovenia, etc., que no existían en 1945, ya que era Yugoslavia en ese momento. No veo absolutamente cómo, en ese momento, podría haber sido provisto en la Carta que un día Eslovenia sería un país independiente con tendencias nazis, es aberrante. Es como si firmáramos hoy un documento que diga: ‘si Alsacia o la Costa Azul se convirtieran en nazis’”, explica.

Además, el experto cuestiona: “¿Por qué citar a Ucrania entre estos países enemigos, cuando formaba parte de la Unión Soviética?”.

Una incoherencia también señalada por Pierre Bodeau-Livinec, profesor de Derecho Público en la Universidad de París Nanterre y director del CEDIN: “No podemos considerar a Ucrania como un Estado enemigo en el sentido de esta disposición [del artículo 107]: Ucrania era parte de la Unión Soviética en ese momento e incluso fue miembro fundador de Naciones Unidas el 24 de octubre de 1945”.

28 de octubre de 2022 Modifica metadatos, elimina palabras superfluas y corrige número del artículo en el 10º párrafo.
27 de octubre de 2022 Agrega nombre de traductor.
Traducción y adaptación
Conflicto ucraniano-ruso