Un trabajador de la salud prepara una dosis de Pfizer-BioNTech, la vacuna contra el covid-19 para niños de 5 a 11 años, en México, el 27 de junio de 2022. ( AFP / Pedro PARDO)

Este video no es de un coágulo causado por la vacuna anticovid; fue anterior a la pandemia

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Un video de una operación en la que se ve la extracción de un coágulo en el corazón ha sido compartido más de 700 veces en redes sociales desde el 17 de agosto de 2022. Usuarios aseguran que el padecimiento ocurrió a consecuencia de la vacuna contra el covid-19. Sin embargo, eso es falso. La secuencia circula en Internet al menos desde el 1 de abril de 2019, antes del inicio de la pandemia y, por ende, de las vacunas contra el SARS-CoV-2. La Agencia Europea de Medicamentos (EMA) dijo en 2021 que los casos de coágulos a causa de la vacuna de AstraZeneca y Johnson & Johnson son “muy raros”.

Coágulo de sangre extraído de un corazón que late en un paciente totalmente vacunado”, dice un tuit con el video del procedimiento quirúrgico.

La misma entrada ha sido replicada en Facebook (1, 2), así como el video en Telegram.

Captura de pantalla de un tuit realizada el 18 de agosto de 2022

Una búsqueda inversa en Google de uno de los fotogramas de la secuencia, a través de la herramienta InVID-WeVerify*, arrojó un video en YouTube del 1 de abril de 2019, publicado por el canal de Eric Bayer, un cardiólogo estadounidense.

En la descripción de la grabación se señala que la operación corresponde a una “embolectomía pulmonar por una embolia pulmonar masiva”, una operación en la que se extrae un trombo del pulmón; sin mención al covid-19 o alguna vacuna.

Esa entrada, la más antigua encontrada por AFP Factual, es anterior a los primeros casos registrados de covid-19 en la ciudad china de Wuhan, en diciembre de 2019, y de las primeras pruebas en humanos de vacunas para combatirla en 2020.

Coágulos por vacuna contra el covid-19

Ignacio Silva, infectólogo y miembro del Consejo Asesor Externo del Ministerio de Salud de Chile, explicó a la AFP que si bien algunas vacunas presentaron algunos eventos adversos relacionados con coágulos de sangre, estos casos eran muy raros.

Las agencias reguladoras estuvieron en su momento muy encima de este fenómeno haciendo seguimiento, farmacovigilancia, incluso restringiendo su uso como medida de mucha precaución, ya que el número de casos respecto de la cantidad de vacunados era muy bajo. Afortunadamente, la incidencia de este evento es muy rara”, dijo Silva.

En abril de 2021, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) anunció que los coágulos de sangre deberían figurar en sus prospectos como efectos secundarios “muy raros” de las vacunas contra el covid-19 basadas en vectores virales, como la de AstraZeneca y la de Johnson & Johnson, aunque consideró que sus beneficios superaban los riesgos. Este tipo de inmunizantes usan otro virus como soporte para trasladar en el organismo informaciones genéticas capaces de combatir el covid-19.

Las vacunas basadas en vectores virales son diferentes a las de ARN mensajero (ARNm), que dan instrucciones a las células para que sinteticen la proteína “espiga” que se encuentra en la superficie del SARS-CoV-2. La EMA dijo en mayo de 2021 que no detectó indicios del vínculo entre los coágulos de sangre y las vacunas de ARNm contra el covid-19, Moderna y la de Pfizer/ BioNTech.

Consultada por la AFP, la oficina de prensa de la EMA dijo que todos los efectos secundarios confirmados se incluyen en la información del producto de cada una de las vacunas covid-19 y que esta se actualiza a medida que se recopilan nuevos datos.

Además, destacaron que “los efectos secundarios más comunes observados con todas las vacunas covid-19 aprobadas en la UE suelen ser leves o moderados y mejoran en pocos días después de la vacunación”.

En el caso de AstraZeneca y Johnson & Johnson, los coágulos de sangre siguen siendo casos “muy raros” a agosto de 2022, mientras que estos efectos secundarios no son mencionados en el caso de Moderna y Pfizer.

Algunos países tomaron medidas en 2021 para evitar casos excepcionales de trombosis por la inoculación. Dinamarca, por ejemplo, no usó los inmunizantes de AstraZeneca ni Johnson & Johnson, mientras que otros países como Francia y Holanda optaron por permitir AstraZeneca para ciertos grupos de edad.

*Una vez instalada la extensión InVid-WeVerify en el navegador Chrome, se hace clic derecho sobre la imagen y el menú que se despliega ofrece lanzar una búsqueda de la misma en varios navegadores.

24 de agosto de 2022 Cambia pie de foto principal.
VACUNAS COVID-19