Una mujer embarazada muestra su certificado de vacunación después de recibir una dosis de la vacuna covid-19 de Moderna en Asunción, Paraguay, el 11 de junio de 2021 ( AFP / Norberto Duarte)

Afirmaciones falsas de Naomi Wolf sobre mortandad en bebés y vacunas covid-19

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Las vacunas contra el covid-19 son seguras y eficaces durante el embarazo, según han demostrado estudios extensivos y expertos alrededor del mundo. Sin embargo, en un video que ha sido visualizado miles de veces en redes sociales desde fines de junio de 2022, la autora estadounidense Naomi Wolf afirma que "hay una gran mortandad en bebés" de madres vacunadas. Pero sus declaraciones se basan en datos falsos, malinterpretados o manipulados.

El video se ha replicado en Facebook, Twitter, Telegram y sitios web. En él, sin ofrecer evidencias, Wolf asegura que los lactantes “se están enfermando de sus madres vacunadas”, que 86 bebés nacieron muertos en Canadá porque sus madres se vacunaron y que se duplicaron las muertes perinatales en Escocia.

Agrega que de 36 mujeres que se embarazaron tras participar en los ensayos clínicos de la vacuna Pfizer/BioNTech, 28 perdieron a sus bebés, y que los decesos de recién nacidos son un 34% superiores en mujeres vacunadas en Israel.

La secuencia, de casi un minuto y medio, fue extraída de un episodio de War Room Pandemic, un podcast presentado por Steve Bannon, ex asesor de la Casa Blanca durante el mandato del presidente Donald Trump (2017-2021).

( Ana PRIETO)

Wolf, quien estudió literatura inglesa y no tiene formación científica ni médica, fue expulsada de Twitter en 2021 por publicar información falsa sobre las vacunas contra el covid-19. Bannon también ha sido expulsado de la plataforma.

Cifras falsas en Canadá

La AFP encontró que la declaración sobre los "86 bebés nacidos muertos"circuló por primera vez a fines de 2021, con la afirmación de que los decesos se habían producido a lo largo de seis meses en la ciudad de Waterloo, en la provincia canadiense de Ontario.

El medio local CTVNews indagó sobre el hecho, consultando a funcionarios de los hospitales Grand River y St. Mary’s en Waterloo, quienes descartaron un aumento de bebés nacidos sin vida.

Peter Potts, doctor y jefe de personal conjunto del hospital Grand River y del St. Mary's, dijo a ese medio que en 2021 se produjeron 12 decesos, una cifra muy inferior a los 86 que Wolf menciona en el video.

A raíz de la desinformación, el Hospital Grand River, el mayor de la región, publicó un comunicado el 26 de noviembre de 2021 en Twitter, aclarando que las cifras de mortalidad perinatal se mantenían constantes, “entre el 0,2% y el 0,4%, por debajo de la media nacional."

La Sociedad de Obstetras y Ginecólogos de Canadá también abordó esta desinformación, que se replicó respecto de otros hospitales y regiones del país. En un comunicado cuya última actualización data de marzo de 2022, la entidad presenta numerosos estudios científicos canadienses e internacionales que avalan la aplicación de vacunas anticovid de ARN mensajero durante el embarazo y lactancia, y señala que “en comparación con las mujeres no vacunadas contra el covid-19, las mujeres embarazadas tienen un mayor riesgo de ingreso hospitalización, cuidados intensivos y ventilación invasiva” si padecen la enfermedad.

Escocia: sin relación con la vacuna

Wolf dice que en Escocia murieron “el doble de bebés”, aludiendo a un aumento de muertes en recién nacidos reportado en el país en marzo y septiembre de 2021 y que, a julio de 2022, aún se encontraba bajo investigación.

18 bebés de menos de cuatro semanas fallecieron en marzo y 21 en septiembre, lo que supone una tasa de muertes de 4,9 por cada 1.000 nacimientos, cuando la media suele ser de 2 cada 1.000.

Para Wolf, esto se debe a que las madres embarazadas recibieron vacunas de ARN mensajero. Sin embargo, la conexión con las vacunas ha sido descartada.

La doctora Sarah Stock de la Universidad de Edimburgo, cuya investigación se centra en la reducción de los nacimientos prematuros y de la mortinatalidad, publicó en enero de 2022 el estudio “Infección por SARS-CoV-2 y tasas de vacunación por COVID-19 en mujeres embarazadas en Escocia”, en el que observó que la cobertura de la vacuna era sustancialmente menor en las mujeres embarazadas que en la población femenina general en Escocia, y que la tasa de mortalidad perinatal era mayor en las mujeres no vacunadas contra la enfermedad.

“Nuestros datos se suman a la evidencia de que la vacunación en el embarazo no aumenta el riesgo de complicaciones en el mismo, pero el covid-19 sí”, dijo Stock al presentar el estudio. “La vacunación contra el covid-19 en el embarazo es crucial para proteger a las mujeres y a los bebés de las complicaciones prevenibles y potencialmente mortales de la enfermedad”.

En septiembre de 2021, la agencia de Salud Pública de Escocia publicó un tuit en el que señaló que la evidencia indica “que no hay problemas de seguridad relacionados con el embarazo tras la vacunación contra el covid-19”.

Manipulación de datos de Pfizer

Wolf asegura que “desaparecieron” 230 registros de 270 mujeres que quedaron embarazadas durante los ensayos clínicos de Pfizer, y que de los “36 o algo así” embarazos restantes, 28 terminaron en muerte neonatal.

AFP Factual ya ha verificado esta afirmación, que se basa en una interpretación distorsionada de informes proporcionados por Pfizer a la Agencia de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos.

El documento al que alude Wolf se titula “Análisis acumulado de informes de eventos adversos posteriores a la autorización de pf-07302048 (bnt162b2) recibidos hasta el 28-feb-2021”.

Allí se contabilizan eventos adversos reportados entre personas que recibieron la vacuna de Pfizer contra el covid-19 entre el 11 de diciembre de 2020 y el 28 de febrero de 2021. No se trata, pues, de personas que participaron en los ensayos clínicos de la vacuna, como afirma Wolf.

En la página cinco del documento se advierte que, al interpretar los datos, se debe tener en cuenta que lo que se reporta es la cantidad de eventos adversos notificados, no la probabilidad de que estos ocurran entre la población vacunada.

Se señala que la acumulación de estos reportes “no indica necesariamente que un evento adverso haya sido causado por el medicamento [vacuna Pfizer/BioNTech]; más bien, el evento puede deberse a una enfermedad subyacente o algún otro factor, como antecedentes médicos o medicación concomitante”.

Los datos a los que alude Wolf se encuentran en la página 12 del documento, en la que puede leerse que, hasta el 28 de febrero de 2021, un total de 42.086 personas que recibieron la vacuna Pfizer notificaron eventos adversos durante el periodo de estudio. De estas, 270 dijeron estar embarazadas, dos de ellas de gemelos.

Una mujer embarazada se prepara para recibir la vacuna Pfizer-BioNTech contra el covid-19 en Bogotá, el 23 de julio de 2021 ( AFP / Raúl Arboleda)

En 238 de esos casos, las mujeres no informaron el resultado de su gestación, algo que Wolf interpreta como una desaparición sospechosa de información por parte de Pfizer. Pero no solo estas mujeres embarazadas no participaban de los ensayos clínicos de la vacuna, sino que el laboratorio aclara en la página seis que en algunos casos la información clínica de las personas “falta o está incompleta, y es posible que no se disponga de información de seguimiento”.

Otros cinco casos de embarazo quedaron pendientes de resultado y uno de ellos se registró como “normal”. Además, se notificaron 23 abortos espontáneos, dos partos prematuros con muerte neonatal, dos abortos espontáneos con muerte intrauterina y un aborto espontáneo con muerte neonatal.

Así, de las 270 personas embarazadas consideradas en el documento de Pfizer, el 10,37% reportó un aborto, muerte intrauterina o neonatal.

La frecuencia de abortos espontáneos “es bastante común, del 10 al 20% según la edad”, afirmó el doctor Tom Shimabukuro, del Equipo de Seguridad de Vacunas de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, el 26 de febrero de 2022. Shimabukuro hizo esta afirmación al presentar un informe sobre la seguridad de la inoculación contra covid-19 en el embarazo, durante una reunión del Comité Asesor de Vacunas y Productos Biológicos Relacionados de la FDA.

Datos inexistentes sobre Israel

En el video, Wolf asegura que hubo un “34% más muertes” de bebés en madres vacunadas que no vacunadas en Israel. AFP Factual no encontró registros que sustenten dicha afirmación, que no ha sido reportada por la prensa israelí ni publicada por sus instituciones sanitarias.

En cambio, Israel cuenta con un estudio a gran escala, publicado en febrero de 2022, que explora si las vacunas contra el covid-19 afectan negativamente al embarazo.

La investigación incluyó más de 24.000 nacidos vivos entre el 1 de marzo de 2021 y el 31 de septiembre de 2021. De estos nacidos vivos, 16.697 estuvieron expuestos a la vacunación contra el covid-19 en el útero. Los investigadores informaron que no había diferencias entre estos bebés y aquellos cuyas madres no se habían vacunado, y señalaron que “los riesgos de parto prematuro y de bajo peso al nacer fueron similares entre los recién nacidos expuestos prenatalmente y los no expuestos a la vacunación materna.”

Afirmaciones alarmistas y sin fundamento

Ian Jones, profesor de virología de la Universidad de Reading, en Reino Unido, dijo a la AFP que la afirmación de que las vacunas anticovid aumentan las complicaciones durante el embarazo, las muertes perinatales y los abortos espontáneos es “totalmente infundada”.

"Como sabemos ahora por la escala de despliegue de la vacuna, miles de mujeres embarazadas han sido vacunadas y no se ha identificado ningún riesgo", dijo.

Jones también alentó la lactancia materna, ya que los anticuerpos maternos son una fuente de protección contra el covid-19 para los recién nacidos.

"Si una madre se vacuna durante el embarazo, los anticuerpos protectores que ha generado pasarán al niño en la leche materna. Lo mismo ocurrirá si la madre se vacunó antes de quedar embarazada", explicó.

Thira Woratanarat, profesor asociado de medicina preventiva en la Universidad Chulalongkorn de Tailandia, dijo a la AFP que cada vez hay más pruebas de que las vacunas contra el covid-19 son seguras para las mujeres embarazadas.

Woratanarat citó un estudio publicado en junio de 2022 en el New England Journal of Medicine, que no mostró ninguna relación entre la vacunación materna y efectos adversos agudos graves en los 42 días posteriores a la inyección.

19 de julio de 2022 Agrega metadatos.
Traducción y adaptación
VACUNAS COVID-19