Una embarcación se abre paso entre hielo marino en el archipiélago de Svalbard, al norte de Noruega, el 3 de mayo de 2022 ( AFP / Jonathan Nackstrand)

Artículos que dicen que el hielo ártico alcanzó su máximo en 2022 parten de datos malinterpretados

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Artículos y publicaciones compartidos más de 350 veces en redes sociales desde el 31 de mayo de 2022 aseguran que imágenes satelitales demuestran que el hielo marino del Ártico alcanzó su nivel máximo de los últimos 30 años. Según las publicaciones, este hecho probaría que no existe el cambio climático. Pero la organización internacional responsable de los datos que se citan en los textos afirma que sus conclusiones han sido malinterpretadas y que la tendencia a la reducción del hielo en esa zona está ampliamente contrastada.

“Los niveles de hielo del Ártico alcanzan el MÁXIMO de los últimos 30 años. ¿Qué fue del timo calentamiento global?”, se lee en el titular de una noticia publicada el 1 de junio de 2022. “Calentamiento global y cambio climático, los niveles de hielo del Ártico alcanzan el MÁXIMO de los últimos 30 años”, expone otro artículo del día anterior.

Estos informes fueron difundidos más de 350 veces en Facebook y Twitter según CrowdTangle, una herramienta de monitoreo de redes sociales. Los textos también circulan en Telegram y son usados para negar el cambio climático. Contenido similar se difunde también en inglés y en portugués.

Captura de pantalla de una publicación en Twitter, realizada el 8 de junio de 2022

Ambos artículos reproducen idéntico texto, que es una traducción de otro publicado en inglés en el portal Natural News que, a su vez, cita como fuente el sitio web WND.

“Una de las principales métricas utilizadas por los fanáticos del clima para hacer sus afirmaciones climáticas salvajes es el hielo ártico. Durante años nos han dicho que los casquetes polares se están derritiendo”, dicen los artículos.

“El hielo ártico se encuentra actualmente en un máximo de 30 años, según datos de la Organización Europea intergubernamental para la Explotación de Satélites Meteorológicos”, detallan las notas viralizadas, haciendo referencia a Eumetsat, una organización intergubernamental con sede en la ciudad alemana de Darmstadt y de la que forman parte 30 Estados europeos.

El texto de WND en el que se basan las otras notas atribuye el hallazgo de esta información a Tony Heller, a quien describe como “escéptico del cambio climático”. El grupo DeSmog, que investiga las campañas que distorsionan el conocimiento científico sobre el cambio climático incluye a Heller en su lista de individuos que “contribuyen a distraer y retrasar que el público y los cargos electos tomen las acciones necesarias para reducir la contaminación con gases de efecto invernadero y combatir el calentamiento global”.

En una publicación del 20 de mayo de 2022, Heller presenta tres gráficos de OSI SAF, una rama de Eumetsat que proporciona información sobre parámetros clave relacionados con los océanos y la atmósfera.

Heller se apoya en esos gráficos para afirmar que “la extensión del hielo marino del Ártico está por encima de la media desde 1989” y que “la pérdida de extensión de hielo en lo que va de mes [mayo de 2022] es la menor registrada en 30 años”.

Hielo marino en la bahía de Borebukta en el archipiélago noruego de Svalbard, el 3 de mayo de 2022 ( AFP / Jonathan Nackstrand)

El científico Thomas Lavergne, experto del Instituto Meteorológico Noruego de Oslo y quien trabaja con Eumetsat, dijo que “al seleccionar esos dos años”, los artículos hacen “una interpretación incorrecta de los datos de hielo marino procedentes de OSI SAF”.

Lavergne dijo a la AFP en un correo electrónico: “En el Ártico, la capa de hielo marino (área y extensión) disminuye [de media] todos los meses”.

“La caída es más pronunciada en verano (septiembre) que en invierno (marzo) como muestran varios satélites que han cubierto los últimos 40 años”, agregó.

“Sin embargo, esta reducción en la extensión y el área de hielo marino no ocurre a una velocidad constante, hay variaciones de un año a otro: algunos años habrá más hielo marino del esperado en función de la tendencia, y otros habrá menos”. En mayo de 1989, por ejemplo, había menos hielo en el Ártico que el que apuntaba la tendencia, mientras que en mayo de 2022 hubo más que la media para esos períodos.

Para medir el impacto del calentamiento global en el hielo marino, los científicos calculan el cambio porcentual en su extensión y volumen en comparación con el promedio de un período de referencia de 30 años, en este caso, de 1981 a 2010.

“La tendencia de mayo en la extensión del hielo marino es clara”, dijo Lavergne, quien envió a la AFP el siguiente gráfico, que muestra una disminución media del 2,5% por década desde 1980. Los artículos que dicen que la extensión del hielo del Ártico está en un máximo se basan en las dos fechas rodeadas por un círculo morado en el gráfico enviado por Lavergne, que señalan dos puntos aislados de una tendencia a la baja.

Gráfico enviado a la AFP por Thomas Lavergne con datos satelitales de Eumetsat sobre la extensión del hielo marino del Ártico que toman como referencia el período entre 1981 y 2010

Impacto de la crisis climática

El hielo marino es agua oceánica congelada, distinta de los icebergs, las capas de hielo, las plataformas de hielo y los glaciares. Su declive es uno de los impactos documentados por el Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) de las Naciones Unidas. Unos 100 científicos de 40 países distintos elaboraron este informe sobre océanos y cambio climático.

El IPCC es un objetivo habitual de quienes niegan el cambio climático, que cuestionan la credibilidad científica del panel. La AFP ha verificado distintas aseveraciones que niegan la crisis climática (1, 2).

Sin embargo, la comunidad científica considera al IPCC una fuente autorizada sobre el cambio climático y sobre cómo las emisiones de dióxido de carbono (CO2) y otros gases de efecto invernadero provenientes de la quema de combustibles fósiles están provocando el calentamiento global.

“Es indiscutible que la influencia humana ha calentado la atmósfera, el océano y la tierra”, dijo el IPCC en su informe general de ciencia climática de 2021. “En 2011-2020, el área promedio anual de hielo marino del Ártico alcanzó su nivel más bajo desde al menos 1850”.

Un estudio científico indicó que en la literatura científica revisada por pares hay un consenso del 99% de que el cambio climático causado por el hombre es real.

Lavergne añadió que otras partes del artículo en inglés tomado como fuente contenían afirmaciones engañosas.

El texto señala que Heller dijo en septiembre de 2021 que el océano Ártico había ganado una cantidad récord de hielo marino ese mes y que en el verano de 2021 “la extensión del mar Antártico estaba muy por encima de la media”, una aparente referencia al hielo marino.

“La afirmación sobre septiembre de 2021 también parece inexacta”, dijo Lavergne. Según los datos de Eumetsat, la extensión del hielo marino del Ártico en septiembre de 2021 fue la duodécima más baja desde que comenzaron los registros en 1979, como se muestra en este gráfico.

En cuanto al océano Antártico, “el hielo marino no se reduce a largo plazo de la misma manera en la cubierta de hielo marino que en el Ártico”, dijo Lavergne. “De hecho, ha habido un período de [aproximadamente] 12 meses con una extensión mayor que el promedio (...) pero de los últimos ocho meses hasta ahora hay menos hielo marino de media”, agregó, citando este gráfico.

Traducción y adaptación
Clima