La viruela del mono no tiene relación con el adenovirus usado en una vacuna contra el covid-19

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas miles de veces en redes sociales desde mediados de mayo de 2022 sugieren que la viruela del mono está relacionada con la vacuna contra el covid-19 producida por Oxford/AstraZeneca, ya que entre sus componentes se encuentra un adenovirus de chimpancé. Pero la afirmación es falaz. Ese adenovirus ha sido modificado genéticamente para que no se pueda reproducir en el cuerpo humano y, además, pertenece a una familia diferente a la del virus causante de la viruela del mono.

La afirmación circula en Facebook (1, 2), Twitter (1, 2) y Telegram (1, 2). De acuerdo con los usuarios que la comparten, el adenovirus de chimpancé que forma parte de los componentes de la vacuna de Oxford/AstraZeneca es el causante de la viruela del mono.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 30 de mayo de 2022

Contenido similar también circula en portugués, inglés y griego.

Las publicaciones han sido difundidas poco después de que se detectara un brote de viruela del mono en países donde no es una enfermedad endémica, como Portugal, Canadá y Reino Unido. El 29 de mayo de 2022, la OMS informó que se han registrado “un total acumulado de 257 casos confirmados en laboratorio y alrededor de 120 casos sospechosos", y añadió que "hasta la fecha no se han notificado muertes asociadas".

A diferencia de lo que se sugiere en las publicaciones virales, la viruela del mono o símica no es una enfermedad novedosa, como ya verificó la AFP: fue descubierta en colonias de monos en 1958, más de 60 años antes de la aparición de las vacunas contra el covid-19. El primer caso en humanos se registró en 1970 en la República Democrática del Congo. Desde entonces, ha habido casos esporádicos en algunas partes del centro y occidente de la selva tropical de África, señala la OMS.

El organismo también explica que “es una enfermedad rara” que se transmite principalmente a las personas por animales salvajes, como roedores y primates, pero su contagio entre humanos es limitado. Sus síntomas son fiebre, dolor de cabeza, inflamación de ganglios linfáticos, dolores musculares y falta de energía.

Vacunas de adenovirus

Las vacunas basadas en vectores virales utilizan una versión modificada de un virus para transportar material genético a una célula huésped.

Es el caso de la vacuna de Oxford/AstraZeneca contra el covid-19, que utiliza un adenovirus de chimpancé para transportar material genético del SARS-CoV-2 a las células; más concretamente, instrucciones para que nuestro organismo produzca la proteína “spike” o “espiga”, que se encuentra en la superficie del coronavirus.

Esa nueva proteína será reconocida como "extraña" por el sistema inmunológico, que generará anticuerpos contra ella. De ese modo, si hay un futuro encuentro con el patógeno, el sistema inmunitario será capaz de identificarlo y atacarlo de manera más eficiente.

El adenovirus que esa vacuna emplea como vector es causante del resfrío común en los chimpancés, es inocuo para los humanos y ha sido modificado genéticamente para que no se pueda reproducir ni replicar, explicó a la AFP el biologo molecular Federico Prada en septiembre de 2020 en esta verificación.

Un hombre recibe una dosis de refuerzo de la vacuna de Oxford/AstraZeneca contra el covid-19 en Guadalajara, México, el 6 de abril de 2022 ( AFP / Ulises Ruiz)

Otras vacunas contra el covid-19, como Janssen y Sputnik V, también utilizan adenovirus para provocar la respuesta inmunitaria al SARS-CoV-2. Sin embargo, emplean adenovirus humanos, no de chimpancé.

Virus diferentes

Expertos consultados por AFP Factual en 2022 coincidieron en que el adenovirus de chimpancé no tiene vinculación con el virus que causa la viruela símica.

“En primer lugar, hay un error semántico en la nomenclatura: se llama ‘viruela del mono’, porque se identificó causando la enfermedad en monos, pero los monos no son los reservorios de la enfermedad. Lo más probable es que los reservorios en África, que es el continente de origen de este virus, sean los roedores”, dijo a AFP Factual el profesor Flávio Guimarães Da Fonseca, presidente de la Sociedad Brasilera de Virología. “Así que, obviamente, el hecho de que el adenovirus venga de los chimpancés y la viruela se llame ‘viruela del mono’, no tiene ninguna relación”, precisó.

Juan Sabatte, doctor en microbiología e investigador del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas (Conicet) de Argentina, dijo a la AFP que los adenovirus constituyen una familia vírica llamada Adenoviridae “sin ninguna relación con el virus causante de la viruela de mono, que pertenece a la familia de los virus Pox (Poxviridae)”, y añadió:

"No hay motivos para afirmar que el brote de viruela del mono esté relacionado con las vacunas", explicó también a la AFP David Heymann, profesor de epidemiología de enfermedades infecciosas de la London School of Hygiene and Tropical Medicine (LSHTM).

"La viruela del mono es un virus de ADN que pertenece a la familia de los orthopox", explicó Heymann, que ha investigado brotes de viruela del mono en humanos en África central y occidental. También es "un virus muy estable que no muta; si lo hace, es muy poco", añadió.

Consultada sobre la posibilidad de que el adenovirus de chimpancé utilizado en una vacuna mutara en el virus de la viruela del mono, Teresa Lambe, profesora de Vacunología e Inmunología de la Universidad de Oxford, enfatizó: "son dos tipos de virus completamente diferentes, por lo que no es posible que el adenovirus se transforme en viruela del mono".

1 de junio de 2022 Añade etiqueta
COVID-19 Viruela del mono