Casi todas estas fotos muestran enfermedades de la piel que no se relacionan con el uso de mascarillas

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Imágenes compartidas más de 1.000 veces en redes sociales desde el 14 de agosto muestran rostros con distintas lesiones cutáneas junto con la afirmación de que las mismas son consecuencia del uso de mascarillas, recomendadas para prevenir la propagación del nuevo coronavirus. Sin embargo, casi todas las fotografías muestran afecciones de la piel, como varicela y eccema, y solo dos de ellas están relacionadas con la utilización de tapabocas.

“ADEMÁS DE PROVOCAR INFECCIONES PULMONARES GRAVES Y PÉRDIDA DE CONCIENCIA DEBIDO A LA RESTRICCIÓN DEL FLUJO DE AIRE POR EL USO DE LA MASCARILLA.. TAMBIÉN PROVOCA ESTAFILOCOCOS O ENFERMEDAD DE BOCA DE MASCARILLA [sic]”, se afirma en una publicación en Facebook, acompañada de cinco fotografías en las que pueden verse rostros con distintas lesiones cutáneas.

Otra publicación con las mismas imágenes asegura que muestran “infecciones por el uso de máscaras”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 25 de agosto de 2020

Afirmaciones similares circularon también en Twitter (1, 2) y en publicaciones en portugués, inglés, croata, polaco y alemán.

Sin embargo, solo dos de las imágenes muestran rostros marcados por el uso de mascarillas, según constató el equipo de verificación de AFP mediante una búsqueda inversa de imágenes en Google.

Menor con varicela

La fotografía del margen inferior izquierdo fue extraída del banco de imágenes de Getty Images y muestra a un menor con varicela, una enfermedad viral causada por el virus varicela-zóster (VZV).

Captura de pantalla del sitio de Getty Images realizada el 25 de agosto de 2020

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “la varicela es una enfermedad vírica aguda muy contagiosa presente en todo el mundo. Mientras que en la infancia es casi siempre un trastorno benigno, en los adultos tiende a adquirir mayor gravedad”.

Getty Images no informa la fecha en que fue tomada la fotografía, pero una búsqueda inversa con la herramienta TinEye muestra que circula al menos desde julio de 2017, años antes de la detección del nuevo coronavirus en Wuhan, China, a fines de 2019.

Un bebé con eccema herpético

La foto en la esquina superior derecha se publicó en Wikipedia el 11 de abril de 2018, también antes de la identificación del SARS-CoV-2. Según la enciclopedia colaborativa, la foto muestra a un niño con eccema herpético, otra enfermedad ocasionada por un virus que puede provocar reacciones graves en personas que ya padecen eccema o dermatitis.

La foto, con la misma descripción, fue publicada bajo la definición de eccema en el sitio web del Royal Children's Hospital en Melbourne, Australia.

Captura de pantalla del sitio del Royal Children's Hospital en Melbourne realizada el 25 de agosto de 2020

Enfermera tras culminar su turno laboral

Una tercera imagen viral fue publicada por una enfermera italiana en Instagram el 13 de marzo pasado para mostrar las marcas en la piel provocadas por el uso prolongado de equipo de protección personal (EPP) durante la pandemia de COVID-19.

“Salimos de los turnos de 6 horas con estas caras [...] Cuando llegamos al trabajo, nos protegemos y sabemos que durante 6 horas no podremos comer, beber ni orinar. Usamos equipo de protección que duele y nos hace transpirar. Pero no nos asusta. La pasión por nuestro trabajo nos da la energía justa, las personas que nos aman nos dan la fuerza necesaria”, escribió Valeria Zedde en la red social.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Usciamo da turni di 6 ore con queste facce. Siamo stanchi, stravolti, con emozioni contrastanti e una paura che non riusciamo a nascondere. Quando arriviamo a lavoro ci bardiamo e sappiamo che per 6 ore non possiamo mangiare, bere e fare pipì. Indossiamo protezioni che fanno male e ci fanno sudare. Ma non è questo che ci spaventa. La passione per il nostro lavoro ci dà la carica giusta, le persone che ci amano ci danno la forza necessaria. Stiamo affrontando un'emergenza sanitaria che è un vero pasticcio. Ognuno di noi può contribuire in qualche modo. Noi infermieri non possiamo stare a casa. Chi può farlo, lo faccia senza indugio. Grazie. 13.03.2020 00:30 "Stasera prima di addormentarvi pensate a quando torneremo in strada. A quando ci abbracceremo di nuovo, a quando fare la spesa tutti insieme ci sembrerà una festa. Pensiamo a quando torneranno i caffè al bar, le chiacchiere, le foto stretti uno all'altro. Pensiamo a quando sarà tutto un ricordo ma la normalità ci sembrerà un regalo inaspettato e bellissimo. Ameremo tutto quello che fino ad oggi ci è sembrato futile. Ogni secondo sarà prezioso. Le nuotate al mare, il sole fino a tardi, i tramonti, i brindisi, le risate. Torneremo a ridere insieme. Forza e coraggio. Ci vediamo presto!" [Papa Francesco] ❤ #infermiera #terapiaintensiva #nurselife #nurse #covid

A post shared by Valeria Zedde (@_valiii__) on


En Twitter, la imagen fue publicada por el director general de la OMS, Tedros Adhanom, como un reconocimiento a los trabajadores de la salud.

En Facebook, Zedde confirmó que ella es la enfermera que aparece en la publicación viral.

Los equipos de protección personal (EPP) están diseñados para proteger todo el cuerpo y evitar el contacto con agentes contagiosos.

Profesionales de la salud luego de jornada laboral durante la pandemia de COVID-19 en Atizapán, México, 22 de mayo de 2020

El pasado 6 de abril la OMS publicó pautas para el uso de EPP durante la pandemia de COVID-19, que incluye guantes, mascarilla médica (quirúrgica), gafas de protección, pantalla facial y bata médica. El documento también destaca que estos equipos difieren de las medidas de protección recomendadas para el público en general.

Mujer con rosácea

Otra foto de la publicación viral fue tomada del banco de imágenes iStock. En este caso, la descripción de la imagen solo dice “retrato de una mujer mayor feliz y sonriente”. La imagen fue publicada en la plataforma en noviembre de 2016.

Captura de pantalla de publicación en iStock realizada el 25 de agosto de 2020

Hay otras fotografías de la misma mujer (1, 2, 3) publicadas en el banco de imágenes, en las que se detalla que padece rosácea, un “trastorno cutáneo” caracterizado por “enrojecimiento facial y vasos sanguíneos superficiales agrandados".

Según la Asociación Argentina de Dermatología (AAD), la rosácea es una “enfermedad crónica caracterizada por enrojecimiento en el área central de la cara producido por mecanismos nerviosos o emocionales, donde el flujo de sangre facial aumenta comparado a otros sitios del cuerpo”.

Adolescente francesa con alergia

Por último, la foto del extremo superior izquierdo muestra a una joven con el rostro enrojecido.

La imagen fue publicada originalmente en Facebook el 30 de julio pasado por una madre que insinuó que su hija, una adolescente francesa, había tenido una reacción alérgica después de usar una mascarilla. La publicación fue posteriormente eliminada.

Comparación entre la publicación compartida en redes (izquierda) y la publicación original en Facebook

Como informó el diario francés Le Monde, la madre explicó que "era la primera vez que ella [la adolescente] utilizaba durante tanto tiempo la máscara que le proporcionaba su escuela”. "Estuvimos una semana de vacaciones, acampando, y era obligatorio usar la máscara en áreas cerradas, por lo que tenía que ponérsela todos los días", dijo.

En otra publicación realizada el mismo día, la madre mostró unos medicamentos que dijo que le recetaron a su hija, detallando, en un comentario, que había tenido "una reacción alérgica a un componente de la mascarilla".

De acuerdo con la Academia Americana de Dermatología, el uso de mascarillas puede causar problemas en la piel como acné y sequedad. La organización recomienda lavar las mascarillas de tela con detergentes sin fragancia e hipoalergénicos para eliminar gérmenes, aceites y otras partículas que pueden acumularse e irritar la piel.

Estafilococos, infección pulmonar y "pérdida de conciencia"

Algunas de las publicaciones virales atribuyen las lesiones observadas en las imágenes a una supuesta contaminación por la bacteria estafilococo que habría sido causada por el uso de tapabocas.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), de Estados Unidos,  informan que el estafilococo “es un tipo de microbio que con frecuencia se encuentra en la piel de las personas, y en las superficies y objetos que entran en contacto con la piel”.  Si bien el microbio no siempre es dañino, “puede ingresar al torrente sanguíneo y causar infecciones graves, las cuales pueden llevar a la septicemia o a la muerte”.

Para Paulo Santos, médico y consultor de la Sociedad Brasileña de Enfermedades Infecciosas (SBI), las imágenes virales “no parecen tener nada que ver con estafilococos”.

“El estafilococo es una bacteria que suele colonizar la piel de los seres humanos”, explicó el infectólogo a AFP. “Algunas personas con fragilidad inmunológica pueden infectarse, con la aparición consecuente de granos, furúnculos y abscesos en la piel. Cuando la bacteria invade el cuerpo, puede causar enfermedades graves”.

Pero, según Santos, la bacteria suele invadir el organismo por una lesión en la piel “y no por respirar”. El infectólogo consideró además "muy improbable" que las mascarillas puedan provocar esas lesiones ya que "normalmente la persona siente si le está molestando antes de lesionarse".

El doctor Daniel Pahua, académico de Salud Pública de la Universidad Autónoma de México (UNAM), dijo a AFP Factual que sí es factible que haya bacterias en las mascarillas, pero “la mayoría de esos agentes no producen enfermedad, porque son bacterias que tenemos en la boca”.

Es importante higienizar las mascarillas, “de la misma manera que nos duchamos, nos cambiamos de ropa y la mantenemos limpia”, señaló Santos.

Algunas publicaciones aseguran que los tapabocas causan también “restricción de flujo de aire” que puede llevar a una “pérdida de conciencia”.

AFP Factual ya verificó la afirmación de que los cubrebocas tapan “el sistema de ventilación natural” del organismo, y de que impiden el ingreso de oxígeno en el cuerpo y causan hipoxia, que es la disminución del suministro de oxígeno sobre un tejido determinado.

El doctor Emilio Herrera, académico del programa de Fisiopatología de la Universidad de Chile, explicó que las mascarillas sí permiten el intercambio de aire, y que en el espacio que queda entre el cubrebocas y la cara no se acumula dióxido de carbono: “Es imposible que generen hipoxia. Para eso, tendría que ser una mascarilla sellada en toda nuestra piel”.

Otra afirmación de las publicaciones virales es que los tapabocas pueden ocasionar “infección pulmonar”, algo “altamente improbable”, de acuerdo con el médico Paulo Santos.

En su sitio web, la OMS enumera los posibles riesgos y molestias causadas por las máscaras, como “dermatitis irritativa o empeoramiento del acné”, eventuales dolores de cabeza e incomodidad, especialmente en zonas de altas temperaturas. No hay mención alguna de infecciones pulmonares.

En resumen, solo dos de las imágenes compartidas en redes sociales están directamente relacionadas con el uso de tapabocas. Las otras tres corresponden a afecciones a la piel ocasionadas por enfermedades. Además es falso que las mascarillas ocasionen contaminación por estafilococos, infección pulmonar o pérdida de conocimiento a causa de la privación de oxígeno, de acuerdo con especialistas y documentos científicos consultados.

Traducción y adaptación
AFP Brasil
CORONAVIRUS