No hay evidencia que demuestre que tomar jugo de limón con bicarbonato cure el nuevo coronavirus

Publicaciones en Facebook y Twitter compartidas miles de veces desde principios de abril aseguran que en Israel “no hay ningún contagiado de coronavirus” gracias a una receta con agua, limón y bicarbonato de sodio. Sin embargo, los expertos consultados desmienten que esa mezcla sirva para prevenir o curar el virus. Además,  ese país presentó sus primeros casos de COVID-19 a fines de febrero y para fines de mayo supera los 16.000.

"Familia y amigos, les comparto: una persona que tiene familiares en Israel nos indica que en Israel no hay ningún contagiado del coronavirus ya que todos los de Israel toman en las noches una taza de agua caliente con un limón y un poco de bicarbonato ya que esto está comprobado que mata el virus. Les comparto a toda mi familia y amistades con fin de que ninguno de nosotros contraigamos, los dejo a su criterio", señala una publicación en Facebook del 2 de abril que ha sido compartida más de 14.000 veces.

Versiones similares pero que cambiaban los casos positivos por muertes en Israel también circularon en Twitter y Facebook en días cercanos.

Antes, el 19 de marzo, usuarios en Twitter denunciaron que las mismas afirmaciones circulaban a través de grupos de WhatsApp (1, 2, 3).

Captura de pantalla hecha el 26 de mayo de 2020 de una publicación en Facebook

Cristian Paredes, docente del Internado de Farmacia Clínica en la Universidad Católica de Chile, explicó a AFP Factual que “no existe evidencia alguna de que algún derivado del jugo de limón pueda mejorar o prevenir un contagio de COVID-19” y que las sustancias como la vitamina C del jugo de limón o el bicarbonato “ni siquiera figuran en el listado de compuestos que pueden eliminar el SARS-CoV-2 desde las superficies”.

Añadió que “tampoco hay evidencia que soporte el uso de limonada para combatir el COVID-19 una vez que haya iniciado la enfermedad”. Sí destacó que “es cierto que preparados inyectables de vitamina C se encuentran en estudio para el tratamiento de pacientes críticos en unidades intensivas”, pero “las concentraciones son muy distintas a las que podemos encontrar en una farmacia o una limonada y es con una monitorización exhaustiva del equipo de salud, no es un fármaco que genere un cambio potente sino que apoya al resto de los medicamentos a conseguir una mejora más rápida, por lo que sin duda también se encuentra en estudio para el caso del COVID-19, sin resultados concretos”

Consultado sobre si el consumo de esta preparación podría provocar algún efecto secundario, Paredes explicó que “la combinación como está descrita no debería producir daño, no son dosis dañinas y podría actuar como antiácido, ya que el ácido del limón con el bicarbonato se neutralizan generando una solución tampón”.

La química farmacéutica Olosmira Correa, profesora asistente en el departamento de Ciencia y Tecnología Farmacéutica de la Universidad de Chile, dijo a AFP Factual que “no hay base científica para las afirmaciones de matar un virus” y añadió que la mezcla de limón con bicarbonato “provoca una reacción química que genera CO2”, algo parecido “a lo que sucede cuando disuelvo sal de fruta en agua”. Esto significa que la mezcla tiene “propiedades antiácidas”. “No es una mezcla peligrosa, pero no tiene un efecto sobre la enfermedad COVID-19, no mejora síntomas ni ayuda de ninguna forma”, concluyó.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) indica en su página web que “aunque algunas soluciones de la medicina occidental o tradicional o remedios caseros pueden resultar reconfortantes y aliviar los síntomas leves de la COVID-19, hasta ahora ningún medicamento ha demostrado prevenir o curar esta enfermedad”

El organismo internacional “no recomienda automedicarse con ningún fármaco, incluidos los antibióticos, para prevenir o curar la COVID-19”. Añade que “hay varios ensayos clínicos en marcha, tanto de medicamentos occidentales como tradicionales” y que está “coordinando la labor de desarrollo de vacunas y medicamentos para prevenir y tratar” la enfermedad.

Israel y el coronavirus

Un conteo realizado por la AFP en base a los datos oficiales proporcionados por los gobiernos señala que el primer caso de nuevo coronavirus en Israel se detectó el 22 de febrero y al 26 de mayo el país tiene más de 16.700 casos y 280 muertos.

El 2 de abril, cuando comenzó a circular en Facebook la publicación viral, el gobierno de ese país informaba que los casos de personas con coronavirus eran 6.808 en total, 716 más que el día anterior. Además, los muertos por COVID-19 llegaban a 31.

El 19 de marzo, cuando los usuarios de Twitter denunciaron que los mensajes circulaban por WhatsApp, los casos de nuevo coronavirus ya eran 529. Dos días después, el 21, se informó el primer fallecimiento.

La enfermedad del COVID-19 provocó al 26 de mayo la muerte de más de 346.000 personas en todo el mundo. Desde el comienzo de la pandemia en diciembre de 2019, más de 5,5 millones de personas contrajeron el nuevo coronavirus en 196 países. 

En conclusión, es falso que el limón con bicarbonato de sodio evite el contagio del nuevo coronavirus y que en Israel no haya casos positivos.