La actriz española Victoria Abril, en el Festival de Cine de Berlín el 11 de febrero de 2012 (Gerard Julien / AFP)

La actriz Victoria Abril describe un “coronacirco” lleno de datos falsos o engañosos

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

La actriz española Victoria Abril aprovechó una clase magistral de cine en Madrid el 25 de febrero pasado para criticar las vacunas y a las grandes farmacéuticas, y para denunciar un “coronacirco”. Abril también se expresó contra las medidas tomadas en España y Francia para frenar la pandemia de covid-19, minimizó su gravedad y realizó varias afirmaciones sobre el número de muertes por coronavirus, las vacunas y la situación de diferentes países que son falsas o engañosas, según datos y expertos consultados. No obstante, miles de usuarios compartieron y apoyaron sus palabras en redes sociales.

“Victoria Abril acudió sin mascarilla a los premios Feroz, y lo dijo alto y contundente: ‘Esto es una pLandemia”, aplaude este usuario, quien, como otros, alaban a la actriz española en Facebook. Este artículo define como “aplastante” el discurso de Abril, que fue compartido también en Twitter (1).

Las palabras de la intérprete también fueron virales en Francia (1, 2, 3), su país de residencia habitual.

La que fuera una de las actrices fetiche de Pedro Almodóvar se expresó sobre la pandemia durante una clase magistral días antes de recibir el premio Feroz de Honor, que otorgan los informadores del sector cinematográfico en España.

A diferencia de los presentadores a su lado, Victoria Abril compareció sin mascarilla.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 5 de marzo de 2021

Varios usuarios compartieron, bien un extracto de 1:13 minutos, bien la intervención completa de la actriz en la que se refirió al coronavirus y las vacunas.

Abril, de 61 años, asumió que pudiera ser acusada de “conspiracionista”, al hablar de “coronacirco” y “plandemia”, y dijo que las vacunas no estaban probadas en humanos, a quienes se refirió como “cobayas”.

AFP Factual analiza a continuación las declaraciones de la intérprete:

1. “El covid habrá matado este año ni siquiera un 5% de los muertos naturales” en Francia: Engañoso

La actriz comenta a partir del minuto uno del vídeo insertado arriba que “en Francia hay cada año 600.000 muertos” y pasa a enumerar: “El covid, la primera epidemia, fueron 30.000 [muertos] confinados y sin mascarilla. La segunda, 30.000, confinados y con mascarilla”. A continuación, Abril subraya que los muertos por coronavirus “no son ni el 10% de los muertos totales del año”. La actriz hace una suma de muertes por cáncer, enfermedades cardiovasculares o gripe. “El covid habrá matado este año ni siquiera un 5% de los muertos naturales”, sentencia. 

Pero su forma de explicar las cifras es engañosa. 

El 31 de diciembre de 2020, el departamento de Salud Pública de Francia contabilizaba 64.632 muertes por coronavirus en el país. El Instituto Nacional de Estadística y Estudios Económicos francés, INSEE, en su primer balance para 2020, publicado el 15 de enero, sumó “667.400 fallecimientos” por todas las causas. Esto sí representa un 10% aproximado del balance provisional de muertes, como dice la actriz.

Sin embargo, ella no menciona que en 2020 se registró un exceso de mortalidad: “En la totalidad del año, el excedente de mortalidad respecto a 2019 se establece en 53.900”, según el informe del INSEE. “667.400 fallecimientos por todas las causas posibles registrados en 2020 en Francia [supone un], 9% más que en 2018 o 2019”, añade el texto oficial. 

Este exceso de mortalidad no corresponde solo a los óbitos por coronavirus, pero el INSEE establece un vínculo entre la sobremortalidad y la pandemia, ya que “los excedentes de mortalidad tuvieron lugar durante las dos olas del covid”. Esta coincidencia puede verse en el siguiente gráfico.

El INSEE, además, señaló que los dos picos de exceso de mortalidad coinciden “por una parte con fallecimientos vinculados a la pandemia de covid-19”, pero teniendo en cuenta que hay “menos muertes por ciertas causas debido al efecto protector del confinamiento durante este período particular”, en el que apenas se salía de casa.

El investigador y epidemiólogo francés Grégoire Rey, del Instituto Nacional de la Salud y la Investigación Médica (INSERM), explicó a la AFP que la sobremortalidad del 9% es “totalmente excepcional, no se registraba desde 1945 algo así, es histórico”.

Según Rey, la subestimación que hizo Abril de la pandemia y las medidas sanitarias tomadas “es el absurdo de un razonamiento que consiste en decir: 'mira, no hay tantos muertos, no sirve de nada tomar medidas' (...) Es como decir: 'no sirve de nada poner limitaciones de velocidad a 90 km/h en las carreteras porque no hay muertos, así que se puede ir a 180 km/h'”.

Rey, cuyo trabajo consiste en examinar certificados de defunción para estudiar sus causas, destacó la “enorme” cantidad de vidas salvadas gracias a las medidas sanitarias como las que criticó la actriz: “Si no se hubiera hecho nada, habríamos tenido entre 500.000 y un millón de muertos en Francia”, estimó el científico, añadiendo que eso habría “superado por mucho las otras causas acumuladas de muertes”.

Por último, un artículo de la revista Nature Medicine señaló que 200.000 personas habían muerto directa o indirectamente por culpa del coronavirus entre febrero y mayo de 2020 en una veintena de países.

AFP Factual ya verificó desinformación sobre el número de muertes por la pandemia de coronavirus en España y en este artículo explicó que el covid-19 es más letal que la gripe.

2. Las vacunas son “experimentos sin probar”, para las que los seres humanos “somos cobayas” y “no están funcionando”: Falso

Según la actriz (minuto 2:20), los humanos “ahora somos cobayas, metiéndonos vacunas que no son vacunas, que son unos experimentos sin probar”. Esta afirmación no es correcta, ya que la fabricación y distribuciónde vacunas están vigiladas a nivel nacional, europeo e internacional. Primero se prueban en animales y después se hacen ensayos clínicos, en personas. 

Este vídeo de la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) explica por qué las vacunas contra el coronavirus cumplen con las garantías de calidad, seguridad y eficacia.

Tras la fase preclínica, comienzan los ensayos clínicos sobre humanos una vez comprobado que el beneficio supera los riesgos de la vacuna. 

En una primera fase de esos ensayos, decenas de voluntarios observan los posibles efectos secundarios frecuentes y con ellos se determina la dosis correcta de vacuna, midiendo los anticuerpos que generan. 

En la fase dos, que dura varios meses, con cientos o miles de voluntarios se valora la seguridad de una vacuna de manera más profunda, así como su capacidad para generar respuesta inmunitaria. 

En la fase tres, que involucra a miles o decenas de miles de voluntarios, intervienen varios países y varios lugares de un mismo país para vigilar a dos grupos: los que reciben la vacuna real y los que reciben un placebo para saber si la vacuna es eficaz. 

Una vez que se establece la eficacia de la vacuna, se autoriza su administración, siempre que las autoridades de cada país den luz verde. La AEMPS lo explica aquí.

En España, los profesionales sanitarios deben notificar a la población los efectos secundarios adversos en la aplicación de las dosis. En el segundo informe de farmacovigilancia sobre las vacunas contra este virus, el más reciente, la AEMPS no identifica “ninguna reacción adversa hasta ahora desconocida que pueda ser motivo de preocupación”.

De las 1.131.805 dosis administradas en España hasta el 24 de enero de 2021, se habían recibido “1.555 notificaciones de acontecimientos adversos”, según la AEMPS, siendo los más frecuentes “trastornos generales” como fiebre, cefalea, mareos, náuseas o diarrea.

3. El SARS-CoV-2 que causa la covid-19 no es “un virus muy raro”: Engañoso

Tras estas afirmaciones, en el minuto 3:30, Victoria Abril dice que el SARS-CoV-2, el virus que causa el covid-19, no es “muy raro”, porque “tuvimos a su hermanito en el 2002 y el MERS en el 2007”.

Los dos virus mencionados por la actriz, el Síndrome Respiratorio Agudo Severo (SRAS, por sus siglas en inglés) y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio (MERS) pertenecen a la vasta familia de los coronavirus y provocaron sendas epidemias mortales, aunque de menor alcance que la actual pandemia.

El SARS-CoV-2 y el SRAS tienen un 80% de similitudes en el plano genético. Sin embargo, según los datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), mientras que la epidemia de 2002/2003 dejó 774 muertos en todo el mundo y 8.096 casos detectados, la de covid-19 suma, al 25 de febrero pasado, más de 2,5 millones de muertos en todo el mundo, según balance de la AFP, basado en fuentes oficiales.

El origen de la pandemia de covid-19, identificado en la ciudad china de Wuhan, no ha sido todavía establecido, aunque "la hipótesis más probable es la de una transmisión del SARS-CoV-2 a un animal, y luego a un segundo, antes de llegar a los humanos.

A finales de diciembre de 2019 una “misteriosa” neumonía viral provocó un primer fallecimiento y las autoridades chinas identificaron el SARS-CoV-2. Su secuencia genética fue comunicada el 12 de enero a la OMS. Por tanto se trata de un nuevo virus.

La OMS establece: “La COVID-19 es la enfermedad causada por el nuevo coronavirus conocido como SARS-CoV-2” y subraya que la enfermedad, en su forma más grave, puede traducirse en dificultades respiratorias y la muerte. Este riesgo aumenta en personas de más de 60 años o que sufran otras dolencias, pero la OMS destaca que “cualquier persona, a cualquier edad, puede enfermar de COVID-19 y presentar un cuadro grave o morir”.  

4. En Reino Unido los casos y muertes aumentaron después del inicio de la vacunación: Falso

En su intervención en el marco de los premios Feroz, la actriz española (minuto 4:12) mostró alivio porque considera que España va “tarde” en la campaña de vacunación, y observa que después de iniciar la suya, “los ingleses que empezaron en diciembre (...) tienen más variantes, más contagiosos, más enfermos, más PCR positivos y más muertos”.

Estas afirmaciones son falsas. Reino Unido es el país con más fallecimientos de Europa (más de 124.000 al 4 de marzo). Allí, a fines de febrero más de 20 millones de personas habían recibido al menos la primera dosis de una vacuna y las cifras oficiales mostraban que los casos positivos, las hospitalizaciones y las muertes por coronavirus bajaron en febrero, después de varios picos de aumentos a primeros y mediados de enero.

En este gráfico interactivo de la AFP pueden consultarse las cifras por países, entre ellos Reino Unido.

Según el sitio oficial del Gobierno británico dedicado al coronavirus, el número de casos positivos en los siete días previos al 4 de marzo era de 46.796, un 34,4% menos que entre el 19 y el 25 de febrero. Las muertes también registraron una bajada respecto a los siete días anteriores: 1.783 personas fallecieron entre el 26 de febrero y el 4 de marzo, una caída de 33,6%. En pacientes hospitalizados por coronavirus, la cifra era de 6.557 personas (-29%).

Este estudio publicado el 1 de marzo de 2021 muestra que las vacunas Pfizer y AstraZeneca contra el coronavirus son “altamente eficaces” tras una primera dosis, especialmente en lo que respecta a hospitalizaciones. El estudio se realizó en condiciones reales en Reino Unido entre personas mayores de 70 años.

El estudio es de Salud Pública Inglaterra y aún no ha sido publicado en una revista científica, pero concluye que las dos vacunas citadas presentan, tres o cuatro semanas después de la primera dosis, una eficacia de más del 80% para prevenir hospitalizaciones en los mayores de 80 años. La vacuna de Pfizer, según el texto, permite reducir un 83% las muertes por la enfermedad.

El ministro británico de Sanidad, Matt Hancock, calificó de “noticia extremadamente buena” la cifra, que muestra que el objetivo de la “hoja de ruta” para salir progresivamente del tercer confinamiento del país es “alcanzable”

En Israel, donde más de la mitad de la población ha recibido al menos la primera dosis de la vacuna de Pfizer y BioNTech, un estudio publicado en la revista científica The Lancet mostró que la primera dosis de este inmunizante tiene una efectividad del 85% de dos a cuatro semanas después de su aplicación. Otro análisis, en este caso publicado en The New England Journal of Medicine, avaló una efectividad del 94% de esta vacuna contra los casos sintomáticos de la enfermedad.

5. Suecia, sin imponer restricciones, “ha tenido los mismos muertos” que España: Engañoso

Hacia el final del vídeo (minuto 4:40), la actriz española considera: “La solución es volver a la inmunidad colectiva, como ha hecho Suecia, que no ha confinado, que no pone máscaras (...) y ha tenido los mismos muertos que nosotros, exactamente”.

Aunque a menudo se ha descrito la estrategia de Suecia como de “inmunidad colectiva” -que consistiría en esperar a que se haya infectado y desarrollado anticuerpos suficiente gente como para que los contagios se detengan-, las autoridades del país han negado perseguir ese objetivo. 

“Nunca fue parte de nuestra estrategia”, aseguró el principal epidemiólogo del país, Anders Tegnell, en septiembre a la AFP. “Una inmunidad colectiva que detenga el virus por completo solo llegará con una vacuna”, afirmó en mayo.

No obstante, en varias ocasiones dijo que no veía con malos ojos un nivel sostenido de contagios. “Está bien tener una alta inmunidad en la población, podemos ver los efectos” en la bajada del número de casos, había dicho en junio a la AFP.

Pero aunque Suecia comenzó aplicando medidas sanitarias basadas en las recomendaciones más que en las restricciones, su gobierno anunció a primeros de enero la entrada en vigor de una ley más restrictiva, con cierres de establecimientos y limitación de personas reunidas en lugares públicos así como sanciones y multas por su incumplimiento.

La segunda ola del virus en el país nórdico lo convirtió a partir de octubre en uno de los más afectados de Europa. A 5 de marzo, según los datos oficiales recopilados por la AFP, el país sumaba 13.003 muertes por coronavirus y 684.961 contagiados. 

 

Es cierto que los números suecos son similares o incluso mejores que los de España, con 1.287 muertos por millón de habitantes a 5 de marzo en el país nórdico frente a 1.508 muertos por millón de habitantes en España, según datos recopilados por la AFP.

Sin embargo, el balance sueco es peor que el de sus vecinos, más comparables geográfica y culturalmente, como Finlandia (138 muertos por millón de habitantes), Noruega (117) y Dinamarca (410), que en la primavera boreal de 2020 ya tomaron medidas más estrictas que las de Suecia, incluyendo un semiconfinamiento no aplicado en Suecia.

Según periodistas de AFP en Estocolmo, las autoridades han sido menos estrictas sobre el uso de las mascarillas porque temen que la gente no sepa utilizarlas bien o que crean que con ellas no hace falta mantener la distancia social, que el gobierno sigue priorizando como medida de contención del virus.

Los suecos comenzaron a llevar mascarilla hacia finales del verano boreal, aunque su uso sigue siendo inferior a lo establecido en el resto de Europa, según los periodistas de AFP en el país.

A finales de diciembre, la autoridad sanitaria sueca recomendó el uso de mascarilla en el transporte público en horas punta, y la región de Estocolmo decidió a finales de febrero recomendar su uso en todo momento en el transporte público o en lugares donde fuera difícil mantener la distancia física, como las tiendas. Entonces, debido al temor a una tercera ola, el Gobierno sueco anunció el endurecimiento de ciertas medidas, como el cierre de cafés y restaurantes a las 20H30 a partir del 1 de marzo y la reducción del número de personas autorizadas a estar en tiendas y gimnasios.

Una pasajera en el metro de Estocolmo el 7 de enero de 2021 (Jonathan Nackstrand / AFP)

La OMS rechaza que conseguir la inmunidad colectiva a través de los contagios sea una medida efectiva, como explicó aquí AFP Factual.

El día de entrega de los Premios Feroz, el 2 de marzo, Victoria Abril aprovechó su discurso de agradecimiento al galardón de honor para pedir perdón: “Siento mucho y pido disculpas si en la rueda de prensa, hablando sin filtro de los vivos, he ofendido a los que han perdido a sus seres queridos. Os juro que no ha sido mi intención”, dijo la actriz, entre aplausos. “Para mí, todas las vidas cuentan. Creedme, por favor”, añadió.

 
Françoise Kadri
Traducción y adaptación
COVID-19 VACUNAS