El sospechoso del asesinato de un sacristán en España es rumano, no magrebí

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Decenas de publicaciones que denuncian que el autor del asesinato del sacristán de la Consolación de Alcalá es “magrebí” o “marroquí”, dependiendo de las versiones, se han compartido miles de veces en redes sociales en los tres días posteriores al homicidio que se produjo el pasado 26 de febrero en Jaén, una provincia de Andalucía, en el sur de España. Sin embargo, la nacionalidad del presunto homicida es rumana.

“El asesino, un inmigrante magrebí al grito de «Allahu akbar» [Dios es el más grande], señala una de las publicaciones en Twitter (1, 2, 3). Estas acusaciones también circularon por Facebook en formato de captura de distintos tuits supuestamente publicados (1, 2) o en formato de texto

Captura de pantalla realizada el 2 de marzo de 2021 de una publicación en Facebook

La desinformación se empezó a difundir tras el apuñalamiento del sacristán Francisco Zúñiga el pasado 26 de febrero en la localidad de Alcalá la Real, un municipio de menos de 22.000 habitantes de la región de Andalucía, en la provincia de Jaén. 

Según medios españoles, durante una discusión, la víctima recriminó a un hombre que solía pedir limosna en la puerta de la Iglesia de la Consolación, que quisiera entrar al recinto sin ponerse la mascarilla. Acto seguido, Zúñiga recibió varias puñaladas que le provocaron la muerte casi inmediata, informa la prensa. 

Consultada por la AFP, la Comandancia de la Guardia Civil de Jaén, encargada del caso afirmó: “El presunto autor de los hechos, que nació en 1988, no es magrebí, ni marroquí, sino que es de origen rumano. El dato sobre la nacionalidad no lo dimos en primera instancia, ya que no era importante para la resolución del caso, pero al ver que se difundían desinformaciones hemos tenido que aclararlo”

La Guardia Civil encargada del caso ha afirmado que desconoce la religión que comulga el presunto asesino y no hay registro de que gritara «Allahu akbar» [Dios es el más grande].

El sospechoso, quien fue detenido dos horas después del asesinato, reconoció la autoría de los hechos ante las autoridades y, posteriormente, ingresó a prisión.

“Se está diciendo de forma errónea que el presunto autor es magrebí, cuando se trata de un ciudadano europeo, con problemas de desarraigo, abandono y otras cuestiones que ya la investigación aclarará”, comentó el alcalde de Alcalá la Real, Marino Aguilera, en una nota de prensa de la página web del Ayuntamiento de la localidad. 

El consistorio invitó a la ciudadanía a guardar un minuto de silencio el 27 de febrero en repulsa por el asesinato de Francisco Zúñiga. Posteriormente también felicitó a “las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad por la rápida detención del presunto asesino”