Un trabajador sanitario toma muestras para detectar los contagiados por la variante ómicron del coronavirus, en Cali, Colombia, el 29 de diciembre de 2021 ( AFP / Paola Mafla)

La variante ómicron del coronavirus ha sido aislada y se puede detectar a través de pruebas PCR

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

En un vídeo emitido el 3 de diciembre de 2021 y compartido más de 500 veces en redes sociales, un hombre identificado como divulgador científico asegura que la variante ómicron del coronavirus no ha sido aislada y niega su existencia. Además, detalla que no hay ningún test autorizado para detectar esa cepa. Sin embargo, las autoridades sanitarias y los especialistas contactados por AFP Factual señalan que ómicron existe y que se puede diferenciar del resto de variantes a través de una prueba PCR.

“Hasta donde nosotros sabemos, la variante ómicron no existe”, aseguran distintas publicaciones en Facebook (1, 2), Twitter (1, 2, 3) y Telegram junto a una secuencia de un minuto de duración, en la que se reproduce la parte final de la intervención de Juan Zaragoza en el programa de televisión “Vivir con salud”, emitido el 3 de diciembre de 2021 en el canal español El Toro TV y accesible también en la página web de la cadena (a partir del minuto 14).

Contenido similar también circula centenares de veces en texto sin incluir el vídeo.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 7 de enero de 2022

Las publicaciones presentan a Juan Zaragoza como un divulgador científico. El equipo de verificación de la AFP encontró que en la página web de la cadena también se refieren a él como ingeniero aeroespacial y que en su página de LinkedIn se presenta como socio director de Greatness, Life Engineering S.L., una consultora en recursos humanos y desarrollo personal.

La grabación viralizada forma parte de una emisión de “Vivir con salud” en la que se debatió sobre si se debe o no temer por la irrupción de la variante ómicron del SARS-CoV-2, que fue detectada en Botsuana y Sudáfrica y clasificada a finales de noviembre del 2021 como “preocupante” por la Organización Mundial de la Salud (OMS) y por el Centro Europeo de Prevención y Control de Enfermedades (ECDC).

Esta variante del coronavirus se caracteriza por su alto grado de transmisión y se ha expandido rápidamente por el mundo. A diferencia del resto de cepas, ómicron “afecta más a las vías respiratorias altas y, por eso, hay más dolor de cuello, hay más mocos, más sensación gripal, que la de las variantes previas que afectaban más a las vías respiratorias bajas, donde hay más sintomatología pulmonar, tos seca y dolor en el pecho”, explicó el epidemiólogo del Instituto de Salud Global de Barcelona Quique Bassat a AFP Factual el 3 de enero de 2022.

A continuación, la verificación de las principales afirmaciones de Zaragoza en el fragmento viralizado.

1. La variante ómicron no ha sido aislada: Falso

“La variante ómicron no se ha aislado, no se ha purificado. Ni siquiera se ha intentado esto. Hasta donde nosotros sabemos, esta variante no existe en realidad”, afirma el hombre durante la transmisión. Aislar un virus supone extraerlo de un paciente infectado y propagarlo en un cultivo celular, para su estudio. La secuenciación, por su parte, es un proceso que permite descifrar su código genético para así identificar a qué cepa pertenece.

Salvador Macip, investigador de la Universidad de Leicester, en Inglaterra, y profesor de Ciencias de la Salud de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), explicó el 5 de enero de 2022 a la AFP que “la variante [ómicron] existe” y que ya “ha sido aislada por centenares de virólogos”.

Consultada por la AFP en esa misma fecha, Matilde Cañelles, inmunóloga e investigadora del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) de España, coincidió y tildó de “falsos” los argumentos expuestos en el vídeo para negar la existencia de ómicron: “Se ha secuenciado. Se han hecho experimentos con pseudovirus, se han hecho experimentos en tejidos animales y en animales”.

La idea de que el SARS-CoV-2, o en específico alguna de sus variantes, no hayan sido aislados ni secuenciados y que, por lo tanto, la pandemia se sostiene sobre una farsa, circula desde 2020 y ha sido verificada por la AFP en varias oportunidades (1, 2, 3). Un rótulo también emitido por el canal Toro TV en octubre de 2021, que aseguraba que el Ministerio de Sanidad español no tenía aislado el virus causante del covid-19, ya fue contrastado por la AFP.

En la grabación viral, el supuesto divulgador científico añade sobre ómicron: “Ha sido descubierta por un proceso de secuenciación in silico, es decir, es un modelo informático. Lo ha hecho un ordenador”. La expresión in silico en el área de la biología se usa para referirse a simulaciones, modelizaciones, experimentos o análisis que se realizan por ordenador mediante algoritmos de simulación y predicción computacional.

Macip negó esa afirmación y aseguró que, en el caso de ómicron, “se ha descubierto” y “secuenciado el ARN del virus directamente”. “Que se hayan aplicado modelos informáticos para entender qué linaje tiene esta variante es otra cosa, pero la secuencia es real, no es una predicción”, expuso.

El Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad español detalló en un comunicado del 3 de diciembre de 2021, el mismo día de la emisión del vídeo viral, que la identificación de esa variante se ha hecho a partir de análisis biológicos reales en pacientes infectados: “Tras la detección de los primeros casos en Botsuana en muestras del 11 de noviembre y posteriormente en Sudáfrica en muestras recogidas a partir del 14 de noviembre, se ha comunicado en este último país una expansión rápida”.

“En la provincia de Gauteng en las últimas semanas se ha producido un crecimiento exponencial del número de casos de COVID-19, pasando de 180 casos diarios el día 2 de noviembre a más de 2.300 el día 29 de noviembre. Entre el 14 y el 16 de noviembre se han secuenciado 100 genomas de SARSCoV-2 de las cuales 70 corresponden a la variante Ómicron. El aumento de la incidencia en Sudáfrica se ha producido en un contexto de coberturas vacunales bajas (28% de personas vacunadas con dos dosis a fecha 29.11.2021) y una prevalencia de casi el 20% de la población entre 15 y 24 años afectada de HIV/SIDA”, desarrolla el mismo documento.

En España, por ejemplo, “se han confirmado mediante secuenciación genómica 6 casos: 4 casos en viajeros procedentes de África”, apunta el comunicado.

En sitios de internet como GISAID y Cov-Lineages.org (1) pueden encontrarse las secuenciaciones del genoma viral del SARS-CoV-2 y de su variante ómicron.

Una mujer recibe una dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus el 10 de enero de 2022 en Santiago de Chile ( AFP / Javier Torres)

2. Las propiedades clínicas no han sido estudiadas: Engañoso

“Las propiedades clínicas [de ómicron] no han sido estudiadas. Se han estudiado con un modelo informático, pero ni siquiera se han creado pseudovirus, que es la manera que se tiene de estudiar esto y ver si hay escape inmunológico”, afirma Zaragoza en la grabación viral.

El equipo de verificación de la AFP no halló ningún estudio con fecha previa a la emisión del programa que analice las “propiedades clínicas” de ómicron. Es decir, explicó Cañelles, “la severidad de la enfermedad que produce esta variante”. Antes de la transmisión se había publicado algún preprint -o publicación no revisada por pares- sobre “el panorama mutacional de la variante ómicron del SARS-CoV-2 a través del modelado mecánico cuántico ab initio”, pero tan solo había transcurrido una semana desde la notificación de la OMS.

No obstante, la inmunóloga aclaró a la AFP que, posteriormente a la fecha de emisión del capítulo de “Vivir con salud”, las autoridades sanitarias y los investigadores científicos sí experimentaron con ómicron.

Macip destacó, por su parte, que “las propiedades clínicas han estado ampliamente estudiadas, especialmente en el Reino Unido, donde el 96% de las infecciones actuales son de ómicron” a día 5 de enero de 2022, según los datos publicados por GISAID y la página CoVariants.org, una plataforma de datos iniciada por la investigadora del Instituto de Medicina Social y Preventiva de la Universidad de Berna Emma Hodcroft, que registra la evolución de la pandemia del coronavirus.

Desde su irrupción y debido a su propagación exponencial, también se pusieron en marcha investigaciones para averiguar la eficacia de las vacunas administradas ante ómicron.

“Se espera que las vacunas actuales protejan contra casos graves, hospitalizaciones y muertes causadas por la variante ómicron. Sin embargo, es probable que se produzcan infecciones en personas que estén completamente vacunadas", informaron los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos el 20 de diciembre de 2021.

Por su parte, la OMS destacó en un comunicado de 28 de noviembre de 2021: “Todas las vacunas utilizadas actualmente continúan previniendo con mucha eficacia los síntomas graves y la muerte por COVID-19”.

“La vacunación sigue siendo fundamental para reducir la frecuencia de los cuadros graves de la enfermedad y las defunciones, incluso en el caso de la variante delta que, en estos momentos, es la dominante”, insiste.

Personas esperan para hacerse una prueba de covid-19 en Buenos Aires, el 6 de enero de 2022 ( AFP / Alejandro Pagni)

3. No hay ninguna publicación científica sobre esta variante: Engañoso

En la secuencia, el presentador añade que no hay ninguna publicación científica sobre ómicron. A través de distintos buscadores de investigaciones científicas, como por ejemplo el de la Biblioteca Nacional de Medicina de los Estados Unidos, la AFP no halló artículos científicos sobre ómicron previos a la fecha de la emisión del programa. No obstante, sí que figuran en los repositorios en línea de artículos e investigaciones, algunos preprints sin revisión de pares sobre la infectividad, la cobertura de la vacuna y la resistencia de los anticuerpos ante ómicron.

Esa escasez de publicaciones que abordan esta cuestión, derivada de que solo había pasado una semana desde el anuncio de la OMS sobre ómicron, pronto fue remediada. El cardiólogo e investigador estadounidense Eric Topol agrupó en un tuit un listado de estudios que aún no han sido revisados por pares, pero que se encuentran disponibles desde antes del 4 de enero de 2022 (1, 2, 3, 4, 5) sobre la infecciosidad pulmonar, la carga viral, la inflamación y la patogenicidad general de esta variante del coronavirus.

4. No hay ningún test clínico autorizado para detectar ómicron: Falso

El protagonista de la grabación viralizada también dice que no existe ninguna prueba clínica autorizada que permita detectar ómicron en un paciente: “Las pruebas PCR actuales teóricamente para esta variante no servirían porque dan falsos negativos”.

Sin embargo, como expuso la OMS en su comunicado oficial el 26 de noviembre de 2021, “por el momento, las pruebas de PCR que se utilizan para diagnosticar el SARS-CoV-2 continúan detectando esta variante”.

“Los ensayos PCR de diagnóstico, en general, detectan el SARS-CoV-2 en todas sus variantes, es decir, esos kits sirven para diagnosticar la enfermedad covid-19, sin diferenciar variante” y son los que se suelen utilizar en los centros sanitarios y clínicas para saber si un paciente ha contraído o no la infección, explicó a AFP Factual el doctor Antonio Martínez-Murcia, profesor de Microbiología de la Universidad Miguel Hernández, España, y fundador de Genetic PCR Solutions. “En nuestro laboratorio revisamos todas las semanas las secuencias genómicas de SARS-CoV-2 de todo el mundo depositadas en las bases de datos públicas para garantizar la inclusividad de todas las variantes en nuestro diseño de PCR para diagnosticar el covid-19”.

“Por otro lado, existen otro tipo de kits, como el que lanzó Genetic PCR Solutions, que sirve para identificar específicamente, únicamente, ómicron. Una vez la muestra se ha diagnosticado como SARS-CoV-2, este kit específico permite identificar si es ómicron o no lo es, sin la necesidad de secuenciar el genoma, que es un proceso más costoso y duradero. Por ello, con ese kit RUO [Research Use Only o, en español, Sólo para uso de investigación] la misma muestra extraída del paciente a través de un hisopado, se puede saber si es positivo o no, y en caso de serlo, si es de ómicron en el mismo día de la prueba”, detalló Martínez-Murcia.

Los distintos kits de PCR aprobados e impulsados por varios organismos sanitarios están basados en distintas secuencias para distintas partes del genoma del virus. Una de las partes es la espícula (proteína S), que es en esa zona donde se acumulan muchos cambios de secuencia o mutaciones y por ello existen tantas variantes.

“Varios laboratorios han informado de que una prueba de PCR muy utilizada no consigue detectar el gen S, uno de los tres genes diana del virus. Debido a que ese gen escapa al diagnóstico por PCR, esta prueba se puede utilizar como marcador de esta variante a la espera de que se confirme el diagnóstico mediante secuenciación”, detalló la OMS en su alerta.

Zaragoza se refiere, durante el programa completo de televisión, a ese fenómeno de escape del gen S en los test PCR para asegurar que esas pruebas no están funcionado para detectar a ómicron. Según él, “tenemos una nueva variante para la que los test que tenemos ya no funcionan, no sirve, ese test es inútil, está dando negativo. Pero nos están diciendo que da un falso negativo”.

Sobre esto, Martínez-Murcia matizó: “Las PCR que detectan la diana del gen S, si están bien diseñadas, no se dirigen a las zonas más variables de ese gen sino que van destinadas hacia las zonas de secuencia que sabemos que no cambian, se mantienen conservadas en todas la variantes”.

Como este gen S acumula muchas mutaciones, por ejemplo en el caso de ómicron, “algunas PCR diseñadas al principio de la pandemia para el gen S podrían arrojar un resultado negativo, lo que precisamente se ha considerado como una prueba presuntiva de variante”, explicó Martínez-Murcia.

“Sin embargo, la mayoría de ensayos PCR no van dirigidas a detectar un solo gen y, en muchos casos, ni siquiera se usa la diana del gen S. Los ensayos PCR propuestos por el CDC-Atlanta, Institut Pasteur, Charité-Berlin (recomendados por la OMS), usan simultáneamente alguna de las dianas RdPd, gen N, gen E, ORF1, lo cual garantiza la detección del genoma de SARS-CoV-2 aunque esté sufriendo muchos cambios en el gen de la espícula”, detalló Martínez-Murcia.

Contactado por AFP Factual, el Servicio de Microbiología del Hospital Germans Trias i Pujol, en Badalona, este de España, informó que utiliza “dos técnicas de tests clínicos certificados de PCR”, la de Thermo Fisher y la de Seegene. “En el primer caso se demuestra una detección y en el segundo una mutación. De esta manera sabemos las variantes sospechosas, posteriormente las secuenciamos, y de momento, en todos los casos hemos podido reconfirmar la sospecha”, explicó la entidad.

“Existen [pruebas] PCR y también los TAR [Test Antígenos Rápido] que no diferencian entre las variantes, pero con posterioridad, mediante la secuenciación genética se puede llegar a identificar”, especificaron los encargados del servicio de microbiología del hospital español.

Macip precisó también que “diferenciar variantes [del SARS-CoV-2] se realiza fácilmente por PCR, ya que es una técnica que permite leer los cambios en el ADN”. En la misma línea, Cañelles opinó que sí que se puede detectar esta variante a través de una prueba de ese tipo.

13 de enero de 2022 Agrega información en los párrafos 30, 31, 35, 36 y 37.
COVID-19 VACUNAS