El virus que causa el covid-19 fue aislado y secuenciado en múltiples laboratorios

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

En un video que circula en redes sociales desde abril de 2021, un genetista argentino asegura que no hay pruebas de que el SARS-CoV-2, el virus que causa el covid-19, haya sido aislado. Por lo tanto, concluye, la enfermedad no existe y la pandemia es una farsa. Pero el virus sí fue aislado, múltiples veces en múltiples laboratorios, y asegurar lo contrario es “insostenible”, de acuerdo con expertos consultados.

“El virus no existe porque nunca ha sido demostrado científicamente. Porque todos los artículos científicos que anuncian haber aislado el SARS-CoV-2 no son artículos que tengan peso de ciencia”, asegura el genetista argentino Luis Marcelo Martínez en un video que ha sido compartido más de 2.000 veces en Facebook (1, 2) y Twitter (1, 2).

“Nunca jamás se intentó ni se pudo aislar este virus corona en células de cultivo de origen respiratorio”, asegura.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook hecha el 28 de octubre de 2021

Durante la secuencia, que circula en una versión de poco más de cuatro minutos de duración y otra más breve, Martínez alude al covid-19 como una “enfermedad inventada” y dice que los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) han “admitido” no tener registros de aislamiento viral. Sugiere, además, que el presidente de Tanzania fue asesinado por oponerse a las medidas sanitarias para contener el avance del virus.

El SARS-CoV-2 no se aisló ni secuenció: Falso

La idea de que el SARS-CoV-2 no ha sido aislado ni secuenciado y que, por lo tanto, la pandemia se sostiene sobre una farsa, circula desde 2020, y AFP Factual ya la ha verificado en varias oportunidades (1, 2, 3).

Aislar un virus supone extraerlo de un paciente infectado y propagarlo en un cultivo celular, para su estudio. La secuenciación, por su parte, es un proceso que permite descifrar el código genético del virus.

Juan Sabatté, médico, doctor en microbiología e investigador del CONICET, Argentina, dijo a AFP Factual para esta verificación que sugerir que el SARS-CoV-2 no ha sido aislado y que no existen publicaciones científicas al respecto es “insostenible”.

“Numerosos laboratorios en el mundo han aislado y secuenciado el genoma del virus SARS-CoV-2 y existen ya miles de publicaciones científicas analizando diferentes características del virus”, explicó. “En el INBIRS, nuestro laboratorio, hemos realizado varios aislamientos y hemos secuenciado el genoma de los virus purificados con el objeto de conocer a qué variantes corresponden”, sostuvo.

El primer artículo científico en el mundo que dio a conocer el SARS-CoV-2 fue publicado en el New England Journal of Medicine en enero de 2020, y detalla cómo el virus se aisló de pacientes en Wuhan, China, para estudiarlo en cultivos celulares.

Las secuencias del genoma viral obtenidas y publicadas son habitualmente compartidas en sitios de internet tales como GISAID donde, entre el 10 de enero de 2020 y el 28 de octubre de 2021 se habían registrado 4.682.381 secuencias del genoma de SARS-CoV-2. Además, existen repositorios que comparten gratuitamente aislamientos virales tales como BEI Resources, dependiente del Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos.

“El aislamiento y purificación del virus es un procedimiento sencillo y muy eficiente”, dijo Sabatté. “La única limitante es contar con un laboratorio de bioseguridad apto para trabajar con el riesgo que implica el virus aislado (laboratorio BSL3), ya que cuando replica en cultivos celulares puede alcanzar concentraciones miles de veces superiores a las encontradas en los fluidos del tracto respiratorio de un paciente infectado”, detalló.

Un hombre pasa junto a un grafiti referido al virus del covid-19 del artista callejero Lacuna en Berlín, el 31 de marzo de 2020 ( AFP / John MacDougall)

El coronavirus no se aisló en células humanas: Falso

Martínez asegura que el SARS-CoV-2 “nunca jamás” fue aislado en células humanas de origen respiratorio, y que eso resulta sospechoso.

“La afirmación es completamente falsa”, dijo Sabatté a la AFP el 28 de octubre de 2021. “El coronavirus SARS-CoV-2, causante de covid-19, ha sido aislado en células humanas de origen respiratorio tales como las células Calu-3, las cuales usamos en nuestro laboratorio habitualmente”, explicó.

Además, en el citado artículo del New England Journal of Medicine se lee que “se utilizaron células epiteliales de las vías respiratorias humanas para aislar un nuevo coronavirus”.

Sabatté agregó que “diferentes grupos de investigación han infectado células primarias obtenidas de pulmones humanos y algunos grupos incluso han replicado el virus en organoides pulmonares desarrollados a partir de células madre humanas”.

Los CDC admitieron que el coronavirus no existe: Falso

Esta desinformación de la que Martínez se hace eco circula desde septiembre de 2020 y ya fue verificada por la AFP.

La versión se basó en un interpretación errónea de un documento de los CDC de febrero de 2020 (con revisiones hasta julio de ese año) acerca de la creación de pruebas PCR en Estados Unidos para detectar el entonces nuevo virus. Allí se lee: "Dado que actualmente no se dispone de aislamientos cuantificados del virus 2019-nCoV, los ensayos diseñados para la detección del ARN del 2019-nCoV se probaron con existencias caracterizadas de ARN de longitud completa transcrito in vitro."

Pero tales líneas no dan cuenta de la inexistencia de aislamientos virales.

“Es tan viejo ese documento que ni siquiera se habla del SARS-CoV-2 sino de nCov-2, una denominación que dejó de usarse en febrero de 2020”, dijo a AFP Factual Álvaro Fajardo, doctor en Ciencias Biológicas e investigador en el Laboratorio de evolución experimental de virus del Instituto Pasteur, Uruguay. En ese momento todavía no se había declarado la pandemia, y “muchos laboratorios no tenían muestras positivas del coronavirus”, aclaró.

“Cuando se descubre un virus se obtiene su secuencia genética completa y, en base a esa secuencia, laboratorios de todo el mundo pueden diseñar moléculas que sean capaces de detectarlo”, explicó Fajardo. “Las moléculas que usa la PCR se llaman primers y sondas, y se diseñan para que hibriden específicamente contra el material genético de un virus en particular”.

Fajardo señaló que para llevar a cabo esos estudios no es necesario tener al virus en sí; con la secuencia genética es suficiente. Así, el documento de los CDC explica que, como en ese momento no se contaba con el virus, se utilizó ARN “transcrito in vitro”, es decir, material genético idéntico al del SARS-CoV-2, pero fabricado sintéticamente. Esto permitió establecer cuál era la cantidad mínima de virus detectable mediante la técnica PCR.

¿Qué pasó con el presidente de Tanzania?

Martínez dice que el presidente de Tanzania no estaba “alineado” con la OMS, Inglaterra, China y otros países que “impulsaron” la pandemia. “Por eso ocurrió lo que ocurrió [con él]”, añade.

En marzo de 2021, el entonces presidente de Tanzania, John Magufuli, falleció, pero no a consecuencia de una conspiración o asesinato, como sugiere el genetista y ya verificó AFP Factual. Murió por problemas cardíacos a los 61 años, de acuerdo con las autoridades estatales. Según la oposición, sin embargo, murió a consecuencia del covid-19, aunque esto no ha sido demostrado.

Antes de su fallecimiento, el mandatario había desestimado la pandemia y era un fuerte opositor a las vacunas.

Las autoridades de Tanzania no culparon de la muerte del presidente a ningún gobierno u organización internacional.

Martínez también asegura haber hablado con “el ministro de Salud de Tanzania”, quien le dijo que en el país no había “nada nuevo bajo el sol”. En abril de 2021, fecha en la que el video viral comenzó a circular, Tanzania no tenía un ministro sino una ministra de Sanidad, Dorothy Gwajima. Y antes de su asunción en diciembre de 2020, otra mujer era ministra: Ummy Mwalimu, en el cargo desde 2015.

Luis Marcelo Martínez ha difundido desinformación en numerosas entrevistas en redes sociales a lo largo de la crisis sanitaria. Varias de sus afirmaciones falsas, como que las vacunas magnetizan a quienes las reciben, que los síntomas de covid-19 son generados por la tecnología 5G, o que los test PCR no detectan infección por coronavirus, ya han sido verificadas por la AFP (1, 2, 3).

COVID-19