El ministro de Salud israelí sí tuvo COVID-19, pero no hay pruebas de que dijera que la pandemia es un "castigo divino a la homosexualidad"

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Artículos y publicaciones en redes sociales compartidos más de 25.000 veces desde comienzos de abril aseguran que el ministro de Salud israelí, Yaakov Litzman, que resultó infectado con el nuevo coronavirus, había declarado que la pandemia era un “castigo divino a la homosexualidad”. Sin embargo, no hay registros de que el ministro haya hecho tal declaración. El primer sitio web en publicarlo, inclusive, posteriormente realizó una aclaración al respecto y corrigió el contenido.   

La afirmación circuló en Facebook (1, 2, 3 y 4), en Twitter (1, 2 y 3), en Instagram (1, 2, 3 y 4) y en sitios web (1, 2 y 3). “El Ministro de Salud israelí, el ultraortodoxo Yaakov Lizman, quien hace semanas declaró que el COVID-19 era un 'castigo divino a la homosexualidad', ha dado positivo junto a su esposa. Justicia Divina - Divina Justicia”, se lee en una de las entradas..

Captura de pantalla realizada el 24 de abril de 2020 de una de las publicaciones en Instagram

Esta versión también fue publicada en portales de noticias (1 y 2). Además, entradas similares circulan en inglés, en italiano, en francés y en portugués.

“Confirmamos que el ministro Litzman fue infectado con COVID-19”, respondió un portavoz del Ministerio de Salud de Israel mediante un correo electrónico a la consulta de la AFP el 19 de abril de 2020. 

Al día siguiente, las autoridades israelíes anunciaron que el ministro y su esposa se encontraban recuperados del virus, después de obtener resultados negativos en dos pruebas consecutivas. “Fui notificado de mi recuperación total del virus, gracias a Dios”, dijo en una declaración citada por los medios israelíes. “Fue una gran oportunidad para mí para tomar conciencia personalmente de la dedicada labor del preciado personal médico del país”.

¿Declaraciones homófobas?

El primer registro de las supuestas declaraciones homóbofas en relación al COVID-19 de Litzman fue en el sitio británico PinkNews, donde desde entonces se publicó una corrección al texto original que reza: “Una versión anterior de este artículo hacía referencia a dos informes inexactos sobre Yaakov Litzman culpando de la pandemia del coronavirus a la homosexualidad. Esto ha sido corregido desde entonces”. A pesar de ello, la URL del artículo sigue mostrando el título inicial, referido a estas supuestas declaraciones del ministro.

Sin embargo, hasta que se hizo la corrección, algunos sitios web (1, 2 y 3) replicaron la noticia del ministro sobre el contagio y su supuesta afirmación de que la pandemia de coronavirus es un "castigo divino para los homosexuales". Más tarde, estos sitios también corrigieron sus artículos.

Una búsqueda de los términos en inglésDivine punishment for homosexuality” (castigo divino a la homosexualidad) permitió dar con dos reportes periodísticos israelíes, en Israel Hayom y Jerusalem Post, que atribuyen una frase similar al rabino Meir Mazuz.

El 9 de marzo de 2020, Israel Hayom señaló: “El rabino Meir Mazuz, [...] jefe de la yeshiva [centro de estudios de los textos religiosos del judaísmo] Kisse Rahamim (Asamblea de la Misericordia), dijo el domingo que la reciente propagación del virus [causante del COVID-19] era un castigo por los desfiles LGBTQ. Hablando en Kisse Rahamim en la noche del sábado, Mazuz dijo: ‘El Desfile del Orgullo es un desfile contra la naturaleza, y a cualquiera que vaya en contra de la naturaleza, Él quien ha creado la naturaleza se vengará de él’”.

Judíos ultraortodoxos usan tapabocas quirúrgicos como precaución contra el nuevo coronavirus durante un funeral en Jerusalén el 5 de abril de 2020

En Israel, los primeros casos de COVID-19 fueron oficialmente registrados en febrero. El 23 de febrero había dos infectados en el país, pasajeros del crucero Diamond Princess, que estaba anclado en el puerto japonés de Yokohama.

A fines de marzo, el registro oficial de casos en Israel trepaba a los 4.800, y las muertes por COVID-19 eran 17. Según reportó la AFP, la policía de ese país había intensificado  las rondas de vigilancia en los barrios judíos ultraortodoxos porque parte de la población estaba violando las reglas sanitarias. Días antes, cientos de personas se habían congregado en el funeral de un rabino, en contra de las disposiciones de las autoridades que limitaban en 20 el número máximo de asistentes a los entierros. 

El contagio del ministro de Salud llevó a que el primer ministro, Benjamin Netanyahu, debiera ser puesto en cuarentena preventiva el 2 de abril, como informó la AFP.

A lo largo del mes de abril, las acciones de Litzman en respuesta a la pandemia fueron criticadas y consideradas por algunos como un “fracaso catastrófico” por no haber transmitido el alcance de la amenaza del coronavirus a la comunidad judía ultraortodoxa.

Al 28 de abril de 2020, más de 3 millones de personas fueron contagiadas de COVID-19 en el mundo, y más de 210.000 fallecieron a causa de la enfermedad.

En suma, el ministro de Salud de Israel, Yaakov Litzman, sí fue contagiado con el nuevo coronavirus, pero no hay registro de que él haya dicho que esta pandemia es un “castigo divino a la homosexualidad”, como afirman las publicaciones que circularon en redes sociales y en sitios web.

AFP Brasil
CORONAVIRUS