El aire caliente de saunas o secadores de pelo no cura el nuevo coronavirus

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Un video reproducido más de 18.000 veces en YouTube y replicado en Facebook asegura que el aire caliente, a través de un sauna o un secador de pelo, puede matar al nuevo coronavirus. Sin embargo, expertos consultados por la AFP y la Organización Mundial de la Salud descartan que existan evidencias que respalden el tratamiento del COVID-19 con calor.

Respirar profundamente en cualquiera de estos lugares matará un gran porcentaje de cualquier coronavirus que esté invadiendo el sistema respiratorio superior. Y una segunda o tercera exposición una hora después matará el resto”, dice la voz en el video disponible en YouTube desde el 18 de marzo pasado, aunque la grabación lleva fecha del 20 de febrero de 2020. De acuerdo a la herramienta CrowdTangle, el video ha sido compartido más de 600 veces y suma 900 reacciones en Facebook.

No tienes un desierto o una sauna a mano? No hay problema. El universalmente disponible secador de pelo contiene una resistencia y un ventilador que instantáneamente generan una corriente caliente que matará al coronavirus aún más rápido”, continúa la narración, que también ha sido reproducida en Facebook por escrito (1, 2) y explicada por otro usuario en una transmisión en vivo de 31 minutos, con más de 1.200 reproducciones.

Captura de pantalla realizada el 23 de marzo de 2020 de una publicación en YouTube

El video en su versión original en inglés, sin los subtítulos en español, fue ampliamente compartido en redes (1, 2, 3). 

La grabación original cita a esta publicación de la Organización Mundial de la Salud (OMS) y este artículo como fuentes de información sobre la temperatura a la que se puede matar al nuevo coronavirus. Sin embargo, ambos estudios se refieren a los efectos del calor sobre el SARS-CoV, otra cepa de la familia de los coronavirus de la que se informó en 2003, llevados a cabo con pruebas de laboratorio y no sobre una persona que haya sido infectada.

Además, en todos estos mensajes se menciona al “doctor Dan Lee Dimke” como autor de estas recomendaciones. Este sitio web dice que una persona con ese mismo nombre tiene un posgrado en educación. La misma descripción aparece en esta sección de Amazon. 

Al buscar este nombre en Google, se encontró este sitio web donde indica que publicó un audiolibro llamado “Conquer the common flu and cold” (NDLR: Conquistar el resfriado común y la gripe), también citado en el video viralizado. De acuerdo a la descripción adjunta en este sitio, es él quién publicó la secuencia original del video sobre el aire caliente en inglés. “He lanzado un video gratuito de YouTube que presenta el procedimiento principal descrito originalmente en ‘Conquer the Common Cold and Flu’ para que todos puedan tener acceso a esta prevención y tratamiento potencialmente vitales, sin la necesidad de comprar nada. El video gratuito también incluye datos más recientes que el audiolibro”, señala.

Pero también advierte que los procedimientos presentados en el video “¡NO son una cura para el coronavirus!”. “Todavía no ha sido respaldado por ninguna autoridad de salud. SOLO debe considerarse como una capa más de prevención ADEMÁS DE TODAS LAS OTRAS PRECAUCIONES recomendadas por los CDC, la OMS u otras autoridades sanitarias”, indica.

Por otro lado, la búsqueda de este autor no aparece asociada a sitios webs de divulgación científica.

El calor no mata al nuevo coronavirus

El doctor estadounidense Benjamin Neuman, experto en coronavirus y a cargo del departamento de Ciencias Biológicas en la Texas A&M University-Texarkana, dijo que estos métodos del calor del desierto, un sauna o un secador de pelo no tendrían efectos sobre el virus SARS-CoV-2, el nombre oficial del nuevo coronavirus.

Respirar en un sauna o un secador de pelo no tendría ningún efecto en la prevención o el tratamiento del coronavirus, y ambos son francamente raros, dijo Neuman a la AFP por e-mail, agregando que depender del aire del desierto para tal fin es “igualmente loco”.

No hay ninguna evidencia sólida que vincule la temperatura ambiental con la transmisión del coronavirus. Se trata más de cuánto tiempo pasas cerca de una persona infectada, dijo, y agregó: “Podría pensar en tantas razones por las que [el calor] podría exacerbar la infección como razones por las que podría ayudar” a reducirla.

La doctora Karine Le Roch, profesora de biología celular en la Universidad de California, Riverside, coincidió con Neumann: “Hasta ahora no hay absolutamente ninguna prueba de que el virus del COVID-19 pueda ser tratado a través del calor”, dijo por correo electrónico al servicio de verificación de la AFP. 

Respecto al uso del secador de pelo, la doctora aseguró que no existe absolutamente ninguna evidencia científica de que puedas prevenir el contagio del COVID-19 ni tratarlo” con este método.

La OMS ha indicado en su sitio web que el nuevo coronavirus se puede transmitir en todas las áreas, tanto en climas cálidos como húmedos, y que aparatos como los secadores de manos no matan al COVID-19: “Con independencia de las condiciones climáticas, hay que adoptar medidas de protección si se vive en una zona donde se hayan notificado casos de COVID-19 o si se viaja a ella”.

Además, ninguno de los consejos promovidos en el video sobre los efectos del aire caliente aparece en la sección dedicada al nuevo coronavirus del sitio de la OMS.

Por su parte, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, indican en la sección de preguntas frecuentes de su página web: “Aún se desconoce si el tiempo y la temperatura afectarán la propagación del COVID-19”. Nuevamente, no aparece ningún consejo sobre respirar aire caliente.

El nuevo coronavirus ha causado la muerte de casi 17.000 personas en todo el mundo, con más de 386.000 casos de contagio en 175 países al 24 de marzo, de acuerdo a las fuentes oficiales consultadas por la AFP. 

En conclusión, es falso que respirar aire de un sauna o de un secador de pelo caliente ayude a prevenir o tratar el nuevo coronavirus. Aún no existe ningún método para su cura, y la vacuna tardará varios meses.

La AFP ya verificó otras desinformaciones sobre formas de prevención y cura del COVID-19, que se pueden consultar aquí.

 
 
AFP USA