La Antártida no se “llenó de flores”, si bien hay dos plantas que florecen allí todos los años

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Publicaciones que aseguran que la Antártida “se llenó de flores” y consideran que el supuesto hecho se trata de una mala noticia han sido compartidas decenas de miles de veces en redes sociales desde principios de mayo de 2022. Los contenidos culpan al cambio climático e incluyen varias fotos de plantas florecidas. Pero no todas las imágenes viralizadas fueron tomadas en el Continente Blanco y expertos consultados por AFP Factual explicaron que las entradas son engañosas: hay dos plantas nativas de la Antártida que florecen todos los años y si bien su presencia se ha extendido en el territorio, el continente está lejos de ser “un jardín florido”.

En un hecho totalmente insólito, la Antártida se llenó de flores, y esto no es una buena noticia”, advierten entradas en Facebook (1, 2, 3), Twitter y sitios web.

Desde hace 10 años, la Antártida ha estado floreciendo como evidencia contundente del poder del hombre para modificar el clima de la Tierra”, agregan.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 17 de mayo de 2022

Las publicaciones viralizadas incluyen varias fotografías. Sin embargo, no todas muestran el Continente Blanco.

La imagen que más se repite en las entradas, en la que se ven en primer plano unas flores y de fondo un glaciar, no corresponde a la Antártida, según reveló una búsqueda inversa en Google. La foto, disponible en el banco de fotografías Alamy, en realidad fue tomada en las costas de Groenlandia por el fotógrafo ruso Sergey Uryadnikov.

Captura de pantalla realizada el 17 de mayo de 2022 del sitio web de Alamy

La instantánea que deja ver a un hombre frente a un lago y una cadena montañosa también es de otro lugar. Fue tomada en el sur de Chile, en el Parque Nacional Torres del Paine, por el fotógrafo Marco Bottigelli para Getty Images, de acuerdo con otra pesquisa inversa.

Captura de pantalla realizada el 16 de mayo de 2022 del sitio web de Getty Images

Imágenes de la Antártida

En tanto, otras dos de las fotografías viralizadas, una de flores blancas y hojas verdes junto a musgo marrón y otra de la vista de una costa con plantas bajas, sí corresponden a especies presentes en la Antártida.

Martín Ansaldo, jefe del Departamento de Ecofisiología y Ecotoxicología del Instituto Antártico Argentino, señaló a AFP Factual: “La [foto] que parece un pasto raleado [delgado, escaso] parece ser ‘Deschampsia antárctica’ y algunos musgos. La otra con muchas flores blanquitas y amarillas es ‘Colobanthus quitensis’”.

El “clavelito antártico” o Colobanthus quitensis y la Desschampsia antarctica son dos de las únicas plantas vasculares presentes en esa región, es decir, con tejidos diferenciados: tallo, raíz, hojas.

“Ambas especies son plantas vasculares nativas de la Península Antártica y florecen todos los años”, subrayó el experto. “No es así como lo dicen en esa publicación”, completó.

El continente blanco, ¿florecido?

Al ser consultado por la AFP sobre las publicaciones virales, León Bravo, profesor de la Universidad de la Frontera, en Chile, e investigador de los efectos del cambio climático en las plantas antárticas, también advirtió contra “el sensacionalismo y la intención de causar una impresión errada y un efecto que va más allá de la realidad”.

Bravo precisó que la presencia de estas dos especies en la Antártida no es reciente:

Luis Corcuera, investigador principal del Departamento de Botánica, de la Facultad de Ciencias Naturales y Oceanográficas de la Universidad de Concepción, Chile, y presidente de la Fundación Parque Katalapi, explicó a la AFP que existen dos especies nativas de plantas con flores en la Antártida. “En ocasiones se detectan otras especies introducidas, pero ninguna ha prosperado ampliamente allí”, detalló, y añadió que “las flores de estas plantas no son coloridas”.

Para Leopoldo García Sancho, profesor del Departamento de Biología Vegetal de la española Universidad Complutense de Madrid con casi dos décadas de experiencia en expediciones al Continente Blanco, la afirmación de que “la Antártida se llenó de flores”, como se asegura en redes sociales, “es totalmente confusa y exagerada”.

Esto no comunica la realidad de la Antártida”, dijo a la AFP. “En primer lugar, ninguna de las dos especies que florecen en la Antártida producen flores vistosas, puesto que no hay insectos polinizadores a los que atraer. Estas especies [el clavelito antártico y la ‘Deschampsia antarctica’] y sus diminutas y casi imperceptibles flores, se polinizan por el viento o se polinizan a sí mismas (autogamia). Difícilmente podrán estas humildes especies cubrir de flores el paisaje”.

No tiene “nada que ver con un jardín florido”, aseguró.

Expansión acelerada

En febrero de 2022, investigadores italianos, liderados por la profesora Nicoletta Cannone, publicaron un estudio en el que presentan observaciones que indican que la Colobanthus quitensis y la Deschampsia antarctica se han expandido de forma acelerada entre 2009 y 2018 (“en la última década”, se lee en el documento, al igual que en las publicaciones virales).

Esta es la primera prueba en la Antártida de la aceleración de la respuesta de los ecosistemas al calentamiento del clima, lo que confirma observaciones similares en el hemisferio norte”, afirman los investigadores.

Bravo explicó a la AFP que las poblaciones de ambas plantas “se están expandiendo aceleradamente, producto de que hay cada vez más suelo disponible, libre de hielo, y que las temperaturas son más favorables para su crecimiento y propagación”.

Natalia Ricote, doctora en Ciencias Biológicas, investigadora en ecofisiología y cambio global en la Universidad Adolfo Ibañez, en Chile, dijo a la AFP que “los cambios bruscos de temperatura (que en la Antártica han sido más violentos que en otros lugares del mundo) están modificando la temporalidad de la floración de estas plantas”.

Marely Cuba Díaz, académica del Departamento de Ciencias y Tecnología Vegetal de la Escuela de Ciencias y Tecnologías Universidad de Concepción, en Chile, y directora del
Programa de Ciencia Antártica y Subantártica de la misma institución, detalló a la AFP que también “hay otros estudios previos [al de Cannone] que han dado cuenta del incremento de la distribución y del aumento del tamaño de las poblaciones de estas dos especies en Antártica”.

Sin embargo, señaló que la observación de este fenómeno no es suficiente para “decir si es bueno o malo” para el Continente Blanco. “Para asegurar si es bueno o malo hay que complementar con otros tipos de estudios y modelamientos de situaciones proyectadas, las cuales no dejan de ser eso, proyecciones. De la misma manera hay que abordar otros fenómenos como la posible llegada y establecimiento de especies no nativas que pudieran competir con las especies nativas, y cómo esto podría modificar el ecosistema actual”, explicó.

Consultada por el papel del cambio climático en estas variaciones, Ricote Martínez dijo que “es uno de los drivers [causas] más importantes que permiten estas floraciones cuya temporalidad está alterada”, pero no el único, ya que “interactúa con otros factores de origen humano, como por ejemplo el transporte e introducción de especies exóticas”.

García Sancho, en tanto, puso en duda que el calentamiento global esté detrás de esta expansión. “Es posible, pero no hay estudios concluyentes”, aseveró.

También podría ser que la expansión que empezó a producirse después de la Pequeña Edad Del Hielo (siglo XIX) esté aún en marcha y sencillamente carecemos de datos anteriores a los años 60. Los procesos en la Antártida son mucho más lentos que en otras latitudes”, añadió.

17 de mayo de 2022 Actualiza cita destacada
Clima