Expertos niegan que las vacunas contra el covid-19 tengan relación con el contagio del virus del sida

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Un artículo que vincula la vacuna contra el coronavirus con el virus del sida ha sido compartido en redes sociales miles de veces desde el 1 de abril de 2022. El titular señala que “el sida relacionado con la vacuna”, sin especificar más, “afectará” a millones de personas en los meses siguientes. En el texto del artículo se vincula específicamente la vacuna contra el coronavirus con el virus del sida. Pero los expertos consultados por la AFP niegan esta posibilidad y aseguran que no hay pruebas de que las vacunas contra el covid-19 puedan estar relacionadas con el VIH.

“Los médicos de primera línea de Estados Unidos confirman: el sida relacionado con la vacuna afectará a millones en otoño”, dice un titular compartido en Twitter. Esta publicación en Facebook agrega un enlace a un artículo en inglés. Su traducción al español ha circulado en Telegram, donde lo vieron varios miles de usuarios, y fue copiada en este foro de internet.

El texto remite a una entrevista con Elizabeth Eads, una especialista “de medicina osteopática de Florida” que alerta de que “millones de americanos serán diagnosticados de SIDA”. Según Eads, “las personas con triple vacuna muestran síntomas de SIDA”, y más adelante hace referencia explícita al coronavirus con la afirmación de que los vacunados contra el covid-19 tienen “un declive autoinmune y neuroegenerativo”.

Afirmaciones similares circulan en inglés, francés, húngaro y croata.

Captura de pantalla de un tuit, realizada el 8 de abril de 2022

Según el artículo mencionado, Elizabeth Eads pertenece a “America's Frontline Doctors" (traducido al español como “Médicos de primera línea de Estados Unidos”), un grupo sobre el que la AFP realizó esta verificación. En la página web del grupo no hay referencias a Eads. Sí hay una afirmación similar sobre el supuesto vínculo de la vacuna contra el coronavirus y el VIH, también verificada por la AFP.

Los textos compartidos en redes sociales incluyen una entrevista de 53 minutos con la “doctora”, que afirma: “Sí, estamos viendo en el hospital inmunodeficiencia adquirida relacionada con la vacuna, por la triple dosis”. Eads habla de “colapso inmunológico” y define la tercera dosis de la vacuna contra el covid-19 como “el tiro de gracia”.

Eads tenía, según la Junta de Medicina Osteopática de Florida, una licencia para ejercer en este área, pero fue suspendida en 2005 porque no había completado los estudios médicos necesarios. Su nombre aparece en el Departamento de Salud de Florida asociado a varios hospitales.

La acción de la vacuna no genera VIH

El VIH (virus de la inmunodeficiencia humana) ataca el sistema inmunitario del cuerpo. Si no se trata, puede causar sida (síndrome de inmunodeficiencia adquirida).

El virólogo John Coffin, de la Escuela de Medicina de la Universidad de Tufts, Massachusetts, respondió a una consulta de la AFP sobre si la vacunación contra el covid-19 provocaba el VIH: “Para ser franco, se trata de un alarmismo basado en la ciencia basura en su forma más atroz”.

Según Olveen Carrasquillo, profesor de la Escuela de Medicina Miller, de la Universidad de Miami, las pruebas no demuestran lo que afirman las publicaciones virales y la entrevistada. “Me da la sensación de que todo esto forma parte de la campaña continua de desinformación que hemos visto a lo largo de la epidemia", afirmó. El profesor de la misma universidad y patólogo Ronald Desrosiers, fue más tajante en su negativa: "Absoluto sin sentido, ¡absolutamente LOCO!”. Carrasquillo apuntó que el sida solamente lo causa el virus del VIH.

El sistema inmunitario y las vacunas

Los expertos consultados por la AFP coincidieron en que las vacunas contra el covid-19 no dañan el sistema inmunitario.

“Al contrario, hay abundante evidencia científica de que las vacunas ayudan al sistema inmunitario del cuerpo a dar una protección excelente contra el covid”, señaló Carrasquillo.

El inmunopatólogo Michel Moutschen, jefe del servicio de infectología y profesor en la Universidad de Lieja, Bélgica, explicó en marzo de 2021 que las vacunas “no tienen ningún impacto sobre la inmunidad natural”.

En la página del gobierno español sobre vacunas contra el coronavirus, se explica el mecanismo de éstas para “activar el sistema inmunitario”. “La inmunidad innata es la primera línea de defensa tras el contagio inicial. Actúa de una manera rápida, no es específica y no tiene memoria, pero se puede entrenar”, explica un artículo firmado por la inmunóloga Carlota Dobaño.

Las vacunas ofrecen una característica clave para la inmunidad adaptativa, que es “una defensa a largo plazo”, según Dobaño. “Tarda más en actuar, porque debe ser activada por la inmunidad innata y madurar. Es específica y tiene memoria, de manera que cuando le presentan un patógeno, recuerda si ya lo ha visto anteriormente y, en ese caso, responde más rápidamente”, asegura. Por eso la vacuna resulta eficaz.

Por su parte, el médico español Jaime Jesús Pérez-Martín contó a AFP Factual en octubre de 2021: “Lo que se ha demostrado” con las vacunas “es que disminuyen la gravedad, que protegen frente a la enfermedad, frente a la infección y muchísimo frente a la hospitalización”.

Las personas con un déficit inmunitario (o inmunodeprimidas) por una enfermedad previa o un tratamiento médico son más vulnerables a las infecciones y, en el caso del coronavirus, están en los grupos que, por ejemplo en España, se aconseja que reciban una dosis de recuerdo de la vacuna.

La experta en VIH Zandrea Ambrose, profesora asociada de la Universidad de Pittsburgh, dijo a la AFP en abril de 2022: "Normalmente la preocupación es por los individuos inmunodeprimidos, que puede que no desarrollen una respuesta inmune robusta con la vacuna (o con cualquier vacuna), pero esto es por su condición previa y no por la vacuna en sí”.

Una persona recibe la vacuna de Pfizer-BioNTech contra el coronavirus en Bogotá, el 19 de enero de 2022. ( AFP / Daniel Muñoz)

En la entrevista a Elizabeth Eads se cita un artículo cuyo titular dice: "El gobierno del Reino Unido ha publicado discretamente datos que confirman que los vacunados con tres dosis están a pocas semanas de desarrollar el Síndrome de Inmunodeficiencia Adquirida".

Comenta que, como se ha demostrado que la eficacia de las vacunas disminuye con el tiempo, y se necesitan las dosis de recuerdo, eso significa que los sistemas inmunitarios de los vacunados están fallando, y cita los datos de la sanidad pública del Reino Unido como supuesta prueba.

Sin embargo, un portavoz de la Agencia de Seguridad Sanitaria del Reino Unido negó este extremo a la AFP: "La afirmación es incorrecta. El sida está causado por el virus del VIH”.

En los datos sanitarios británicos no aparecen tales conclusiones ni los términos sida o síndrome de inmunodeficiencia adquirida. Según la agencia de salud "la eficacia de las vacunas contra las formas sintomáticas de la enfermedad es más débil frente a la variante ómicron que frente a la variante delta (...). No obstante, la protección frente a las hospitalizaciones sigue siendo elevada, sobre todo después de tres dosis”.

La vacuna de Johnson&Johnson

Pese a lo anterior, autoridades sanitarias apuntan que puede haber relación entre la vacuna desarrollada por Johnson & Johnson y el síndrome Guillain-Barré, una afección autoinmune poco frecuente.

La Administración de Alimentos y Medicamentos de los Estados Unidos (FDA) considera muy baja la posibilidad de desarrollar este síndrome tras la vacunación, mientras que los Centros estadounidenses para el Control y la Prevención de las Enfermedades (CDC) apuntan que “en la mayoría de las situaciones se prefiere el uso de las vacunas contra el COVID-19 de Pfizer-BioNTech o Moderna antes que la de Janssen (desarrollada por Johnson & Johnson) “para la vacunación principal y de refuerzo debido al riesgo de reacciones adversas graves.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) y la Agencia Europea del Medicamento (EMA) registran y estudian los efectos secundarios observados tras la administración de las vacunas.

Aquí pueden consultarse las verificaciones que AFP Factual ha realizado sobre el coronavirus.

Traducción y adaptación
COVID-19 VACUNAS