Sánchez no dijo el 21 de febrero que España pueda retirar la exigencia de mascarillas en interiores

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas más de 1.500 veces desde el 21 de febrero de 2022, cuando el presidente del gobierno español compareció junto a su homóloga danesa, aseguran que Pedro Sánchez anunció ese día que en España “se da la condición necesaria para eliminar la obligatoriedad del uso de mascarillas en interiores”. Sin embargo, Sánchez no se expresó en esos términos, aunque esperó poder abordar ese debate en una fecha cercana.

“Pedro Sánchez ha dicho hoy ‘Se da la condición necesaria para eliminar la obligatoriedad de usar mascarillas en interiores’. Al final es un virus que deja de infectar por Real Decreto y a medida que se acerca la manifestación del 8M”, se lee en un tuit compartido más de 1.400 veces, que también circula como captura de pantalla en Facebook (1, 2, 3) e Instagram o reproducido en texto.

Captura de pantalla de una publicación en Twitter, realizada el 23 de febrero de 2022

En España, el uso de mascarillas para evitar la propagación del coronavirus está regulado desde 2021 por la Ley 2/2021 del 29 de marzo, que establece su porte obligatorio a partir de los seis años en “la vía pública, en espacios al aire libre y en cualquier espacio cerrado de uso público o que se encuentre abierto al público”.

El 8 de febrero de 2022, el Real Decreto 115/2022 eliminó la exigencia de esa medida de protección sanitaria en el exterior, salvo “en eventos multitudinarios que tienen lugar en espacios al aire libre cuando los asistentes estén de pie o, si están sentados, cuando no se pueda mantener una distancia de seguridad de al menos 1,5 metros entre personas o grupos de convivientes”. Su uso en espacios cerrados abiertos al público se mantuvo.

La publicación más antigua hallada por AFP Factual fue este tuit del 21 de febrero de 2022 a las 18H11. Ese día, Pedro Sánchez se reunió y compareció ante la prensa en Madrid con la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, como puede verse en la agenda del presidente del gobierno español.

En esa conferencia de prensa, Sánchez respondió a preguntas relativas a la crisis ruso-ucraniana, a la situación del Partido Popular y al proceso de digitalización, entre otras cuestiones. En la transcripción de la comparecencia no hay registro de las palabras que reproducen las publicaciones virales.

Durante la ronda de preguntas, al líder del Partido Socialista Obrero Español (PSOE) se le preguntó si creía que España estaba preparada para seguir el modelo de Dinamarca y retirar el uso de mascarillas en interiores, como el país escandinavo hizo a finales de enero.

A esa pregunta, Sánchez consideró que “la condición necesaria es tener porcentajes de vacunación, como tienen afortunadamente sociedades como la danesa y como la sociedad española”.

Pero matizó: “Evidentemente, esperamos que en los próximos tiempos podamos abordar este debate, esta medida [la no obligatoriedad de las mascarillas en interiores], que sin duda alguna también será una buena medida que aprecie y agradezca el conjunto de la sociedad española (...) Y creo que esa puerta, pues evidentemente la abriremos cuando proceda, cuando nos lo diga la ciencia, cuando nos lo digan los profesionales sanitarios y esperemos que sea más pronto que tarde”, afirmó el presidente del Ejecutivo, subrayando que, antes de tomar una decisión política, “tiene que ser la comunidad científica la que (...) dé en primer lugar su aporte, su opinión”.

A 22 de febrero de 2022, en España el 91% de las personas mayores de 12 años habían recibido la pauta completa de vacunación contra el covid-19, según datos oficiales. La cifra de contagiados y fallecidos diarios registró una tendencia a la baja en los días previos a la rueda de prensa de Sánchez, según el último estudio del Ministerio de Sanidad.

Las publicaciones ironizan sobre que el virus causante del covid-19 “deja de infectar por Real Decreto y a medida que se acerca la manifestación del 8M”, en referencia al Día Internacional de la Mujer. En 2020, la celebración de marchas en España para conmemorar la fecha motivó críticas contra las autoridades, en un momento en que el número de contagios aumentaba rápidamente.

Seis días después de las movilizaciones, el Ejecutivo decretó el primer estado de alarma de la pandemia, que confinó a casi toda la población. La publicación de un informe de la Guardia Civil que señalaba que “a partir del 5 de marzo de 2020, no se debería haber realizado ninguna manifestación/ concentración de personas en la Comunidad de Madrid con motivo de la crisis sanitaria del COVID-19”avivó las críticas sobre la gestión de la crisis sanitaria.

Por su parte, Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencia Sanitarias del Ministerio de Sanidad español, barrió esas acusaciones en ese momento, afirmando que el impacto de aquella marcha fue marginal, en un fin de semana en el que también se celebraron mítines políticos y eventos deportivos.

COVID-19