Dulces tradicionales y frutos secos a la venta en un mercado de la Ciudad de México, 5 de mayo de 2011 (AFP / Omar Torres)

Consumir productos azucarados puede perjudicar la salud, pero no tiene incidencia directa en la gravedad del COVID-19

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

“El azúcar potencia al COVID-19”, se sentencia en un video que responsabiliza a la sustancia de la llamada “tormenta de citocinas”, una respuesta inmunitaria que se desencadena en algunos pacientes. La secuencia, compartida más de 2.000 veces en redes sociales desde el 10 de agosto pasado, también asegura que en las personas con el “azúcar alto” la inmunización a través de las vacunas no es tan efectiva, y que en los países donde el consumo de azúcar es bajo hubo menos fallecimientos por el nuevo coronavirus. Sin embargo, la mayoría de las afirmaciones del video carecen de precisión y confunden conceptos.

Con bata médica, el protagonista del video (1, 2) compartido en Facebook dice: “Este virus no afecta igual a todas las personas”. “El azúcar causa una tormenta en los pulmones de los que tienen este virus”, continúa para luego hacer un listado de las supuestas consecuencias negativas del consumo de azúcar en el contexto de la pandemia de COVID-19 , incluyendo perjuicios para el sistema inmunológico y mayor letalidad.

También insta tanto a Facebook como a YouTube a eliminar las publicidades de comida chatarra, ya que con ello “salvarán muchas vidas”.

El video también fue publicado en YouTube y se compartió ampliamente en Twitter (1, 2).

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 20 de agosto de 2020

Consumo de azúcar vs. hiperglucemia y diabetes

“En el video hay un error de concepto fundamental que invalida todo el mensaje”, observa el diabetólogo argentino Javier Remón:

La hiperglucemia es una condición presente en la diabetes, que supone una cantidad excesiva de glucosa en la sangre debido a que el organismo no produce suficiente insulina.

“Un paciente que no tiene diabetes y consume mucho azúcar a lo sumo tendrá obesidad. Está demostrado que la obesidad puede generar defectos en la inmunidad, pero eso no se debe directamente al consumo de azúcar, sino a la obesidad”, dijo el especialista a AFP Factual.

“Al mismo tiempo, un paciente con diabetes tendrá defectos en la inmunidad, derivados de su hiperglucemia. Sin embargo, si su hiperglucemia está bien controlada, su sistema inmunológico funcionará correctamente”, concluyó.

La diabetes, junto a las enfermedades cardiovasculares y la hipertensión, es una de las comorbilidades crónicas más común en personas que padecen cuadros graves de COVID-19, y los diabéticos son considerados población de riesgo. El semanario médico The Lancet publicó el 13 de agosto pasado un artículo señalando que las muertes de personas con diabetes tipo 1 y tipo 2 por el nuevo coronavirus habían aumentado drásticamente durante los dos primeros meses de la pandemia en Inglaterra.

A continuación, un análisis de las principales afirmaciones del video.

El consumo de azúcar causa la “tormenta de citocinas”. Falso

“El azúcar causa una tormenta en los pulmones de los que tienen este virus. (...) No pueden respirar porque tienen esa tormenta de citocinas”, sostiene el protagonista del video viral.

Las citocinas son proteínas producidas por las células del sistema inmunitario para regular la acción defensiva y favorecer la reacción inflamatoria, que es una respuesta natural de un organismo agredido.

Pero la llamada “explosión” o “tormenta de citocinas” es una respuesta defensiva exagerada que ocurre en algunos pacientes con COVID-19 y que desemboca en una reacción hiperinflamatoria que puede ser letal.

“No hay ningún estudio que justifique esa aseveración” del video viral, dijo a AFP Factual Carolina Herrera, expresidenta de la Sociedad Chilena de Enfermedades Respiratorias. Admitiendo que “la historia del COVID-19 se está escribiendo en este momento” y que los procesos fisiopatológicos que explican la tormenta de citocinas no solo en los pulmones sino en otros órganos es actual materia investigación, Herrera remarcó que “reducir el compromiso pulmonar al consumo de un tipo de alimentación o a un carbohidrato es inaceptable”.

La endocrinóloga Cecilia Hernández del hospital La Moraleja de Madrid concuerda: “El consumo de productos altos en azúcar, como los alimentos ultraprocesados, los refrescos y los zumos, es perjudicial para la salud, y yo también los considero, como el video, ‘casi venenos’. Pero no hay evidencia científica de que el consumo de azúcar produzca la cascada de citocinas”.

“La hiperglucemia es capaz de inducir un estado proinflamatorio”, agregó Remón, lo que  puede, en efecto, predisponer a la tormenta de citocinas. Pero, insistió el diabetólogo, dicha situación “no tiene relación con la ingesta de azúcar”.

El “azúcar alto” afecta el sistema inmunológico. Engañoso

“En las personas que tienen el azúcar alto, las vacunas no funcionan tan bien”, se asegura en el video viral. “Yo sé que dejar el azúcar es difícil, pero si no la dejas, ni la vacuna te podrá ayudar. Al dejar el azúcar nuestro sistema inmunológico vuelve a funcionar bien en 12 horas”, agrega.

La endocrinóloga Hernández descartó la supuesta recuperación del sistema inmunitario 12 horas después de renunciar al azúcar. “Se trata de un bulo. No hay ninguna evidencia científica que sustente esa afirmación, como tampoco la hay respecto de que las vacunas no hagan efecto en quienes consumen productos azucarados”.

Remón concuerda con que es falso que el sistema inmunológico mejore “en 12 horas” por abandonar el consumo de azúcar. “No importa el consumo de azúcar si la glucemia no se ve alterada”, afirmó.

En cuanto a la vacunación, el especialista señaló que puede haber una relación entre la eficacia de las vacunas y la hiperglucemia. “En los pacientes con hiperglucemia las vacunas pueden ser menos efectivas porque la respuesta de su sistema inmune es más lenta”, dijo.

“La eventual vacuna para prevenir el COVID-19 podría ser potencialmente menos eficaz en personas con hiperglucemia. El consejo es que el paciente con diabetes esté bien controlado para que su sistema inmunológico esté en condiciones y, cuando se dé la vacuna, sea efectiva”, precisó.

Menos ingesta de azúcar: ¿menos muertes por COVID-19? Sin pruebas

“En los países que consumen poco azúcar han fallecido menos personas por el virus”, se sostiene en el video

AFP Factual no pudo encontrar ningún estudio ni documento científico que avalara dicha afirmación. Los gráficos que se emplean en el video para mostrar la supuesta correlación entre el consumo de azúcar y los fallecimientos por COVID-19 son en realidad gráficos de la evolución de los decesos por la enfermedad en el mundo y en América Latina.

“En las poblaciones que tienen menos incidencia de diabetes o cuyos pacientes con diabetes están más controlados, hay menos tasas de muertes de diabéticos por COVID-19”, explicó Remón, citando al estudio de The Lancet que explica que en comunidades empobrecidas y con menos acceso a servicios sanitarios, hay mayor mortalidad entre pacientes diabéticos con COVID-19.

“Pero, nuevamente, esto no tiene que ver con el consumo de azúcar”, sentenció.

En México se prohibieron los dulces a causa del COVID-19. Falso

En el video se afirma que debido a que el “azúcar causa la tormenta de citocinas” en pacientes con COVID-19, “en México prohibieron la venta de dulces y de comida chatarra”. Pero esta afirmación es falsa.

El 5 de agosto pasado el Congreso del estado de Oaxaca prohibió la venta de refrescos y envasados de alto contenido calórico a menores de 18 años. La medida, que se suscribe a ese territorio y no a todo México, no se tomó por “la tormenta de citocinas”, sino debido a que un cuarto de los niños oaxaqueños de entre cinco y 11 años padece sobrepeso u obesidad.

En el video viral se muestra una secuencia en la que el subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud mexicano, Hugo López Gatell, habla en contra de las bebidas azucaradas y la comida rápida. Tal intervención ocurrió en el estado de Chiapas el 18 de julio pasado, durante la presentación de la Estrategia de intervención local de salud comunitaria.

El funcionario hizo un llamado a los mexicanos a mejorar su alimentación para fortalecer su salud, eliminando de la dieta alimentos como “donas, pastelitos y papitas”, y el exceso de azúcar y sal, en especial por parte de quienes padecen sobrepeso y obesidad, diabetes e hipertensión.

En conclusión, en el video viral se confunde el consumo de azúcar con la hiperglucemia y la diabetes. No es cierto, como se afirma, que ingerir azúcar “potencie” el COVID-19 ni que sea la razón detrás de la tormenta de citocinas que ocurre en algunos pacientes graves. Tampoco es verdad que su ingesta minimice el efecto de las vacunas y no hay evidencias de que en los países donde se consume menos azúcar haya menos muertes por el nuevo coronavirus.

 
Ana Prieto
CORONAVIRUS Vacunas