Varias de las afirmaciones que hace la modelo venezolana Ruby Demestoy en un video sobre el nuevo coronavirus carecen de fundamento

Un video publicado por la modelo y youtuber venezolana Ruby Demestoy el 18 de marzo pasado ha sido compartido al menos decenas de miles de veces en redes sociales y supera las 450.000 reproducciones sólo en su canal. En la secuencia hace afirmaciones sobre el nuevo coronavirus, como que éste se gestó en un simulacro “durante un evento en 2019 en Nueva York” y que fue patentado por un instituto británico. AFP Factual verificó sus afirmaciones y constató que gran parte de ellas son falsas, engañosas o no tienen fundamentos científicos.

“Varios de ustedes a través de Instagram me pidieron que diera mi opinión con relación al tema del coronavirus y aquí está (...) me parece importante compartirte los planes maquiavélicos que hay detrás de las organizaciones públicas, de los entes gubernamentales, de las corporaciones, de los medios de comunicación de la banca”, comienza Demestoy en el video publicado en su canal de YouTube, y en sus cuentas en Instagram y Twitter

La secuencia circuló ampliamente en Facebook (1, 2, 3, 4, 5), Twitter (1), Instagram y YouTube, incluso en ‘Con el Mazo Dando’, el programa de televisión de Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela. El video también llegó al WhatsApp y al messenger de AFP Factual para su análisis.

Captura de pantalla tomada el 3 de abril de 2020 de una publicación en Facebook

A continuación, las afirmaciones investigadas:

El “Evento 201” predijo una pandemia llamada “COVID-19-coronavirus” - Engañoso

“El 18 de octubre de 2019 en Nueva York se llevó a cabo el Evento 201. Esto se trata de un simulacro pandémico de alto nivel organizado por el centro Johns Hopkins (...) donde los invitados se enfrentaron a una pandemia ‘ficticia’ llamada casualmente COVID-19-coronavirus”

El evento mencionado en las publicaciones efectivamente ocurrió en octubre de 2019. El mismo Centro de Seguridad de la Salud de la Universidad Johns Hopkins publicó un video el 4 de noviembre titulado “Event 201 Pandemic Exercise” (Ejercicio de Pandemia, en español). Este contiene un resumen del encuentro que, tal como destacan, fue coorganizado por el Foro Económico Mundial y la Fundación de Bill y Melinda Gates.

Ni en la descripción del evento ni en el comunicado de prensa en el que se anunciaba el mismo se menciona la palabra “coronavirus”. No obstante ello, en respuesta a la aparición de publicaciones virales que vinculaban ese ejercicio con el brote del nuevo virus, la institución difundió una declaración el 24 de enero pasado: “Para ser claros, el Centro para la Seguridad de la Salud y sus socios no hicieron una predicción durante el ejercicio de simulación. Para el escenario, diseñamos un modelo de pandemia de coronavirus ficticia, pero declaramos explícitamente que no se trataba de una predicción”, señalaron.

AFP Factual verificó aquí esta desinformación.

Habrá una vacuna disponible 18 meses después del ejercicio de pandemia - Engañoso

“¿Cómo termina esta historia de teatro reproducida en Nueva York el 18 de octubre? Toda la representación termina a los 18 meses (…) El día lunes, la BBC anunció que ese era el tiempo para que una vacuna potencial esté disponible al público general”

En efecto, un artículo de BBC Mundo del 16 de marzo pasado indica que Estados Unidos está comenzando a probar la primera vacuna en humanos contra el COVID-19. De acuerdo con el artículo, los expertos afirman que “se necesitarán varios meses, quizá hasta 18, para saber si funciona esta vacuna u otras que están en desarrollo”, pero que los “científicos están intentando acelerar el ritmo de las investigaciones”.

Nunca se ha concebido una vacuna eficaz contra algún miembro de la familia de los coronavirus para los humanos, advirtió Rajeev Venkayya, responsable del desarrollo de vacunas del grupo Takeda, en una videoconferencia organizada por la Federación Internacional de Fabricantes Farmacéuticos (IFPMA).

Por eso, las multinacionales farmacéuticas estiman que el plazo para disponer de una vacuna en todo el mundo contra el COVID-19 es de 12 a 18 meses. La industria advierte que no se puede transgredir la seguridad de una potencial vacuna, y por tanto no se puede acelerar el calendario de los ensayos clínicos y el estudio de los resultados. 

La Agencia Europea del Medicamento también estimó el 1 de abril que podría pasar "al menos un año antes de que una vacuna contra COVID-19 esté lista para su aprobación y de que haya cantidades suficientes que permitan un uso extendido". Advirtió que, en general, "los plazos para el desarrollo de productos medicinales son difíciles de prever".

Actualmente no existe una vacuna para curar el coronavirus tal como lo indican la Organización Mundial de la Salud (OMS) y los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC).

El nuevo virus fue creado en el Reino Unido - Falso

“El ‘virus’ fue creado en el laboratorio de bioinformática de Pirbright Institute en el 2014. Erica, Sara y Paul se llaman sus inventores. De esto hay registros de propiedad intelectual, los número de patente se los voy a dejar aquí abajo en la cajita de descripción”.

En la descripción de su video en YouTube, Demestoy deja este número: US10130701B2.

Efectivamente, ese número de patente aparece en los sitios web de Google Patents y Justia Patents y se la adjudica al Instituto Pirbright, mencionando como a inventores a Erica Bickerton, Sarah Keep y Paul Britton.

Sin embargo, esto no prueba que se trate del coronavirus aparecido a finales de 2019 en la ciudad china de Wuhan, bautizado SARS-CoV-2. Como indica la OMS en su sitio web, los “coronavirus son una extensa familia de virus que pueden causar enfermedades tanto en animales como en humanos”.

En el caso de la patente indicada, el Instituto Pirbright, uno de los principales centros de diagnóstico vigilancia e investigación del Reino Unido, con 106 años de historia, publicó el 24 de enero pasado una lista de respuestas sobre su investigación y aclaró que no se dedican a los coronavirus humanos.

“El Instituto Pirbright lleva a cabo investigaciones sobre el virus de la bronquitis infecciosa (IBV), un coronavirus que infecta a las aves de corral y el deltacoronavirus porcino que infecta a los cerdos. Pirbright actualmente no trabaja con coronavirus humanos”, afirma el comunicado.

También indicó que la patente número 10130701 corresponde “a una forma atenuada o debilitada de otro coronavirus” que “podría ser utilizada como vacuna para tratar y/o prevenir enfermedades respiratorias en aves y otros animales”.

AFP Factual ya verificó aquí otras afirmaciones vinculando patentes ya existentes con el nuevo coronavirus.

¿Un producto de limpieza muestra que ya se conocía sobre el COVID-19? - Engañoso

“Esto es un producto de limpieza, un desinfectante llamado Clorox, un producto que yo compré en septiembre de 2019 (…) si el coronavirus humano es algo nuevo cómo es que este producto en el 2019 me advertía que puede protegerme del ‘human coronavirus’[coronavirus humano, NDRL]”. 

La empresa estadounidense Clorox explica aquí por qué el coronavirus humano está mencionado en sus etiquetas. La firma asegura que sus productos desinfectantes “están registrados por la EPA [Agencia de Protección Ambiental de Estados Unidos, NDLR] para eliminar el 99,9% de los virus y bacterias que causan resfriados y gripe, incluyendo el coronavirus humano. Los coronavirus son una gran familia de virus que van desde el resfriado común hasta enfermedades mucho más graves”. 

La empresa señala que sus productos tienen “una eficacia comprobada contra virus similares al COVID-19 en superficies duras, no porosas y están registrados para eliminar patógenos virales emergentes”.

En la página de la EPA aparecen 17 productos de Clorox que cumplen con los criterios de esa agencia para su uso contra el SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. La adición del producto a esa lista se hizo en marzo de 2020.

No obstante, el organismo aclara que esos productos desinfectantes “no se han probado específicamente contra el SARS-CoV-2”, pero considera que pueden matar el virus porque “demuestran eficacia [...] contra un virus más difícil de matar” o “contra otro tipo de coronavirus humano parecido al SARS-CoV-2”.

Adicionalmente la OMS explica que el virus que provoca el COVID-19 “es una nueva cepa de coronavirus que no se había encontrado antes en el ser humano”.

“La COVID-19 es la enfermedad infecciosa causada por el coronavirus que se ha descubierto más recientemente. Tanto el nuevo virus como la enfermedad eran desconocidos antes de que estallara el brote en Wuhan (China) en diciembre de 2019”, precisa la OMS.

AFP Factual ya verificó publicaciones según las cuales otros productos de limpieza servían para el coronavirus humano, por lo que quienes las compartían afirmaban que el virus ya existía antes de la pandemia. 

La pandemia se declara si la mortalidad supera el 12% - Falso

Demestoy asegura que “no hay soportes” para que se hubiese declarado al nuevo coronavirus como una pandemia.

“Podría convertirse en una pandemia si la tasa de muerte por infección alcanza más del 12% y en Europa la tasa de mortalidad por el coronavirus es aproximadamente del 0,4% a excepción de Italia donde fue el 6%”

De acuerdo con la OMS se le llama pandemia a “la propagación mundial de una nueva enfermedad”.

Un artículo de la OMS indica que la “definición clásica de pandemia” no se usa para indicar la gravedad de una enfermedad, solo la velocidad a la que se está propagando y al alcance mundial. 

Con base en ello, el 11 de marzo pasado, el director de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, declaró al nuevo coronavirus como una pandemia, aunque afirmó que esa descripción “no cambia la evaluación de la OMS que representa el virus”, ni lo que la organización estaba haciendo, “ni tampoco lo que los países deberían hacer”.

En cuanto a la tasa de letalidad de Italia, de acuerdo con el Instituto Superior de Sanidad al 30 de marzo, es del 10,6%. En términos porcentuales, el crecimiento de la mortalidad en Europa mantiene sin embargo su paulatina desaceleración pasando del 12,4% al 11,6% diario. Sin embargo, estos datos no son absolutos porque el brote no ha finalizado y la tasa de mortalidad es cambiante entre países. 

Infografía realizada por la AFP el 25 de marzo de 2020

China controló la enfermedad con el medicamento cubano Interferón Alfa 2B - Engañoso

“China tomó el control de la enfermedad con un supuesto medicamento fabricado en Cuba hace 39 años llamado Interferón Alfa 2B, muy efectivo para combatir el virus y otras enfermedades, pero que no se conoce ni se usa en el mundo”.  

Interferón Alfa es una de las drogas recomendadas para el tratamiento del COVID-19 en la guía publicada el 6 de febrero pasado por médicos chinos de Wuhan. Sin embargo, en ese documento se aclara que al momento no hay evidencia que permita optar por un antiviral específico para combatir el nuevo coronavirus.

Eduardo Martínez, presidente del grupo industrial estatal BioCubaFarma, detalló en un encuentro con médicos cubanos el 13 de marzo pasado que ese medicamento también es fabricado por una empresa mixta en China, lo que facilitó su disponibilidad como tratamiento para el COVID-19 en el país asiático.

Martínez señaló que en China, "entre las propuestas [para tratar el nuevo coronavirus] el primer producto de acción antiviral que se recomienda es el Interferón", dentro de una treintena de opciones y aclaró que “el Interferón es un producto terapéutico, no es una vacuna". 

El medicamento habitualmente es usado para el tratamiento de distintas enfermedades virales como la hepatitis y las generadas por el VIH y el virus del papiloma humano, entre otras. 

AFP Factual ya verificó desinformaciones que aseguraban que el interferón es la cura o la vacuna para el nuevo coronavirus.

Hasta el 6 de abril, más de 1,2 millones de personas han sido contagiadas por el nuevo coronavirus que ha provocado al menos 70.000 muertes en el mundo, según un balance establecido por AFP sobre la base de fuentes oficiales. En Venezuela, la enfermedad se cobró la vida de siete personas y suma 159 contagios confirmados.

En conclusión, las afirmaciones hechas por la modelo y youtuber venezolana Ruby Demestoy sobre la creación del coronavirus, su patente y el tiempo en que se tardará en encontrar una vacuna, entre otras, carecen de fundamento o son falsas.