La muerte de palomas en marzo en Barcelona fue por envenenamiento, no tiene relación con la 5G

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Una fotografía de palomas muertas “cerca de una antena 5G en Barcelona” ha sido compartida por un millar de usuarios en redes sociales desde el pasado mes de abril, con referencias a la nueva generación de redes de telecomunicaciones móviles, como si estuviera relacionada con la muerte de las aves. Sin embargo, según autoridades municipales y regionales, las palomas fueron envenenadas. Expertos insisten en que la tecnología 5G, en sus primeras etapas en España y que aprovecha la infraestructura existente, no es dañina para los seres vivos.

“Palomas muertas cerca de una antena 5G en Barcelona”, dice esta publicación de diciembre junto a la fotografía de una calle de Barcelona donde, en el suelo, hay varios pájaros inertes. “WAKE UP [despierta] DE UNA VEZ”, publica otra entrada que, junto a la fotografía añade la frase: “YA EN BARCELONA COMIENZAN A MORIR LAS PALOMAS. DESASTRE TOTAL”.

En las entradas se da a entender o directamente se atribuye la muerte de las palomas a la tecnología 5G. “Los pájaros que viven cerca de las 5 G mueren y a no saben de que? De NEUMONÍA. Si a los pájaros los mata a nosotros también…”, dice un comentario en esta publicación.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 23 de diciembre de 2020

Esta misma imagen ya fue viral el pasado mes de abril, cuando los usuarios enlazaban una noticia sobre la aparición de decenas de palomas muertas en Barcelona: “YA TENEMOS  CASOS EVIDENTES  CAMBIOS QUE SUFRE LA NATURALEZA AL HACER USO DE ESTA TECNOLOGIA 5G. CONSECUENCIA MONTONES DE AVES MUERTAS”, decía esta entrada.

La muerte de las aves fue por insecticida

La fotografía de las palomas muertas es real. En una búsqueda inversa en Google aparece información (1) vinculada a la imagen viralizada, que data del 26 de marzo de 2020 según los artículos, los cuales afirman que la escena se produjo cerca del Hospital Clinic de Barcelona.

La encargada de prensa de Zoo y Bienestar Animal del Ayuntamiento de Barcelona, Anna Franco, confirmó por correo electrónico a AFP Factual la autenticidad de la fotografía y la contextualizó. El 26 de marzo de 2020 su departamento recibió imágenes “captadas en la calle Provenza con Casanovas, jardines del mercado del Ninot, en las inmediaciones del Hospital Clínic, donde se apreciaba un elevado número de palomas muertas”.

En la siguiente comparación puede verse que la localización en Google Maps coincide con la calle de la foto viral:

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 23 de diciembre de 2020
Captura de pantalla de Google Maps, realizada el 23 de diciembre de 2020

 

Al tratarse de un número alto de aves muertas, enviaron muestras al Centro de Investigación de Sanidad Animal (Cresa) y al Centro de Recuperación de Torreferrusa, del Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat de Cataluña. El día 26 se recogieron 70 cadáveres y al día siguiente tres más, todos de palomas.
 

Según Franco, las pruebas realizadas por los veterinarios descartaron que las muertes se produjeran “por ninguna enfermedad vírica asociada a las aves, ni tampoco por ninguna enfermedad parasitaria ni traumatismo”. “Los informes toxicológicos confirman la presencia de insecticidas de elevada toxicidad en altas concentraciones”, utilizados, según el ayuntamiento, “habitualmente” para envenenamiento de fauna. “Se concluye que las causas de los brotes de mortalidad han sido debidas a una intoxicación por ingesta de estos insecticidas”, determinó la autoridad municipal.

El Departamento de Territorio y Sostenibilidad de la Generalitat, al que pertenece el centro de Torreferrusa, confirmó que las palomas “fueron envenenadas por pesticidas”, en un correo electrónico desde su servicio de prensa a AFP Factual.

El caso fue archivado por la Guardia Urbana tras su investigación, informó el consistorio.

La 5G no es dañina para seres vivos, según expertos

Las redes 5G son promocionadas como un salto exponencial en la cantidad y velocidad de los datos inalámbricos, lo que permitirá el futuro desarrollo de industrias como la de los vehículos autónomos, la realidad virtual y la atención de salud en línea, entre otras.

En esta página web se puede ampliar el mapa hasta comprobar que junto a la zona de la fotografía de las palomas, en la calle de al lado, sí hay cobertura 5G a fecha de diciembre de 2020.

No obstante, el físico y doctor en neurociencia Alberto Nájera, vocal del Comité Científico Asesor en Radiofrecuencias y Salud (CCARS) español, explicó a AFP Factual que el despliegue de esta nueva red “es muy reducido”. Además de haber “poca cobertura y pocas antenas”, “la frecuencia actual licitada de 3,5 GHz (gigahertzios), al ser muy parecida a otras ya utilizadas, se puede implementar en antenas 4G, por lo que el concepto de ‘antena 5G’ no tiene a día de hoy mucho sentido”.

Captura de pantalla, realizada el 23 de diciembre de 2020, de la página web con la cobertura 5G en la zona donde aparecieron las palomas muertas

En la siguiente captura de pantalla de Google Maps, realizada el 23 de diciembre de 2020, se puede ver, en el círculo morado, la zona con cobertura 5G, y en el círculo verde, la zona donde aparecieron las palomas muertas.

Captura de pantalla, realizada el 23 de diciembre de 2020, de Google Maps, con la zona de cobertura 5G (círculo morado) y el lugar donde aparecieron las palomas muertes (verde)

Respecto a si la tecnología 5G puede afectar a seres humanos o animales, Nájera respondió en un correo electrónico: “Es imposible que la radiación de una antena de telefonía, ya sea 5G o 4G o 3G, emita potencia suficiente como para producir esas masacres aviares. La potencia que emiten las antenas es extremadamente baja”. Y añadió:

Un experto de la agencia de seguridad sanitaria francesa (Anses), Olivier Merckel, advirtió en octubre de 2019 que, aunque hay “estudios que han mostrado la existencia de efectos biológicos [de las radiofrecuencias] sobre parámetros muy específicos, como el sueño o la tensión”, eso no quiere decir que haya un riesgo para la salud de los seres humanos. Los efectos biológicos muestran que el cuerpo se adapta a las variaciones de su entorno, explicó.

“La nueva tecnología 5G no cambia demasiado, al menos de momento, con respecto a la 4G que llevamos tiempo disfrutando”, expuso Nájera. No obstante, las próximas bandas de frecuencia para la 5G, aún por licitar en España, son la banda utilizada durante años en España para la Televisión Digital Terrestre, por un lado (700 MHz) y la de 26 GHz, “la más diferente y la que proporcionará realmente el salto al 5G”

El director del Observatorio Nacional de 5G español (con participación estatal), Federico Ruiz, señaló: “Aunque la información digital que contienen sea muy diferente, desde el punto de vista electromagnético una señal 5G y una 4G son básicamente lo mismo”.

Merckel, el experto francés, remarcó lo mismo. Las bandas de frecuencia de 5G “están cerca de las utilizadas actualmente por la 4G o el wifi”, dijo.

En resumen: las palomas de la fotografía viral murieron envenenadas o intoxicadas por un insecticida, según las autoridades encargadas del examen de los cuerpos. Por otra parte, no existen bases científicas que demuestren que la  tecnología 5G es perjudicial para la salud de los seres vivos. El nuevo estándar de comunicación utiliza en su etapa actual frecuencias que vienen usándose hace años sin que se hayan detectado otros casos de muertes masivas de aves, como la imagen verificada.

5G