Filipinas no está indagando en noviembre de 2022 la muerte de 160 niños vacunados contra el covid

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Un fragmento de un reportaje sobre un escándalo que estalló en Filipinas por el uso, a partir de 2016, de una vacuna contra el dengue ha sido compartido más de 500 veces en redes sociales al menos desde el 20 de octubre de 2022 vinculado a la inoculación contra el covid-19. Los usuarios aseguran que ese país investiga la muerte de 160 niños que fueron vacunados contra el coronavirus y adjuntan como evidencia esa secuencia donde se observan infantes muertos en una morgue. Sin embargo, la grabación circula desde antes del inicio de la vacunación contra el covid-19 en Filipinas y no tiene relación con ella. Además, el gobierno de esa nación aseguró que es falso que hayan muerto 160 niños por la inmunización contra el SARS-CoV-2.

“Grupo de 160 niños muertos en Filipinas post inoculación: Las autopsias revelaron que las muertes se produjeron por los inoculantes covid”, dice un tuit junto con un video de 45 segundos, similar a otro de 2:18 minutos que circula en Facebook (1, 2) con mensajes semejantes.

Captura de pantalla de un tuit realizada el 8 de noviembre de 2022

Las grabaciones compartidas en redes sociales muestran el logotipo de la televisora catarí Al Jazeera y exhiben escenas de adultos entrando a una morgue para abrazar cuerpos de niños.

Las declaraciones de varias personas se intercalan con imágenes de aparentes autopsias y protestas. Tanto el narrador como las personas que hablan ante la cámara mencionan el nombre de una vacuna: Dengvaxia.

En 2016, Dengvaxia se convirtió en el primer inoculante en el mundo contra el dengue y el primer país en utilizarla fue Filipinas. Un año después, el laboratorio fabricante de la vacuna, Sanofi Pasteur, anunció que la inyección podía empeorar los síntomas en personas que no se habían infectado previamente con el dengue, por lo que el país suspendió su aplicación.

Más de 830.000 niños fueron vacunados con Dengvaxia en Filipinas hasta que el fármaco fue suspendido. En diciembre de 2017, el gobierno de ese país comenzó a investigar la muerte de menores que habían sido inoculados y que murieron, y llegó a la conclusión de que algunos de ellos mostraban signos de “dengue severo”.

Sanofi Pasteur ha insistido en la seguridad de su vacuna, la cual ha sido autorizada en Estados Unidos, la Unión Europea y otros países con la indicación de que se aplique a personas previamente infectadas por el dengue.

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), la vacuna “es eficaz y segura en personas que ya han estado infectadas anteriormente por el virus”.

Sin embargo, el gobierno de Filipinas inició acciones legales contra altos cargos de Sanofi por negligencia en relación con la muerte de diez niños vacunados con Dengvaxia.

Este caso ha llevado a un gran número de filipinos a rechazar la vacuna contra la polio y otras enfermedades mortales. La vacunación de los niños en el archipiélago pasó de 87% en 2014 a 68% en 2019, año en el cual sufrió una epidemia de sarampión y la reaparición de la polio.

Este hecho ha sido asociado falsamente con la vacunación contra el covid-19 en las publicaciones viralizadas.

Reportaje de Al Jazeera

Una búsqueda en YouTube con las palabras clave “Dengvaxia Al Jazeera” llevó a un reportaje de 25:50 minutos sobre el escándalo de la vacuna contra el dengue en Filipinas, publicado el 4 de febrero de 2021.

El fragmento difundido en redes sociales está entre los minutos 12:48 y el 15:06.

En la secuencia, se relata que padres que sospechaban que sus hijos habían muerto debido a la vacuna contra el dengue fueron llevados a la morgue y esa visita fue transmitida en redes sociales por simpatizantes de la Fiscalía Pública, el órgano encargado de defender legalmente a personas con menos recursos.

En el fragmento del reportaje también se muestra a Erwin Erfe, jefe forense de la Fiscalía Pública, donde afirma que el fármaco contra el dengue había tenido un papel en la muerte de los niños.

Sin embargo, también se escucha al narrador decir, segundos después: “De hecho, expertos médicos dicen que no hay evidencia que sugiera que Dengvaxia causó las muertes de estos niños y que la Fiscalía Pública no está calificada para realizar autopsias. Pero ningún nivel de crítica puede diluir el impacto de estos videos”.

Luego, aparece la legisladora Janette Garin, exsecretaria de Salud de Filipinas (2015-2016), diciendo: “Es muy visual. Estaban abriendo órganos y diciendo: ‘Díos mío, esto está sangrando, el cerebro está sangrando, el corazón está sangrando. Esto es lo que pasa porque el niño fue vacunado’. Estas imágenes, aunque sabemos que son incorrectas, permanecen grabadas en las madres que las han visto”.

Después, el reportaje menciona que la Fiscalía Pública ha investigado la muerte de 160 niños, “las llamadas víctimas de Dengvaxia”, y luego muestra a algunos de los padres de esos niños durante una protesta.

Vacunación contra el covid-19 en Filipinas

A diferencia de lo que aseguran las publicaciones difundidas en redes sociales, el video que comparten no tiene relación con supuestos efectos de la inoculación contra el covid-19 en Filipinas.

El coronavirus solo se menciona en el reportaje de Al Jazeera cuando se habla del incremento en Filipinas de la incredulidad hacia las vacunas a raíz del escándalo de Dengvaxia. De acuerdo con la grabación, una encuesta mostró que menos de un tercio de filipinos estaba dispuesto a vacunarse contra el coronavirus. Sin embargo, nada de eso aparece en el fragmento viralizado.

El reportaje de Al Jazeera fue subido a YouTube el 4 de febrero de 2021, casi un mes antes de que Filipinas comenzara a vacunar a su población contra el covid-19. De acuerdo con la Oficina de Alimentos y Drogas (FDA) de ese país, la campaña de vacunación se inició el 1 de marzo de 2021.

La FDA de Filipinas dijo al equipo de verificación de la AFP: “Encontramos que las referidas publicaciones en redes sociales son noticias falsas”.

La entidad publica periódicamente un reporte sobre eventos adversos supuestamente atribuibles a la vacunación contra el SARS-CoV-2.

Según el último informe dado a conocer antes de la publicación de esta nota, con fecha 30 de septiembre de 2022, se habían registrado 108.971 eventos adversos supuestamente atribuibles al fármaco anticovid, es decir, el 0,07% de las dosis administradas. De esa cifra, 10.012 casos son considerados como graves, equivalentes al 0,006% de las dosis aplicadas.

La FDA de Filipinas también contabilizó 2.704 eventos adversos con resultado fatal. De ellos, 44 involucran a niños de entre 12 y 17 años, mientras que 15 se registraron en niños de entre 5 y 11 años. La institución precisó a la AFP que el hecho de que se registren eventos adversos con consecuencias fatales “no significa necesariamente que la vacunación haya causado los eventos”.

COVID-19 VACUNAS