Acostar boca abajo a pacientes con problemas respiratorios graves, como en algunos casos de COVID-19, sí contribuye a su mejoría

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

“URGENTE: Mantener al paciente boca abajo puede prevenir el 50% de las muertes por Covid-19”, dice un texto compartido más de 28.000 veces en Facebook. La afirmación de que esta posición puede reducir la mortalidad en casos del nuevo coronavirus circula en varios formatos en redes sociales. Expertos consultados por la AFP y la OMS indican que este procedimiento se recomienda cuando un paciente tiene problemas respiratorios graves y está intubado, y suele contribuir a su mejoría.

“Posición decúbito prono en pacientes con Covid-19”, dice sobre una ilustración que muestra una figura humana acostada boca abajo junto a otras dos imágenes que muestran las radiografías de unos pulmones. Estas tres imágenes han sido compartidas con distintos textos que, en general, afirman que al poner a los pacientes con COVID-19 boca abajo (o en posición decúbito prono) puede ayudar a reducir la tasa de mortalidad.

De acuerdo a una búsqueda en CrowdTangle, este tipo de publicaciones circulan al menos desde el 28 de marzo pasado en Facebook, donde se compartieron miles de veces (1, 2, 3), e Instagram (1, 2, 3).

Captura de pantalla tomada de Facebook el 13 de abril de 2020

AFP Factual consultó con dos expertos, quienes coincidieron en que la posición decúbito prono (acostado boca abajo) es útil para el tratamiento de todo paciente con problemas respiratorios graves. Actualmente se aplica entre algunos enfermos de COVID-19.

Eduardo Tobar, médico de la Unidad de Pacientes Críticos- donde reciben a pacientes contagiados de COVID-19- del Hospital Clínico Universidad de Chile, explica que esta maniobra consiste en que “un paciente en ventilación mecánica por neumonía grave (ej: COVID-19) y Síndrome de Distress Respiratorio Agudo (SDRA) se cambia de la posición ´supina’ [ndlr: acostado boca arriba] a la posición en decúbito prono”.  El procedimiento, explicó por escrito a la AFP, es “simple, barato y seguro cuando la realiza personal capacitado”.

El médico broncopulmonar Mauricio Ruiz explicó que este tratamiento consiste en “cambiar la posición de las aguas de los alvéolos, que van a la parte ventral donde hay ‘menos’ pulmón como tejido y liberan la parte de ‘atrás’. Así se hace más eficiente la respiración. Además, el corazón como que se ‘cae’ y deja de ‘aplastar’ un pedazo de pulmón”.

El doctor Tobar añadió que esta maniobra mejora la oxigenación del paciente y reduce el riesgo de generar más daño en los pulmones.

Sin embargo, ambos coinciden en que la posición decúbito prono no debe aplicarse en todos los pacientes con dificultades respiratorias. “Solo el grupo más severo, que es frecuente en COVID-19. Se ha descrito que entre un 20-50% de los que llegan a ventilación mecánica requiere posición prono”, explicó Eduardo Tobar. 

Los pacientes graves, explicaron, son aquellos cuyo índice de oxigenación (Pa/Fi) es menor a 150.  Un índice normal, explicó el doctor Ruiz, es de 300 hacia arriba. 

El Ministerio de Sanidad de España también aconseja en este documento, destinado al tratamiento de los pacientes de COVID-19, posicionar boca abajo a aquellos que marquen menos de 150 en este índice: “Cuando la Pa/FIO2, a pesar de administrar altas concentraciones de O2, es inferior a 150 es necesario colocar al paciente en decúbito prono lo antes posible y ventilar al paciente en esta posición al menos 16 horas”.

Los profesionales consultados también coincidieron en que la posición decúbito prono se debe aplicar por un mínimo de 16 horas.

En el sitio web oficial de la Organización Mundial de la Salud (OMS), está disponible esta guía clínica para el manejo de infecciones respiratorias agudas en casos sospechosos de COVID-19. En la página 8 del documento se indica que “la ventilación mecánica en decúbito prono está muy recomendada en los pacientes adultos con SDRA grave, y puede considerarse en los pacientes pediátricos, aunque para llevarla a cabo sin riesgos se requiere un número suficiente de profesionales experimentados”. 

En el documento, además, vinculan un estudio publicado en 2013 en la revista científica The New England Journal of Medicine que concluye lo siguiente: “En pacientes con SDRA grave, la aplicación temprana de sesiones prolongadas de posicionamiento prono disminuyó significativamente la mortalidad a los 28 y 90 días”. En este caso, la muestra fue de 237 pacientes dentro del grupo en posición decúbito prono y 229 en supino: “La mortalidad a los 28 días fue de 16,0% en el grupo prono y del 32,8% en el grupo supino”.

Algunas de las publicaciones que circularon en redes aseguran que este procedimiento puede prevenir el 50% de las muertes por COVID-19. Al respecto, el doctor broncopulmonar Mauricio Ruiz aseguró que no conoce estudios al respecto, pero que “históricamente, en todo paciente con menos de 150 Pa/Fi, sí mejora la mortalidad en ese grupo”. Eduardo Tobar asegura que el alcance no es de un 50%, pero que “es una herramienta mucho mejor en pacientes severos que otras intervenciones (por ejemplo, fármacos)”.

Respecto de las dos imágenes que muestran una radiografía de unos pulmones, el doctor Tobar aseguró que es “demasiado bueno para ser cierto". "No solemos controlar tan pronto la radiografía. Su impacto se observa a corto plazo en el control de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre, y en el mediano plazo (algunos días) tomamos imágenes (radiografía o scanner)”, apuntó. 

Por su lado, su colega Ruiz agregó que “en la primera imagen el paciente no está intubado [ndlr: a ventilación mecánica] y en la otra sí, así que la diferencia es por aplicar ventilación mecánica, no prono”.

En conclusión, la posición decúbito prono sí es efectiva sobre pacientes con problemas respiratorios agudos, como puede ocurrir en personas contagiadas de COVID-19. 

Esta verificación fue realizada en base a la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.

 
Valentina De Marval
CORONAVIRUS