Verdades y falsedades de la publicación que compara a Florencia Kirchner y Sasha Obama

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Una publicación que empezó a circular en redes sociales en agosto de 2016, y sigue siendo compartida y comentada en la actualidad, compara a Florencia Kirchner, hija de los expresidentes argentinos Néstor y Cristina Kirchner, con Sasha Obama, la hija menor del exmandatario estadounidense Barack Obama. Algunas afirmaciones de la publicación son verdaderas y otras, falsas.

“Una pequeña gran diferencia”, dice el título de la publicación en Facebook, que volvió a circular en el actual proceso electoral en Argentina y fue compartida unas 103.000 veces desde 2016.

Una es hija del presidente del país más poderoso del mundo, la otra es hija de dos ex presidentes que dejaron un país con la mitad de sus ciudadanos hundidos en la pobreza. Una trabaja de cajera en un restaurante de comida rápida para poder pagar sus vacaciones, aprendiendo con humildad que la plata se gana con el sudor del trabajo, la otra es propietaria de una caja de seguridad con 5 millones de dólares sin haber laburado en su vida. Una es Sasha Obama y la otra Florencia Kirchner, pequeña gran diferencia… Cuando te pregunten por qué estamos como estamos siendo un país tan rico, la respuesta es esta(sic), apunta el texto de la publicación viral.

Captura de pantalla del 12 de septiembre de 2019 de la publicación en Facebook

A continuación, una verificación de las frases de la publicación:

Sasha Obama trabajó como “cajera en un restaurante de comida”

Verdadero. El texto fue acompañado con dos fotos. Una, de Sasha Obama frente a una caja del restaurante de mariscos Nancy’s, ubicado en el estado de Massachusetts, en Estados Unidos, con el uniforme del negocio (camiseta y gorra azul). La foto fue tomada en 2016 por Christopher Evans para el diario Boston Herald, según pudo comprobar Reverso utilizando la herramienta TinEye, de búsqueda de fotos. Aunque la imagen usada en la publicación ya no figura en el sitio web del diario, siguen unas muy similares que dan cuenta de la misma noticia. 

Sasha, cuyo nombre formal es Natasha, efectivamente trabajó durante el verano (boreal) de 2016 en ese restaurante, ubicado en Martha's Vineyard, una isla situada en la costa este de Estados Unidos, donde cumplió funciones en la caja, como camarera y abriendo el negocio con la tarea de alistarlo para los clientes.

Según el Boston Herald, que en 2016 cubrió la experiencia laboral de la hija del noticia del entonces presidente de Estados Unidos (2009-2017), los Obama son amigos del dueño de Nancy's, Joseph Moujabber. Varios registros fotográficos dan cuenta de esa experiencia laboral. 

La otra foto muestra a Florencia Kirchner en la calle, con un perro en brazos y un teléfono celular. La imagen pertenece al archivo del diario La Nación y fue tomada por el fotógrafo Maxie Amena

Florencia Kirchner “no laburó en su vida”

Falso. La publicación viral plantea que, a diferencia de Sasha, Florencia Kirchner jamás trabajó y tiene 5 millones de dólares en una caja de seguridad.

Captura de pantalla del 10 de septiembre de 2019 de la constancia de inscripción de Florencia Kirchner en la AFIP

Sin embargo, según una constancia de inscripción en la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Florencia Kirchner registró tres actividades iniciadas en 2013 y una en 2016.

La actividad principal tiene como fecha de inicio noviembre de 2013, cuando tenía 23 años, y se trata de “producción de filmes y videocintas”. Como actividades secundarias figuran la distribución y exhibición de películas, así como “servicios de asesoramiento, dirección y gestión empresarial realizados por integrantes de órganos de administración y/o fiscalización en sociedades anónimas”, iniciada en diciembre de 2016.

Además, en el Instituto Patria, fundación política que lidera Cristina Kirchner, desmintieron que Florencia Kirchner nunca haya trabajado, como se sostiene en la publicación viral. “Ella siempre hizo guiones y participó de películas. La más conocida es la de Santiago Maldonado”, dijeron desde el área de Prensa de la fundación de la expresidenta (2007-2015) en diálogo con Reverso.

El film aludido es el documental “El camino de Santiago. Desaparición y muerte de Santiago Maldonado”, dirigido por el cineasta argentino Tristán Bauer y con la voz en off del actor también argentino Darío Grandinetti. En esa película, Florencia Kirchner se desempeñó como coguionista, según consigna la página web del documental.

 

A su vez, Florencia Kirchner tuvo un trabajo registrado como socia gerente de la empresa Los Sauces SA -la inmobiliaria familiar investigada por falsificación de documentos públicos y enriquecimiento ilícito-, por el que percibió un salario hasta que la sociedad fue intervenida por el juez federal Claudio Bonadio en 2017. 

Florencia Kirchner tiene 5 millones de dólares a su nombre

Verdadero. De acuerdo con un fallo del juez federal Julián Ercolini, que en 2016 embargó dólares, pesos y cuentas bancarias a nombre de Florencia Kirchner, se encontraron tres cajas de seguridad a su nombre, dos de ellas en dólares y la tercera en pesos.

Según se detalla en el mismo fallo del magistrado, el dinero en dólares se dividía de la siguiente manera: la número 5783-9-9, del Banco Galicia, con 4,6 millones de dólares, y la número 4004168-8198-1, con un millón de dólares. En total: casi 5,7 millones de dólares. Los dólares hallados en las dos cajas “se los habrían proporcionado en diferentes circunstancias, sus progenitores”, indica el fallo.

De modo que es cierto que la hija de la candidata a vicepresidenta del Frente de Todos tiene ese dinero a nombre suyo en cajas de seguridad.

El kirchnerismo dejó un 50% de pobreza

Falso. La afirmación de que los padres de Florencia Kirchner “dejaron un país con la mitad de sus ciudadanos hundidos en la pobreza” es falsa. Como el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC) estuvo intervenido entre 2007 y 2015, es decir, durante los dos mandatos de Cristina Kirchner, no es posible analizar cómo evolucionó la pobreza con datos oficiales. 

Por esto, para conocer el dato de 2015 es necesario recurrir a fuentes alternativas, como el Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales de la Universidad Nacional de La Plata; el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la Universidad Católica Argentina; o el Centro CIFRA de la Central de Trabajadores Argentina (CTA).

Según un informe de Leopoldo Tornarolli, economista e investigador especializado del Centro de Estudios Distributivos, Laborales y Sociales (CEDLAS) de la Universidad Nacional de La Plata, “tras la crisis de comienzos de siglo, a finales de 2003, una altísima proporción de la población argentina (57,6%) se encontraba en situación de pobreza”

“En los años siguientes se experimentó una fuerte reducción en la incidencia del fenómeno, cayendo la tasa de pobreza a 36,6% en el primer trimestre de 2007. Desde entonces y hasta finales de 2011, la incidencia de la pobreza siguió disminuyendo en forma continua, pero a una velocidad menor, hasta alcanzar el 26,9% en segundo trimestre de 2011”, indica Tornalli en el informe.

Respecto de la segunda gestión de Fernández de Kirchner (2011-2015), el estudio señala: “En los siguientes dos años, la tasa de pobreza se mantuvo prácticamente inalterada, para luego incrementarse significativamente durante 2014 (llegó al 32,1% durante el segundo semestre de dicho año), y reducirse hasta el 29.8% en 2015-I”. No existen datos oficiales ni alternativos de esta fuente sobre el segundo semestre de 2015.

A su vez, el Observatorio de la Deuda Social Argentina de la UCA calculó un porcentaje cercano al del CEDLAS: 29% de pobreza para el cuarto trimestre de 2015. Mientras que, según un informe del Centro CIFRA de la CTA, al segundo trimestre de ese año (último dato disponible de ese año) la pobreza alcanzaba al 30,5% de la población.

Por lo tanto, en ningún caso la pobreza que dejó el kirchnerismo se ubicó en un 50%, sino en un 30,5% o menos, dependiendo de la fuente que se considere.

Esta verificación fue realizada por el proyecto colaborativo Reverso. Participaron periodistas de Chequeado y AFP.