Según expertos, el “remedio” con saúco, jengibre, pimienta y miel que difundió el presidente de Venezuela no cura el COVID-19

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, tuiteó el 22 de marzo pasado una serie de artículos relacionados con el coronavirus de Sirio Quintero, un supuesto “médico” y nanotecnólogo venezolano. Entre éstos, uno dice contener el “remedio” y “antídoto” para el nuevo coronavirus. AFP Factual consultó a autoridades sanitarias que afirmaron que la combinación de esos ingredientes no constituye la cura contra el COVID-19, aunque algunos pueden tener efectos expectorantes. El tuit del mandatario fue retirado por Twitter.

“El destacado científico venezolano, Sirio Quintero, me hizo llegar 3 interesantes artículos sobre el Coronavirus y me ha dado su permiso para compartirlos con el pueblo venezolano. Aquí se los dejo”, tuiteó Maduro junto a enlaces que llevan a tres documentos en PDF firmados por Sirio Quintero, quien se presenta como “especialista en nanotecnología”.

El mandatario también publicó el mismo día el mensaje en Facebook, donde ha sido compartido al menos 407 veces. La cuenta oficial de Twitter del Carnet de la Patria, un documento creado por Maduro en 2017 que identifica a los ciudadanos que reciben algún tipo de ayuda social del gobierno, también compartió la información, aunque la difundió como una pieza gráfica titulada “La cura contra el coronavirus”.

Mensajes similares circulan en Twitter (1, 2) y Facebook desde el 27 febrero, cuando lo publicó en su cuenta María Alejandra Díaz Marín, diputada de la Asamblea Nacional Constituyente, y donde fue compartido al menos 2.100 veces.

Aún no hay cura

En los artículos, alojados en la página de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones de Venezuela, Quintero habla de un “mapa de la estructura genética del coronavirus”, que califica como un “arma bacteriológica”. Uno de los textos, escrito en español e inglés, tiene un supuesto “Antídoto-Remedio (sic)” para el coronavirus. De acuerdo con Quintero, el remedio “proviene de nuestros ancestros” y es un “antibiótico natural”.

Quintero dice en los documentos que es un “científico venezolano y Dr. Nanotecnólogo  (...) pionero a nivel mundial en publicar el Mapa de la Estructura Genética”. En otras páginas web, como el portal Aporrea, cercano al oficialismo venezolano, se afirma que “tiene un pregrado en filosofía estudios de maestría y doctorado en filosofía de las ciencias en Italia y Alemania, de ingeniería en sistemas y de ciencias de la educación” y que “en paralelo realizó estudios en el área de Nanotecnología aplicada a la biomedicina y toxicología con las Academias alemanas y rusas”.  En esta nota de 2012 afirma que curó de cáncer al expresidente venezolano Hugo Chávez, fallecido el 5 de marzo de 2013. 

A la fecha de publicación de este artículo, Quintero no había respondido a la solicitud de entrevista de AFP Factual.

La receta de su supuesta cura propone mezclar ingredientes como malhojillo, saúco, jengibre, pimienta negra, limones y miel.

Recomendaciones de autoridades sanitarias

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), “aunque algunos remedios occidentales, tradicionales o caseros pueden proporcionar confort y aliviar los síntomas de la COVID-19, no hay pruebas de que los medicamentos actuales puedan prevenir o curar la enfermedad”.

Una mujer se lava las manos en un terminal de autobuses de Medellín en Colombia el 24 de marzo de 2020

La organización también recomienda no automedicarse para tratar el COVID-19, “en particular con antibióticos”.

Y agrega: “Hay varios ensayos clínicos en curso con medicamentos occidentales y tradicionales. La OMS facilitará información actualizada tan pronto como los resultados de los ensayos clínicos estén disponibles”.

Los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) también han asegurado que actualmente no existe una vacuna para prevenir el contagio. La FDA, una agencia del gobierno norteamericano responsable de la regulación de alimentos y medicamentos, indica en su página web que durante situaciones de brotes, “productos fraudulentos aparecen para la venta afirmando que previenen, tratan o curan” y que el caso del COVID-19 no ha sido la excepción. Por ello, dice la agencia, “monitorean todo tipo de productos relacionados con ese virus”.

Giovanny Garavito, profesor del Departamento de Farmacia de la Universidad Nacional de Colombia e investigador del grupo de FaMeTra - Farmacología de la Medicina Tradicional y Popular, afirma que no hay evidencia de que la receta de Quintero puede ayudar en el tratamiento de una enfermedad.

“Es muy difícil evaluar el efecto de tantas plantas en combinación porque contiene muchas sustancias y las probabilidades de interacción son muy altas. Lo que se conoce de algunos de los componentes de este remedio es que pueden ser útiles en el manejo de manifestaciones sintomáticas, por ejemplo como expectorantes del resfriado común, pero sin lugar a duda, no existe evidencia de que ataquen al agente causal de la enfermedad coronavirus”, explica Garavito.

¿Antibiótico natural?

En el artículo difundido por Maduro también se asegura que el brebaje es un “antibiótico natural”. Consultado por AFP Factual sobre esta afirmación, Garavito afirmó que los antibióticos “son eficaces contra las bacterias, pero no en el tratamiento de infecciones virales como el nuevo coronavirus”.

“La palabra antibiótico se reserva a las infecciones causadas por bacterias. El COVID-19 es un virus, sobre el cual el fármaco que lo afecte debería ser un antiviral. Los antibióticos no son útiles frente a los virus y su utilización equivocada en estos casos constituye una de las causas de desarrollo de resistencia de las bacterias frente a los antibióticos, lo cual es un enorme problema de salud en la actualidad”, indicó.

Garavito advirtió, sin embargo, que el “empleo de preparaciones farmacéuticas con base en plantas medicinales” puede tener un "uso terapéutico como coadyuvantes en el tratamiento de una enfermedad”.

Fernando De la Hoz, epidemiólogo y también profesor de la Universidad Nacional de Bogotá, señaló de su lado que no hay ningún dato clínico o virológico que respalde los beneficios expresados en la publicación.

“El estándar de oro para introducir un medicamento es el ensayo clínico donde se comparan pacientes tratados y no tratados con el nuevo medicamento. Obviamente esto no ha pasado con el medicamento que difunde Maduro”, expresó.

En otros países, parte de la población también ha echado mano de brebajes naturales ligados a sus costumbres como una respuesta a esta pandemia. Por ejemplo, en India decenas de activistas realizaron una “fiesta de orina de vaca” para protegerse del COVID-19. En Estados Unidos, una persona había dicho que el vodka lo protegía de los gérmenes.

La AFP ya verificó otras desinformaciones sobre formas de prevención y cura del COVID-19, que se pueden consultar aquí.

Buscando la vacuna

El pasado 19 de marzo, multinacionales de la industria farmacéutica se comprometieron a disponer de una vacuna contra el nuevo coronavirus en un plazo de 12 a 18 meses.

"Haremos todo lo posible para que la vacuna sea accesible a todos los que la necesiten", dijo Paul Stoffels, vicepresidente del comité ejecutivo de Johnson & Johnson.

"Es una promesa que la industria (farmacéutica) hace en conjunto", dijo en el curso de una videoconferencia organizada por la Federación Internacional de Fabricantes Farmacéuticos (IFPMA).

Incumplimiento de reglas de Twitter

El tuit con la receta fue borrado de la cuenta del mandatario venezolano, que tiene más de 3,7 millones de seguidores. En su lugar, se puede ver un mensaje de advertencia que lleva a una página de la red social donde se indica que este tipo de avisos pueden aparecer en algunos casos, [cuando, NDLR] estas medidas responden a comportamientos que incumplen las Reglas de Twitter”.

Captura de pantalla tomada el 22 de marzo de 2020 por el equipo de AFP en Venezuela

“Publiqué los documentos en mis redes sociales y en la madrugada Twitter me iba a cancelar la cuenta. Cuando preguntaron por qué, dicen que los documentos era información inapropiada. Los tres documentos científicos del doctor Sirio fueron censurados por Twitter”, denunció Maduro en VTV, la cadena de televisión estatal.

Consultado por AFP Factual sobre este tema, Twitter Latinoamérica indicó que se tomó acción de un Tweet por estar en violación a las reglas de Twitter sobre afirmaciones falsas y engañosas sobre COVID-19”.

La respuesta adjuntaba un enlace hacia la estrategia de Twitter sobre la conversación pública en torno a este coronavirus. Allí indica que “se exigirá a las personas eliminar Tweets que incluyan (…) descripciones de tratamientos nocivos o medidas de protección que se sabe que son ineficaces, no son aplicables al COVID-19, o se comparten fuera de contexto para engañar a las personas”, entre otros.

Maduro añadió en VTV que Quintero era un médico venezolano, uno de los sabios venezolanos de Trujillo [oeste de Venezuela, NDLR], que le tenía “mucha fe y mucha confianza” y que estaba siguiendo ese tratamiento.

Varios países pusieron en marcha ensayos clínicos para tener kits de detección menos caros y más precisos, así como un tratamiento o una vacuna capaces de combatir el coronavirus, que hasta el 25 de marzo ha llevado a que un tercio de la población mundial quede bajo órdenes de confinamiento, ha infectado a más de 420.000 personas y ha matado a más de 19.000, según un balance de la AFP con base en fuentes oficiales. 

En resumen, según especialistas consultados por el equipo de verificación de la AFP y organismos mundiales de salud, la receta divulgada por el mandatario venezolano no ha sido aprobada como remedio contra el nuevo coronavirus.