Pablo Matera no renunció a la selección de rugby argentina y sigue siendo el capitán de Los Pumas

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

El 1 de diciembre pasado, un día después de que el capitán de la selección de rugby argentina, Pablo Matera, fuera suspendido por la divulgación de una serie de tuits xenófobos que había publicado en 2012, comenzaron a circular en redes sociales versiones sobre la supuesta renuncia del jugador, en publicaciones compartidas más de 9.000 veces. Sin embargo, el rugbier no solo no renunció sino que la medida disciplinaria en su contra fue levantada el 2 de diciembre y fue restituido como capitán. La supuesta carta de renuncia fue divulgada por una cuenta apócrifa. 

La imagen con la supuesta carta de renuncia circula en Twitter (1 y 2), Facebook (1, 2, 3 y 4) y sitios web (1 y 2). El contenido también fue enviado al WhatsApp de AFP Factual para su análisis. 

Renunció Pablo Matera a los Pumas”, anuncian las publicaciones. Incluyen además una foto del jugador y un texto, la supuesta carta de renuncia, en la que se lee: “A la luz de los hechos de público conocimiento y a modo de expresar mi descontento con lo sucedido presento mi renuncia indeclinable a la Selección Argentina de Rugby al no coincidir con el accionar de las autoridades de la UAR [NDLR: Unión Argentina de Rugby]”.

Captura de pantalla realizada el 3 de diciembre de 2020 de una publicación en Twitter

A partir de la difusión de una serie de tuits xenófobos y discriminatorios de 2012 publicados por Matera y otros dos jugadores —Guido Petti y Santiago Socino—, los tres integrantes del seleccionado argentino fueron suspendidos el 30 de noviembre pasado por la UAR, mientras que a Matera se le revocó la capitanía del equipo.

Los tuits generaron críticas y un repudio generalizado en redes sociales, incluidos pedidos para que Matera presentara su renuncia (1, 2 y 3).

Ese mismo día, según informó la prensa argentina, Matera se refirió al escándalo de los tuits en su cuenta privada de Instagram. Expresó estar avergonzado y pidió “disculpas a todos los que salieron ofendidos por las barbaridades” que publicó. “En ese momento no imaginaba en quién me iba a convertir. Hoy me toca hacerme cargo de lo que dije hace nueve años”, dijo. También se disculpó con el equipo argentino, con su familia y agradeció las muestras de apoyo recibidas. 

Las versiones de la supuesta renuncia, publicada en formato de meme con el texto acompañado de una foto del jugador, comenzaron a viralizarse a partir de un tuit publicado el 1 de diciembre por una cuenta apócrifa, que si bien muestra el nombre “Pablo Matera” tiene como nombre de usuario @PabiltoMatera y como descripción: “Las instrucciones son para los Radicales”.

La cuenta fue creada en septiembre pasado. El primer tuit, del 26 de septiembre, fue: “Cómo me vas a liquidar la cuenta justo en el fin de semana @jack [NDRL: fundador de Twitter]”.

Sin embargo, buscando entre los tuits anteriores al 30 de noviembre, y analizando las menciones hechas por otros usuarios, se puede ver que, previamente, su nombre de usuario era @Agente____, cuenta actualmente inexistente

Hasta que estalló el escándalo con los jugadores de rugby, la mayor parte del contenido publicado por este usuario eran memes y críticas de tinte político o comentarios más generales. Sin embargo, a partir del 30 de noviembre, comenzó a tuitear en primera persona, como si efectivamente se tratase del capitán argentino (1 y 2). 

La verdadera cuenta del jugador, @PablitoMatera, verificada por Twitter, fue creada en 2010 pero eliminada en las horas siguientes al escándalo.

El 1 de diciembre, la UAR publicó un tuit en el que destacaban “que la información oficial de la Unión Argentina de Rugby sólo se publica a través de sus canales oficiales”.

Suspensión y marcha atrás

El 2 de diciembre, un día después de la supuesta renuncia viralizada en redes, la institución anunció el levantamiento de la medida disciplinaria contra los tres rugbiers, por considerarla “innecesaria” y restituyó la capitanía a Matera. 

En un comunicado oficial se detalló que en esa fecha los tres jugadores declararon ante la comisión de disciplina de la UAR y “manifestaron su profundo arrepentimiento, reiteraron el pedido de disculpas, ratificaron que no es lo que piensan y que fue un acto imprudente propio de la inmadurez”. Además, se indica que los involucrados expresaron hacerse “plenamente cargo y responsables” de los actos de los que se los acusa y “se pusieron a disposición” para la investigación del proceso disciplinario de la institución que, se aclara, continúa abierto.

A pesar del levantamiento de las sanciones, ni Matera ni los otros dos jugadores estarán en el equipo que el 5 de diciembre enfrentará a la selección australiana en la última fecha del Tri Nations, decisión alcanzada "de común acuerdo entre los dirigentes y los jugadores", según declaró el técnico argentino Mario Ledesma. “Pablo [Matera] no jugará este partido, pero sigue siendo el capitán", aclaró.

En conclusión, Pablo Matera no renunció a la selección argentina de rugby por el escándalo generado a partir de tuits xenófobos publicados hace varios años. En un primer momento fue suspendido por las autoridades de la UAR, que además le retiraron la capitanía, pero dos días después la decisión fue revocada y se le restituyó la capitanía del seleccionado. La supuesta carta de renuncia fue divulgada por una cuenta apócrifa.