McDonald’s dejó de usar hidróxido de amonio en la carne, pero no por una demanda de Jamie Oliver

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas decenas de miles de veces en redes sociales afirman que la cadena de comida rápida McDonald's ha perdido una batalla legal” con el chef británico Jamie Oliver y que a partir de esto ha renunciado a lavar la carne de sus productos con hidróxido de amonio. En realidad, esta historia, que volvió a circular a principios de 2021, se remonta a 2011, y Oliver nunca ha presentado una demanda contra la cadena, que, sin embargo sí ha desistido de este proceso al que sometía la carne.

McDonald’s pierde batalla legal con el chef Jamie Oliver, quien demostró que la comida que venden no es apta para ser ingerida, por ser altamente tóxica. El chef Jamie Oliver justo ha ganado una batalla en contra de la cadena más grande de comida chatarra que existe en el mundo. Una vez que Oliver demostró cómo se hacen las hamburguesas, McDonald’s, la franquiciadora anunció que cambiará la receta”, rezan las publicaciones que circulan en Facebook (1, 2, 3) y sitios web, al menos desde 2013

Las entradas señalan que de acuerdo a Oliver las partes grasosas de la carne se ‘lavan’ con hidróxido de amoníaco [NDLR: de amonio] y luego se usan en la confección de la ‘torta’ de carne para rellenar la hamburguesa” y agregan que “antes de este proceso, de acuerdo con el presentador, ya esa carne no era apta para consumo humano”.

Publicaciones similares circulan en inglés, francés y portugués.

Captura de pantalla realizada el 8 de marzo de 2021 de una publicación en Facebook

En realidad, esta historia data de hace diez años y es en parte falsa. Aunque McDonald's anunció a principios de 2012 que dejaría de utilizar carne lavada con hidróxido de amonio, una mezcla de amoníaco gaseoso y agua, esto no fue como resultado de ninguna demanda presentada por el chef británico.

¿Batalla legal?

El chef británico Jamie Oliver está muy comprometido con la lucha contra la obesidad y la comida basura. En 2011, lanzó el "Food revolution show", una serie de programas en los que aborda las comidas escolares en los comedores estadounidenses y trata de motivar a la sociedad a luchar contra la obesidad.

En abril de 2011, Oliver dedicó uno de los episodios del programa a cuestionar lo que llama la "baba rosa" ("pink glue"): carne picada, elaborada con restos de carne normalmente no comestibles para el ser humano, que es lavada con hidróxido de amonio (en el minuto 3'13 del video) para eliminar las bacterias que pueden causar enfermedades, como la salmonela. 

En la emisión, el chef destacó que el amoníaco es un producto químico que se utiliza, entre otras cosas, para la limpieza del hogar y que los trozos de carne elegidos suelen estar destinados a alimentar animales. "Tomamos un producto que se vendería como comida para perros y después de este proceso, podemos dárselo a los humanos", dice indignado a los 3'31 de la secuencia.

En enero de 2012, McDonald's anunció que desde agosto de 2011 había dejado de usar carne tratada con hidróxido de amonio en sus hamburguesas. La cadena de comida rápida y la compañía Beef Products Incorporated, que suministraba la "carne finamente texturizada" ("finely textured meat", otro nombre para la "baba rosa"), dijeron que la decisión no tenía nada que ver con el programa de Jamie Oliver, según publicó la prensa en aquel momento.

Las cadenas Taco Bell y Burger King también habían tomado una determinación similar a finales de 2011.

El 23 de febrero de 2021, portavoces de Jamie Oliver dijeron a la AFP que el chef británico no había emprendido nunca ninguna acción legal contra McDonald's. 

Por su parte, el 1 de marzo de 2021, McDonald's en Estados Unidos dijo a la AFP: Desde 2011, McDonald's no utiliza carne de res finamente texturizada en sus hamburguesas de carne en todo el mundo. Cualquier noticia reciente que diga que lo estamos haciendo es falsa". 

Jamie Oliver durante la lectura de su libro de cocina "Jamie's Amerika", en Ámsterdam el 21 de octubre de 2009 (Rick Nederstigt / AFP)

“Lavar la carne”

El código alimentario argentino autoriza el uso de hidróxido de amonio como aditivo alimentario, que podrá agregarse a los alimentos para “a) Mantener o mejorar el valor nutritivo. b) Aumentar la estabilidad o capacidad de conservación. c) Incrementar la aceptabilidad de alimentos sanos y genuinos, pero faltos de atractivo. d) Permitir la elaboración económica y en gran escala de alimentos de composición y calidad constante en función del tiempo”.

Un portavoz de SENASA (Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Alimentaria), explicó a AFP Factual que el hidróxido de amonio “es un regulador de acidez, por lo que se podría usar potencialmente en cualquier cosa que necesitara regular la acidez, como productos panificados”, pero aclaró que su uso no está autorizado en carnes.

“Está habilitado como agente de limpieza de superficies, es un antimicrobiano, pero no para carnes, mucho menos para ‘limpiarlas’”, aseveró. “En Argentina, en realidad, si quieren ‘limpiar carne’ usan lavandina [1, 2, 3] pero no deben hacerlo, es ilegal”.

El hidróxido de amonio no aparece en el capítulo sexto del código alimentario, dedicado a los alimentos cárnicos. 

Un niño come una hamburguesa durante el partido de fútbol amistoso, en Buenos Aires, el 29 de mayo de 2018 (Juan Mabromata / AFP)

En Estados Unidos, el hidróxido de amonio, producido por la mezcla de agua y gas amoníaco, ha sido considerado seguro para la salud por la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA), desde la década de 1980. Su uso no está sujeto a ninguna regulación particular. 

En Europa, en cambio, como en Argentina, esta sustancia está autorizada como aditivo alimentario, como se lee en este reglamento del Parlamento Europeo. "A nivel europeo, los aditivos alimentarios están estrictamente regulados, tanto en sus usos como en las cantidades autorizadas. Estas autorizaciones se establecen sobre la base de estudios de riesgo y se actualizan periódicamente", dijo a la AFP un portavoz de la Agencia Federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria (AFSCA) belga. 

Sin embargo, el uso del aditivo hidróxido de amonio en la carne fresca o los preparados de carne "no está autorizado", especificó la AFSCA. De hecho, no hay autorización para este producto en el apartado dedicado a los aditivos alimentarios autorizados en la preparación de la carne. 

“El hidróxido de amonio no puede utilizarse para eliminar la contaminación superficial de productos de origen animal, como la carne", confirmó a la AFP un portavoz del Departamento de Salud y Seguridad Alimentaria de la Comisión Europea. También especificó que los recortes de carne utilizados en la "baba rosa" no pueden en ningún caso "utilizarse como materia prima" para la producción de carne picada y preparados cárnicos, por lo que "incluso sin el uso de hidróxido de amonio, el proceso descrito estaría prohibido en la UE para la producción de hamburguesas".  

Traducción y adaptación