Las fotos de aviones y tanques no respaldan la teoría conspirativa de los “chemtrails”

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Desde mediados de octubre pasado circulan unas fotografías en publicaciones en redes sociales que hacen referencia a la teoría de los “chemtrails”, según la cual las estelas de los aviones visibles en el cielo son el rastro de productos químicos esparcidos deliberadamente por razones secretas. Pero las fotos en realidad muestran una variedad de elementos, desde imágenes que han sido manipuladas, a tanques de lastre que se usan en vuelos de prueba para simular el peso de los pasajeros, hasta artefactos utilizados para provocar precipitaciones de forma artificial. 

Las imágenes fueron compartidas más de 2.000 veces en Facebook (1, 2 y 3). “Así fue como ocasionaron la guerra biológica! despierten!!! nos fumigan todo el tiempo!!! #bastadechemtrails #noaldeepstate #StopChemtrails #OMScorrupta #farmafia”, se lee en una de las entradas.

Captura de pantalla realizada el 29 de octubre de 2020 de una publicación en Facebook

Publicaciones similares también circulan en francés, portugués y alemán

La teoría conspirativa de los “chemtrails”, también conocida como de “polvo inteligente”, asegura que las estelas blancas que dejan los aviones en pleno vuelo contienen químicos tóxicos que se arrojan desde el aire con diversos fines secretos: esterilización, control mental, reducción de la población o control del clima.

El Grupo Keith de la Universidad de Harvard, dedicado a la investigación en ciencia, tecnología climática y geoingeniería, publicó un artículo sobre esa teoría, concluyendo que carece de fundamento y que desplegar un programa de esas características a gran escala no podría ocultarse. 

La Revista Nuevo Hospital del Complejo Asistencial Zamora, en España, también publicó en su edición de junio de 2018 un estudio acerca de estas conspiraciones. En él se admite que la aviación puede tener un impacto sobre el medio ambiente a causa de la combustión emitida por las turbinas, pero el estudio explica que las estelas que dejan los aviones están compuestas por vapor de agua condensado y productos de combustión, y señala que muchas de las conspiraciones tienen que ver con una mala comprensión de investigaciones meteorológicas realizadas en distintos puntos de España.

A diferencia de lo que aseguran las publicaciones en redes sociales, las fotografías viralizadas no son evidencia para respaldar estas teorías.

1. ¿Estelas tóxicas?

Entre las imágenes viralizadas, se incluyen dos fotografías (1 y 2) de estelas blancas.

Como explica el artículo de la Revista Nuevo Hospital, “los aviones comerciales dejan a su paso por los cielos que surcan, en determinadas condiciones atmosféricas, un rastro blanco fruto del vapor de agua súbitamente condensado por las bajas temperaturas de la atmósfera a esas altitudes y que es expelido junto con otros productos de la combustión por sus motores”. Se trata de un fenómeno denominado “estela de condensación”.

La comunidad científica no acepta la existencia de las estelas químicas, considerando que se trata de estelas de condensación, o de cirros [NDLR: un tipo de nubes]. No encontramos en la literatura científica referencias a las estelas químicas, salvo algunas muy recientes que analizan el fenómeno en sí mismo desde el punto de vista de la psicología social pero rechazando su contenido”, señalan los autores del artículo.

En septiembre de 2000, la Agencia de Protección del Medio Ambiente (EPA), la Administración Federal de Aviación (FAA), la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio (NASA) y la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA) de Estados Unidos publicaron una declaración en respuesta a “múltiples solicitudes” recibidas sobre este tema. 

En ella, detallan cómo se forman estas estelas,nubes en forma de línea compuestas de partículas congeladas”, y de qué condiciones depende que permanezcan más o menos tiempo en el firmamento. Si bien reconocen su impacto negativo en la atmósfera, señalan que “no representan una amenaza directa a la salud pública” y que “se evaporan cuando las condiciones atmosféricas locales se vuelven lo suficientemente secas” para permitirlo.

2. Los tanques azules

Otras fotos muestran a la canciller alemana, Angela Merkel, revisando unos grandes tanques azules. 

Una de estas fotografías se publicó originalmente en el sitio oficial del Gobierno alemán en mayo de 2014, y fue presentada como una visita de la canciller a un Airbus A350 en el Salón Aeronáutico de Berlín.

Comparación realizada el 29 de octubre de 2020 de una publicación en Facebook (izquierda) y de una captura de pantalla del sitio bundesregierung.de

Los tanques que se ven en las fotos no son nada inusual: son tanques de lastre utilizados durante los vuelos de prueba, como se explica en el sitio especializado Aero.de, en un artículo sobre la visita de Merkel en 2014.

"Estos ballasts [lastres] fijos permiten representar cargas típicas, escenarios típicos que podrían verse en las operaciones de las aerolíneas", explica a partir del minuto 2:30 de un video un ingeniero de pruebas de vuelo del grupo canadiense Bombardier Transportation.

"Durante los vuelos de prueba, cuando el avión está completamente vacío, se simula el peso de los pasajeros y los asientos, sustituyéndolos por grandes tanques llenos de agua", explicó a la AFP Xavier Tytelman, consultor de seguridad aérea.

"El objetivo es poder distribuir la carga y modificar el centro de gravedad del avión como si se tratase de pasajeros reales", dijo. "Si pones un equipo de rugby en la parte de atrás de un avión, tienes que comprobar que no afecta a la seguridad del vuelo. ¡Y es mejor verificar esto con lastres que con pasajeros reales!", añadió.

La existencia de estos tanques de lastre está ampliamente documentada, como se muestra en estas fotos de la agencia Getty (1 y 2) y otras disponibles en el banco de imágenes Alamy (1 y 2).

Una foto que muestra al presidente estadounidense, Donald Trump, en un Boeing Dreamliner cargado con tanques similares fue publicada en Twitter en febrero de 2017 por el encargado de redes sociales de la Casa Blanca. 

3. Más tanques 

Otras imágenes muestran otros tanques sin dar mayores explicaciones.

Una de ellas refleja una estructura tubular y una serie de tanques. Una búsqueda inversa en Google reveló que en realidad corresponde a un área reservada a tanques de almacenamiento de combustible dentro de una estación en la Antártida. La foto fue originalmente publicada en 2012 en un blog sobre la vida en el continente blanco.

Comparación realizada el 30 de octubre de 2020 con una publicación de Facebook (izquierda) y la fotografía publicada en un blog en 2012

Otra de las fotos de este tipo en realidad data al menos de 2011 y muestra cuatro grandes tanques de líquido dispersante de petróleo a bordo de una aeronave DC-4.

Comparación realizada el 30 de octubre de 2020 con una publicación de Facebook (izquierda) y la fotografía publicada en 2011 en el portal semissourian.com

4. Un escudo irónico

Otras fotografías incluidas en las publicaciones virales en Facebook muestran a pilotos de aerolíneas y dos hombres con uniformes del Ejército de Estados Unidos con un escudo que reza #TEAMCHEMTRAIL (Equipo Chemtrail).

Capturas de pantalla realizadas el 30 de octubre de 2020 de un álbum publicado en Facebook

El escudo en realidad fue publicado y puesto a la venta por primera vez en un sitio web actualmente inactivo, a modo de burla. “Estamos constantemente trabajando duro para traerles nuevas y mejores formas de iluminar y asustar a todos los teóricos de la conspiración”, se lee en la sección “quiénes somos” del sitio.

"Este parche fue creado originalmente por pilotos estadounidenses en respuesta a la teoría de la conspiración de forma satírica", dijo a la AFP uno de los administradores de la cuenta alemana de Twitter @TeamChemtrail, creada en 2011, que también se mofa de la teoría.

5. El tablero de control

Otra de las fotos viralizadas muestra un tablero de control de un avión con la inscripción “chemtrails”. Pero la foto es un montaje.

Un piloto de avión explicó en 2015 que él fue el creador de este fotomontaje. Había publicado una foto de mejor calidad, presentada como el original, que mostraba la inscripción "APU" (por "Auxiliar power unit") en lugar de "Chemtrails", en un Boeing 737.

Comparación realizada el 30 de octubre de 2020 entre una publicación en Facebook (izquierda) y la foto original del tablero publicada en el foro Metabunk.org

Otras fotos y videos, así como un manual de usuario, muestran el mismo símbolo "APU" ubicado en el mismo lugar en los paneles de instrumentos del avión.

 6. Siembra de nubes

Otras imágenes incluidas en las entradas virales en realidad están relacionadas con operaciones de “siembra de nubes”, una vieja técnica mediante la cual se rocía las nubes con partículas en forma de aerosol o polvo de cloruro de sodio o yoduro de plata para provocar precipitaciones.

En una de ellas se aprecia a un par de operarios maniobrando tanques cerca de un avión. La fotografía en realidad data de 2014, como se puede ver en este video, y muestra una operación de “siembra de nubes" en Malasia llevada adelante por las autoridades de ese país. 

Comparación realizada el 30 de octubre de 2020 con una publicación de Facebook (izquierda) y la captura de un video de YouTube publicado en 2014

“La siembra de nubes utiliza una aeronave que lleva cuatro tanques de 1.000 litros de solución de cloruro de sodio. La solución se rocía en la base de las nubes seleccionadas, se lee en la descripción del video.

El gobierno malayo ha realizado estas operaciones en numerosas oportunidades. 

Otra imagen muestra lo que aparenta ser una especie de armamento montado en un avión.

Una búsqueda inversa en Google permitió dar con un sitio web ahora inactivo en el que se indicaba que se trataba de parte de una aeronave estadounidense N7805P, que aparece registrada ante las autoridades de ese país a nombre del “Distrito 1 de Gestión de Aguas Subterráneas del Oeste de Kansas”.

Una búsqueda del término “N7805P” remite al sitio web de la compañía de aviación estadounidense Aero Systems, que, entre otros servicios, ofrece operaciones de modificación climática. Consultado por AFP Factual, un portavoz de la empresa reconoció la aeronave, que, detalló, “estuvo en las instalaciones de la empresa para modificaciones especializadas” y confirmó que la fotografía viralizada corresponde a un “generador de semillas de yoduro de plata E-16, que se instala bajo las puntas de las alas de este tipo de aeronaves”.

7. Patentes

Otras imágenes incluyen detalle de artefactos y aeronaves diseñados para dispersar partículas en aerosol, pero no brindan ninguna explicación que respalde la teoría de los “chemtrails”, es decir, ninguna evidencia de que estos son utilizados para dispersar elementos tóxicos.

Una de estas imágenes incluye una captura de pantalla de una patente de un dispensador de aerosol centrífugo “capaz de dispersar una nube de material particulado de aerosol en una configuración geométrica predeterminada”.

En la descripción provista en la misma patente se señala que estos artefactos pueden ser utilizados para una variedad de fines: para dificultar la detección de blancos por parte de radares o para mejorar las comunicaciones por radio, entre otras.

Otra imagen muestra un dibujo técnico que forma parte de una patente para “la supresión aérea de incendios que utiliza un sistema de dispersión de productos químicos portátiles retardantes del fuego” para aplicar sobre focos forestales o de pastizales, y adaptable a diversas marcas de aeronaves.

En la patente se detalla que el sistema “puede utilizarse para combatir incendios, descontaminación química, modificación del clima y para tratar la contaminación por derrames de petróleo, entre otros usos”.

En conclusión, el conjunto de casi una veintena de fotografías viralizadas en publicaciones que aseguran que son “pruebas” que confirman la teoría de los “chemtrails” en realidad corresponden a diversos artefactos, como dispositivos para manipular el clima, tanques de almacenamiento de combustible y de lastre. También muestran un escudo diseñado por pilotos que buscaban precisamente burlarse de quienes creen en estas teorías conspirativas e incluyen un fotomontaje de un tablero de control de un avión. Ninguna de ellas prueba la existencia de estelas químicas nocivas lanzadas desde el aire.

EDIT 2/11: Agrega firma
Rémi Banet
 
Thomas Saint-Cricq