La imagen de Videla y Hebe de Bonafini con un perro es un montaje

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Una imagen en blanco y negro que muestra a Jorge Rafael Videla, exdictador argentino (1976-1978), junto a la líder de la asociación Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, y un perro fue compartida más de 15.500 veces al menos desde septiembre de 2020 en redes sociales. Pero la imagen no es auténtica, sino un montaje hecho a partir de dos fotos.

La imagen circula en Facebook (1, 2) y Twitter (1, 2). El siguiente texto se incluye dentro de ella en algunos casos y en otros está en la publicación: “MIREN QUE FOTIS APARECIÓ POR AHI....SI LA VIEJA DEL PAÑAL BLANCO REGALANDOLE UN PERRITO AL Tte. GENERAL....jajajajjajajajaaja vieja hija de pu...a (sic)”.

 

Captura de pantalla realizada el 29 de marzo de 2021 de una publicación en Facebook

 

 

Una búsqueda inversa de la imagen en Google revela que en realidad es un montaje hecho a partir de dos fotografías. 

La primera figura en un artículo publicado en 2018 sobre el Mundial de Fútbol de 1978 en Argentina. “El capitán de Argentina, Daniel Passarella (derecha), recibe el trofeo de manos del general Jorge Rafael Videla (centro) tras el partido de la final de la Copa del Mundo contra Holanda en el Estadio Monumental de Buenos Aires, Argentina, el 25 de junio de 1978. (UPI EGGITT / UPI / DPA)”, se detalla. 

Fuentes de la agencia alemana DPA confirmaron a AFP Factual: Efectivamente, esta foto está en nuestro archivo, pero con crédito a la desaparecida agencia UPI”.

La segunda, publicada por la Asociación Madres de Plaza de Mayo el 27 de mayo de 2016, fue tomada tras una audiencia de la titular de la organización humanitaria con el papa Francisco. De ese encuentro se tomaron varias fotografías similares (1, 2, 3).

Comparación realizada el 30 de marzo de 2021 de una publicación en Facebook (I) y las fotografías originales de la agencia UPI y de Madres de Plaza de Mayo

Hebe de Bonafini, de 92 años, lidera la organización que busca a sus hijos desaparecidos durante la dictadura militar (1976-1983). En su caso tiene a sus dos hijos y a su nuera desaparecidos.

Videla falleció en 2013, a los 87 años, en una cárcel civil donde cumplía dos condenas a cadena perpetua y otra a 50 años, por crímenes de lesa humanidad, desapariciones, ejecuciones, torturas y sustracción de bebés que eran hijos de prisioneros políticos.