Inconsistencias en la versión oficial del atentado con coche bomba en Colombia

La versión oficial del atentado del 17 de enero que dejó 21 muertos en una academia policial de Colombia tiene inconsistencias. El relato ministerial de este ataque reivindicado por el ELN  no coincide con lo que muestran las grabaciones filtradas de los hechos, ni la propia Fiscalía. En adelante lo que la AFP pudo verificar:

Un día después del atentado a la principal escuela de policías del país, el fiscal, Néstor Humberto Martínez, y el ministro de Defensa, Guillermo Botero, brindaron una rueda de prensa en la sede presidencial. Ambos coincidieron en que una camioneta con 80 kilos de pentolita entró a la instalación y estalló, matando a 21 estudiantes y al agresor.

El ataque, reivindicado cuatro días después por el ELN,  determinó que el presidente de Colombia, Iván Duque, pusiera fin a los diálogos de paz con la última guerrilla de Colombia tras el desarme de las FARC en 2017.

En la comparecencia, Botero aseguró que una camioneta Nissan gris modelo 1993 ingresó "a toda velocidad" a la escuela, donde fue "detectada" por el personal de seguridad de la institución, que alertó a los demás guardias "inmediatamente".

Captura de pantalla hecha el 23 de enero de 2019 del video publicado en el canal de YouTube de la Presidencia de Colombia

Según Botero, la camioneta se "aprovecha" de la apertura de una puerta para vehículos de carga e ingresa de forma "brusca" y "sin respetar a los guardias de seguridad".

Por su parte la policía, en un comunicado la noche del atentado, sostuvo que la camioneta "ingresó de manera violenta", y según iba manejada por un hombre que identificaron como José Aldemar Rojas Rodríguez.

El ingreso

Estas declaraciones se contradicen con imágenes e información presentadas antes por el fiscal en rueda de prensa. Lo dicho por Martínez deja además dudas sobre la reacción policial al advertir la presencia del carro.

A esto se suma que varias filtraciones de videos de las cámaras de seguridad en la escuela muestran que el desarrollo de los instantes previos a la detonación no coincide con la versión de las autoridades .   

Martínez acompañó su intervención de una línea del tiempo que reconstruye el recorrido de la camioneta por la academia a partir de capturas de imágenes de cámaras y la hora en la que fueron tomadas.

Captura de pantalla hecha el 23 de enero de 2019 del video publicado en el canal de YouTube de la Presidencia de Colombia

Según esta cronología, el vehículo ingresó a las 9H29 locales y fue captado 39 segundos después en un punto dentro de la academia que se conoce como Avenida del Trabajo, donde pasó junto a dos grupos de unos cien uniformados.

Botero dijo que el coche ingresó a "toda velocidad", pero en un video divulgado el 22 de enero por Noticias Caracol se ve a la camioneta recorriendo la Avenida del Trabajo, segundos después de ingresar a la instalación, a una velocidad moderada.

Incluso pasa al lado de los uniformados y éstos no se inmutan, pese a que según Botero el vehículo entró "bruscamente". Su versión de que la camioneta ingresó "a toda velocidad" no se condice con las imágenes.

Velocidad de F1

Además, los videos filtrados posteriormente también contradicen la cronología elaborada por la Fiscalía, pues muestran otros lugares donde el vehículo fue captado por las cámaras de la academia y la hora exacta en la que fue registrado.

Mapa con la versión oficial del atentado con coche bomba del 17 de enero en Bogotá. Nicolás Ramallo / AFP

Ocho segundos después de aparecer frente a los uniformados en la Avenida del Trabajo, la camioneta pasó frente al parqueadero del Casino de Oficiales que, según imágenes satelitales, la AFP estimó que está a 300 metros del último punto donde fue captada en cámara.

De ser correcta la información presentada por la Fiscalía durante la rueda de prensa, la camioneta debió recorrer este segundo trayecto a un promedio de 135 km/h. Sin embargo, en el video de Noticias Caracol, para este tramo, se ve que la camioneta sigue andando a una velocidad bastante moderada.

Algo más increíble sucede con el último desplazamiento del vehículo, según la cronología presentada por el fiscal. 

Tras tener un intercambio con el vigilante de la garita norte de la escuela, el conductor de la camioneta regresa hasta la intersección que acaba de cruzar, gira a la izquierda y es registrado dos segundos después por una cámara en la Avenida Chile (dentro de la academia), a 200 metros de donde comenzó a andar en reversa.

Captura de pantalla hecha el 23 de enero de 2019 de un boletín de prensa difundido por la Fiscalía de Colombia

De ser correcta esta información, la vieja Nissan de 1993 habría recorrido este tramo a una velocidad promedio de 360 km/h. A modo de comparación, el colombiano Juan Pablo Montoya estableció en 2005 una velocidad récord en Fórmula Uno de 372 km/h.

Sin embargo, otra vez un video de Noticias Caracol muestra al vehículo avanzando lentamente por la Avenida Chile.  

Tiempos descuadrados

La cronología también deja dudas sobre la hora de ingreso de la camioneta y la detonación de la bomba. La Fiscalía afirma que fue registrada por las cámaras de seguridad por última vez en la Avenida Chile a las 9H29 con 52 segundos. En rueda de prensa, Botero ubicó el punto de la detonación a 100 metros de ese lugar.

Sin embargo, Martínez aseguró que la bomba explotó a las 9H32, lo cual implicaría que la camioneta pasó poco más de dos minutos sin ser registrada por las cámaras antes de explotar y dentro de la institución, donde el personal supuestamente ya estaba alertado.

Consultado por la AFP sobre las inconsistencias, el jefe de prensa del ente acusador descartó algún error y aseguró que la línea del tiempo "se hizo con base en la información aportada por el ministerio de Defensa".

Horas después de la comparencia, dos noticieros -Red Más Noticias y Noticias Uno- cuestionaron la versión ofrecida por las autoridades.

Red Más Noticias criticó que la camioneta pasara al lado de uniformados sin que estos reaccionaran ante un vehículo que segundos atrás supuestamente había ingresado bruscamente a la academia.

Noticias Uno, en tanto, señaló que la puerta por donde entró la Nissan estaba dañada, es decir, ingresó "sin obstáculos", dado que ésta permanecía abierta.

En respuesta a estos cuestionamientos, el ministro Botero aseguró a Caracol Noticias que "habrá una investigación interna".

Martínez, por su parte, reafirmó luego en rueda de prensa que el carro “entró de manera forzada" y que "justo en el momento en que entra la camioneta, no había un enfoque (de las cámaras de seguridad) sobre la puerta".

El fiscal sostuvo también que se indaga la seguridad interna de la academia.

Una vez analizadas las imágenes satelitales y los videos que se filtraron después de la versión presentada por la Fiscalía y el ministerio de Defensa, podemos concluir que la versión de las autoridades no corresponde a los hechos que precedieron la explosión del coche bomba.