La valla que pide una vacuna de refuerzo en Nueva Zelanda para “tener libertades” es un montaje

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Un cartel con la imagen de la primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, en el que invita a recibir “un refuerzo de Navidad”, en referencia a las vacunas contra el nuevo coronavirus, ha sido compartido por decenas de usuarios en redes sociales desde el 8 de diciembre de 2021. El mensaje de la valla, con el logotipo del Partido Laborista, al que pertenece Ardern, afirma en inglés que cada dosis de refuerzo “proporciona hasta seis meses de libertades”. Pero la imagen fue manipulada a partir de una publicidad electoral para los comicios generales en ese país en octubre de 2020.

"¡Recuerde reservar su refuerzo de Navidad! ¡Cada refuerzo le da a usted seis meses de LIBERTADES!”, traduce este usuario en Facebook. “Sin vacuna no hay trabajo ni ayudas”, sigue este mensaje junto a la imagen, también difundida en Twitter.

El cartel y afirmaciones similares circulan en inglés, rumano, italiano, portugués y macedonio.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 13 de diciembre de 2021

La imagen fue manipulada

Mediante una búsqueda inversa en Google de la fotografía viralizada, el equipo de verificación de la AFP encontró una versión sin alteraciones de la valla en una página de publicidad electoral de Nueva Zelanda, que ubica el cartel del Partido Laborista en la Elección General de 2020.

En esta comparación realizada por la AFP pueden verse las diferencias entre las dos imágenes:

El 17 de octubre de 2020, Nueva Zelanda celebró comicios generales en los que ganó el Partido Laborista de Ardern. La formación había utilizado como lema de campaña"Let's Keep Moving" (“Sigamos adelante”), el que aparece en el cartel de la web sobre publicidad electoral y en otras fotografías en ese momento:

La primera ministra neozelandesa, Jacinda Ardern, después de la victoria electoral del Partido Laborista en Auckland, Nueva Zelanda, el 17 de octubre de 2020 ( AFP / Michael Bradley)

La campaña electoral de 2020 en Nueva Zelanda se inició meses antes de que las vacunas anticovid estuvieran disponibles en el país. La vacunación comenzó en febrero de 2021.

Un portavoz de la oficina de la primera ministra confirmó el 12 de diciembre de 2021 a la AFP que el cartel sobre un “refuerzo de Navidad” o “seis meses de libertades” es “falso”. La AFP no halló tampoco registros que vinculen la formación laborista con esas palabras clave o alguna invitación de ese tipo.

Las dosis de refuerzo

El cartel de Ardern se viralizó mientras varios países del mundo se plantean una dosis de refuerzo de las vacunas contra el coronavirus para aumentar la inmunidad frente al virus, sobre todo tras aparecer una nueva variante, ómicron.

El 25 de noviembre de 2021, la Comisión Europea propuso actualizar las normas de libre circulación de personas en la Unión Europea (UE), permitiéndose solamente para aquellos que hayan recibido la inoculación extra.

Por ejemplo en España, con una tasa de vacunación del 89,5% de la población diana a 10 de diciembre, las autoridades regionales estudian implantar el pasaporte covid para frenar un nuevo aumento de casos de coronavirus, aunque hay reticencias. La tercera dosis, de momento, está aprobada a nivel estatal para los mayores de 60 años.

Vacunación obligatoria y refuerzo en Nueva Zelanda

Entre las frases de la valla viral figura “No Jab No Job” (“Sin vacuna no hay trabajo”), que puede referirse a las estrictas normas de Nueva Zelanda, donde es obligatoria la vacunación contra el covid-19 para los trabajadores de ciertos sectores y negocios, como en la educación, el área sanitaria o el sector servicios. Aquí puede consultarse el listado completo de puestos de trabajo donde es necesaria la inoculación.

Según el Ministerio de Sanidad neozelandés, “cualquier persona mayor de 18 años puede ser elegible para recibir una dosis de la vacuna seis meses después de que haya completado su ciclo de vacunación primaria”. Tendrán prioridad los trabajadores sanitarios y fronterizos, así como las personas inmunodeprimidas y residentes en hogares para la tercera edad.

“Las dosis de refuerzo no serán obligatorias (...) para tener el certificado de vacunación utilizado para entrar a eventos, gimnasios, iglesias, peluquerías y otros servicios y lugares”, aclara el ministerio.

Traducción y adaptación
COVID-19 VACUNAS