Trabajadores desinfectan el hemiciclo del Parlamento Europeo antes de una sesión plenaria, el 13 de mayo de 2020 en Bruselas ( AFP / Aris Oikonomou)

Resolución sobre fondo para víctimas de vacunas anticovid no fue aprobada por la Eurocámara

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Varias páginas webs y cientos de usuarios comparten en redes sociales desde el 31 de octubre de 2021 la afirmación de que el Parlamento Europeo creó o aprobó un fondo de compensación para las personas con reacciones adversas a la vacuna contra el covid-19. También mencionan la muerte de 5.000 personas en Europa por esos inmunizantes. Ambas informaciones proceden de una propuesta de resolución presentada por una eurodiputada, que no fue aprobada y que no tendrá seguimiento en la cámara, señaló la institución a la AFP. El dato de las muertes procede de informes donde se advierte que no confirman un vínculo entre vacunas y fallecimientos.

Esta página afirma: “La Unión Europea crea fondo de compensación para las víctimas de las vacunas de COVID-19”, al igual que esta entrada, que afirma que el Parlamento Europeo “ha creado un fondo para indemnizar a las cientos de miles de personas que han sufrido los efectos secundarios a causa de las vacunas”.

La información también fue compartida en redes sociales, con un enlace a la propuesta. Esta entrada destaca el dato atribuido a la EMA, quien ya tendría “catalogados alrededor de un millón de casos de reacciones adversas” tras las vacunas y 5.000 fallecimientos “por la inoculación”. La información de la propuesta europea y el dato de los fallecidos por la vacuna circularon en Facebook, Twitter y Telegram.

La propuesta, atribuyendo la iniciativa a la Unión Europea (UE) o al Parlamento Europeo, circuló también en francés (1), inglés y portugués (1).

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 8 de noviembre de 2021

El enlace y la captura de pantalla que comparten los usuarios es una propuesta de resolución del 23 de septiembre de 2021 “sobre la creación de un fondo europeo de compensación para las víctimas de las vacunas contra la COVID-19”, presentada por la eurodiputada Virginie Joron, del grupo parlamentario Identidad y Democracia. El punto C de la propuesta arroja la cifra de 5.000 personas para las que “la vacunación contra la COVID-19 ha tenido un desenlace mortal” y cita como fuente la Agencia Europea de Medicamentos.

La iniciativa de Joron se presentó en base al artículo 143 del Reglamento del Parlamento Europeo, que establece que cualquier diputado podrá presentar una propuesta de resolución sobre un tema del ámbito de la UE, pero el texto no podrá “tratar sobre un asunto que sea objeto de otro procedimiento en curso en el Parlamento”. “La propuesta de resolución se presentará al presidente, que comprobará si cumple los criterios aplicables”, si es así, el presidente “la remitirá a la comisión competente”.

Después, la comisión designada decide si darle seguimiento o no. En este caso, la propuesta viralizada se remitió a la comisión de Medio Ambiente, Salud Pública y Seguridad Alimentaria, también llamada ENVI. Los coordinadores de la comisión pueden “unir la propuesta de resolución a otras propuestas de resolución o informes”, “adoptar una opinión”, “establecer un informe” o “decidir no darle seguimiento a la propuesta de resolución”.

El servicio de prensa del Parlamento Europeo explicó el 8 de noviembre de 2021 a AFP Factual que “toda propuesta de resolución que cumpla los requisitos establecidos (...) es declarada admisible y publicada en la web” del Parlamento.

“Los coordinadores de la comisión de Medio Ambiente acordaron en su reunión del 27 de octubre no darle seguimiento”, a la propuesta de Joron, comunicó la fuente europarlamentaria a AFP Factual. Las decisiones de los coordinadores son transmitidas por escrito a los eurodiputados de la comisión

La propia Joron dijo tanto en Facebook como en Twitter que su propuesta no sería debatida en el hemiciclo.

“El próximo 18 de noviembre la decisión de los coordinadores debe ser confirmada por la comisión en su conjunto”, aclaró la fuente europea. El Reglamento del Parlamento Europeo establece que la comisión parlamentaria no puede delegar en los coordinadores la toma de decisiones sobre propuestas de resolución, entre otras cosas.

La fuente parlamentaria explicó a la AFP que, teóricamente, sería posible una decisión contraria a la decisión de los coordinadores, pero es poco probable que la adopten, dado que ningún grupo político, representados en esos delegados, estaba a favor de la propuesta de Joron. Por otra parte, aunque la comisión ENVI optase por contradecir a los coordinadores, la propuesta de texto legislativo debería ser debatida y votada en la Eurocámara, y ser aprobada para convertirse en una resolución parlamentaria.

En última instancia, sería la Comisión Europea la que decidiría seguir adelante o no con la resolución, transformándola en propuesta legislativa, que sería enviada de nuevo al Parlamento para su debate.

La cifra de 5.000 muertos por las vacunas

AFP Factual encontró las cifras referidas a muertes proporcionadas por Joron en informes que reportan decesos ocurridos como consecuencia de posibles efectos secundarios de la aplicación de cuatro vacunas (Pfizer, AstraZeneca, Moderna, Janssen) con los datos registrados por el Comité de Evaluación de Riesgos de Farmacovigilancia (PRAC, por sus siglas en inglés).

Todos los informes incluyen el párrafo aclaratorio: “Estos informes describen efectos secundarios sospechosos en individuos, es decir, eventos médicos observados tras el uso de una vacuna. El hecho de que alguien haya tenido un problema médico o fallecido después de la vacunación no significa necesariamente que esto fuera causado por la vacuna. Puede haber ocurrido, por ejemplo, por problemas de salud no relacionados con la vacunación”.

Los informes no hablan de muertes totales reportadas en personas vacunadas, sino de casos reportados como posibles efectos secundarios que condujeron a un “desenlace fatal” para cada tipo de reacción. Concluir que esa cifra se refiere al total de personas muertas es engañoso, explicó la EMA a la AFP en abril de 2021. “Es importante tener en cuenta que una declaración de efecto secundario puede tener más de una reacción posible, y que las reacciones se clasifican en grupos diferentes. Por tanto, la suma del número de casos mortales por grupo de reacciones no dará jamás el número total de casos mortales”, expuso la agencia, poniendo como ejemplo un paciente que hubiese sufrido vómitos y dolor de cabeza tras la vacunación. Este paciente será “contabilizado en el grupo de reacciones gastro-intestinales y en el grupo de afecciones del sistema nervioso”, por lo que aparecería dos veces el mismo paciente en los grupos.

El mismo razonamiento se aplica al “millón de casos de efectos indeseados” argumentados por la eurodiputada, aunque entre ellos sí puedan estar reacciones asociadas a las vacunas tras un examen exhaustivo de las autoridades sanitarias.

Un muñeco junto a un vial de la vacuna de AstraZeneca contra el covid-19, en París el 11 de marzo de 2021 ( AFP / Joel Saget)

Por otro lado, la Agencia Europea de Medicamentos (EMA) dispone del sistema Eudravigilance para el control de las reacciones adversas que puedan provocar los medicamentos aprobados en la UE. La base de datos europea explica en su web que la información “se refiere a presuntos efectos secundarios, es decir, a acontecimientos médicos observados tras el uso de un medicamento, pero que no necesariamente están relacionados con el medicamento o producidos por él”. “La información sobre los presuntos efectos secundarios no debe interpretarse como que el medicamento o el principio activo producen el efecto observado ni como que su uso no es seguro”, dice.

El sistema recibe aportaciones de médicos o particulares que registran los efectos secundarios que potencialmente pueden ser de las vacunas, por aparecer después de una de las dosis. Después, las autoridades de farmacovigilancia investigan si hay un vínculo o no de los efectos con la inoculación.

La base de datos “no refleja confirmación alguna de un posible vínculo entre el medicamento y el efecto o efectos observados”, dice la página. “La información de esta web se refiere a posibles asociaciones que reflejan las observaciones y opiniones de la persona que envía el informe. Dentro de la vigilancia de los beneficios y riesgos de un medicamento se incluye una evaluación científica de una relación causa-efecto entre el medicamento y el efecto; esta evaluación tiene en cuenta muchos otros factores, como la enfermedad y el historial del paciente”.

Un programa de indemnización de la OMS

La Organización Mundial de la Salud (OMS) anunció en febrero de 2021 la creación de un programa de indemnización por lesiones debidas a las vacunas contra el covid-19, al que pueden aspirar los habitantes de 92 países de ingresos bajos o medios. Entre estos países no figura ninguno de los miembros de la UE, como puede comprobarse en la lista al final de este documento.

COVID-19 VACUNAS