El estudio alemán que detectó óxido de grafeno no analizó agua de Andalucía, sino cosméticos

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Una imagen de un “Informe Diagnóstico de Agua” se ha compartido más de 1.000 veces al menos desde el pasado 26 de agosto. El presunto certificado, firmado por un centro alemán llamado Scheller, no es un “análisis de una muestra de agua del grifo de la provincia de Huelva”, como afirman las publicaciones que lo difunden en redes sociales, sino una evaluación privada de unos cosméticos para un cliente español, según sus autores. El Ministerio de Sanidad español realiza controles regulares de calidad y seguridad del agua en el territorio nacional y registra los datos en el Sistema de Información Nacional de Aguas de Consumo (SINAC). 

“ANALISIS DE UNA MUESTRA DE AGUA DEL GRIFO DE LA PROVINCIA DE HUELVA. OXIDO DE GRAFENO TAMBIÉN EN EL AGUA. PAGARÁ ALGUIEN EL ENVENENAMIENTO DE TODOS?”, se lee en una publicación en redes sociales. La misma imagen junto a la afirmación de que se analiza el “agua potable” ha sido compartida en Facebook, en Telegram y en Twitter

También se difundió una grabación de 2’ 39” de duración en la que un hombre afirma haber recibido “un mensaje de la doctora que llevaba el estudio de los análisis del agua potable en el condado de Huelva”. El protagonista del vídeo (cuyas afirmaciones ya fueron verificadas por AFP Factual) lee los resultados y muestra extractos de la misma imagen que circula en redes, antes de sentenciar: “Confirmado: el agua potable lleva óxido de grafeno”

Contenido similar circula en francés, croata y holandés.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 2 de septiembre de 2021

¿Qué analiza el estudio?

El estudio, fechado el 24 de agosto de 2021, va firmado por “Holistic Healing Institut Medizinischer Forschung Scheller”. Una búsqueda en Google condujo a un sitio web en el que se muestra la misma dirección en Alemania (Rossittenstr. 15 78315 Radolfzell am Bodensee) que aparece en el documento que se difunde en redes.

Según la descripción del sitio web en alemán, es un centro de “sanación holística” y un “laboratorio de análisis radiónico y microscópico de campo oscuro”. Con sus estudios pretenden analizar “la calidad de la sangre” ya que, dicen, “Si el entorno sanguíneo no está en equilibrio, se desarrollan síntomas y enfermedades”. Su objetivo es “devolver el equilibrio al entorno sanguíneo”, detallan.

Consultada por la AFP, la portavoz del instituto Scheller reconoció que el documento lo elaboró dicha institución e “iba dirigido a un cliente español, quien, desafortunadamente, lo hizo público en internet”. “Sin embargo, no se testeó agua, como dicen las publicaciones, sino cosméticos”, aclaró la vocera. Además, “era una tarea privada y una prueba energética radiónica”. Este servicio “se ocupa de los campos de energía sutiles y sus efectos sobre el cuerpo orgánico”, explican en un apartado de su web, sin aportar bases científicas.

Una fuente en la Plaza Stalingrad en París, el 25 de junio de 2019 ( AFP / Kenzo Tribouillard)

Óxido de grafeno

El óxido de grafeno al que aluden las publicaciones es un derivado del grafeno, un nanomaterial con múltiples usos. Pero es una sustancia diferente, como explicó a la AFP en julio de 2021 Yoni Hillen, de la Junta de Evaluación de Medicamentos holandesa (CBG-MEB): “El óxido de grafeno es un derivado del grafeno y es una forma más soluble. Actualmente se investiga la aplicación en medicina del óxido de grafeno con varios objetivos”.

Maurizio Prato, encargado de Salud y Medio Ambiente en la plataforma europea Graphene Flagship, dijo a la AFP el mismo mes que se trata de “una sustancia que puede tener hasta un 50-60% de oxígeno. La presencia de los átomos de oxígeno lleva a una estructura muy diferente a la del grafeno, que ha sido utilizado en baterías, sensores, tinta y más”.

La página de Flagship indica que “estudios iniciales sugieren que el grafeno es seguro para una exposición ocupacional a largo plazo, pero se debe evitar la inhalación de óxido de grafeno, dependiendo del tamaño de las partículas”.

Este compuesto ya fue objeto de desinformación verificada (1) por la AFP. 

El control de calidad del agua en España

Pese a que en el documento no se detalla de dónde proviene la muestra, ni se da información sobre la metodología que se ha seguido, algunos usuarios (1, 2) ubican este supuesto análisis en distintas provincias de Andalucía, España.

El organismo encargado de recopilar información sobre “las características de los abastecimientos y la calidad del agua de consumo humano” en España es el Sistema de Información Nacional de Agua de Consumo (SINAC).

Su objetivo principal es “identificar en el ámbito local, autonómico y nacional la calidad del agua de consumo humano mediante la carga de información sobre zonas de abastecimiento, captaciones, plantas de tratamiento, depósitos, cisternas de transporte, redes de distribución, laboratorios de control, inspecciones sanitarias en los abastecimientos y calidad del agua de consumo humano, con el fin de prevenir los posibles riesgos para la salud derivados de la posible contaminación del agua de consumo”, explicaron portavoces de SINAC a AFP Factual.

Los criterios sanitarios de la calidad del agua de consumo humano están regulados por el Real Decreto 140/2003, del 7 de febrero. Esta norma prevé que “las actividades y productos que, directa o indirectamente, puedan tener consecuencias negativas para la salud, sean sometidos por las Administraciones públicas a control por parte de estas y a llevar a cabo actuaciones sanitarias para la mejora de los sistemas de abastecimiento de las aguas”.

El artículo 20 del Real Decreto 902/2018 -que reformó la mencionada norma de 2003- especifica todos los parámetros a controlar en el grifo del consumidor, como el olor, sabor, color, turbidez, pH, conductividad.

Contactados por AFP Factual, los responsables del SINAC explicaron el 3 de septiembre de 2021 que en sus registros “no consta ninguna determinación de ‘óxido de grafeno’”.

Tampoco consta “la utilización de ‘óxido de grafeno’ en la composición de las membranas de ósmosis inversa [tecnología que permite eliminar la salinidad del agua] en la desaladora ‘ETAP [Estación de Tratamiento de Agua Potable] CÍTRICOS DEL ANDÉVALO’ en el condado de Huelva”.

Tampoco hay registro de “ninguna determinación de alfa benzopireno [un compuesto también mencionado en el informe difundido en redes, que pertenece a la familia de los hidrocarburos aromáticos y que puede ser muy cancerígeno], que supere el valor fijado en la legislación vigente, durante el mes de agosto de 2021 en la provincia de Huelva”, según la misma fuente.

Además, desde SINAC aseguraron que el laboratorio autor del estudio mencionado en redes “no está dado de alta en el sistema, no pudiendo por lo tanto comprobar si cumple con los requerimientos mínimos exigidos a los laboratorios que realizan control analítico del agua destinada a consumo humano en España”. “Asimismo, en lo que respecta a la analítica, añadir que no constan las unidades en las que se miden los parámetros mencionados”, señalaron los portavoces de SINAC.

Por su parte, la empresa municipal de Aguas de Huelva, responsable del abastecimiento de la ciudad de Huelva, dijo a la AFP que la compañía “garantiza que el agua suministrada por la red de abastecimiento de la ciudad cumple con todos los requisitos exigidos por ley, siendo revisada regularmente con distintos controles de calidad y seguridad de nuestra agua en particular, y de las aguas de consumo en general, siendo todo ello regulado por el Ministerio de Sanidad en cuya plataforma SINAC, volcamos los análisis y parámetros del agua de las 14 estaciones de muestreo que tenemos repartidas por toda la ciudad, continuamente”.

Por otro lado, Giahsa, uno de los distribuidores de los suministros a la provincia de Huelva, explicó a la AFP que en “el informe de la supuesta analítica que se difunde no se alude al agua de Huelva ni a su provincia”.