El diputado venezolano, Pedro Carreño, pronuncia un discurso en el Congreso, en Caracas, el 9 de enero de 2017 (Federico Parra)

¿Existen 8 bases militares estadounidenses en Colombia? Es inexacto

El influyente diputado chavista Pedro Carreño aseguró que Colombia tiene ocho bases militares estadounidenses en su territorio. La información es inexacta. Hay acuerdos de cooperación que permiten la presencia de contratistas norteamericanos, pero no existe ninguna base militar formal de EEUU en Colombia.

Durante una entrevista para el programa de televisión venezolano “José Vicente Hoy”, el diputado y miembro de la Asamblea Nacional Constituyente de Venezuela, Pedro Carreño, anunció que su país tiene listo un plan para atacar Colombia, una nación que, según él, conspira junto con Estados Unidos para “llevar a cabo una misión militar contra la República”.

Tanto el exvicepresidente José Vicente Rangel, como el diputado, coincidieron en la importancia de las “ocho bases militares de los Estados Unidos” que operan en Colombia “con absoluta impunidad” y que hacen parte de la “agresión sistemática y constante” de ambos países contra Venezuela.

En otra entrevista, esta vez con la cadena radial colombiana Blu Radio, Carreño insistió en el tema: “existen ocho bases militares de los Estados Unidos, sí, es cierto”.

La primera vez que se habló formalmente de este tema fue en el 2009, cuando el entonces presidente Álvaro Uribe firmó un acuerdo para que Estados Unidos usara siete bases militares (no ocho, como asegura Carreño) en suelo colombiano, durante diez años. Se designaron para tal fin las bases aéreas de Palanquero (centro), Apiay (este) y Malambo (Caribe, norte); los fuertes del Ejército Tres Esquinas (sur) y Tolemaida (centro), y las bases navales de Cartagena (Caribe) y Bahía Málaga (Pacífico, oeste).

Hugo Chávez, entonces mandatario venezolano, no tardó en reaccionar: “Colombia es, lamentablemente, la cabecera de playa de la estrategia de contención yanqui en la América del Sur y, por supuesto, su base de operaciones. De hecho, estas nuevas bases militares constituyen un peligro real y concreto contra la soberanía y la estabilidad de la región suramericana”, escribió el exmandatario en su artículo dominical “Las líneas de Chávez”.

En Colombia el acuerdo fue impugnado ante la Corte Constitucional por haber sido firmado sin el previo control del Congreso, conforme el trámite previsto para los tratados internacionales. Un año después, ese tribunal - que vela por el cumplimiento de la Carta Política de 1991 - dejó sin efecto  lo suscrito.

“El denominado “Acuerdo complementario para la Cooperación y Asistencia Técnica en Defensa y Seguridad entre los Gobiernos de la República de Colombia y de los Estados Unidos de América”, suscrito en Bogotá el 30 de octubre de 2009, no puede surtir efectos en el ordenamiento interno colombiano hasta tanto cumpla con el trámite constitucional previsto para los tratados en forma solemne, de conformidad con lo establecido en los artículos 150.16, 154, 157, 158, 160, 165, 224 y 241 numeral 10 de la Carta Política”, cita el fallo.

Juan Manuel Santos, quien ya era presidente de Colombia en 2010, acató el fallo de la Corte pero recordó en un comunicado de prensa que “esta decisión no afecta los acuerdos previamente suscritos y vigentes entre ambos Gobiernos, los cuales se han venido cumpliendo de buena fe.”

Desde entonces, es poco lo que se ha hablado al respecto y en todo caso ningún comunicado oficial da cuenta de la reactivación del acuerdo firmado entre Colombia y Estados Unidos sobre las siete bases militares.

Sebastián Bitar, autor del libro “La presencia militar de Estados Unidos en América Latina: bases y cuasibases”, explicó a la AFP que “hoy no hay ninguna base militar formal de Estados Unidos en Colombia.” Según este profesor de la Universidad de los Andes y Amherst College, “existen acuerdos de cooperación y prácticas de seguridad que permiten que soldados o contratistas de Estados Unidos realicen actividades en bases colombianas, incluyendo apoyo a interdicción de drogas, pero siempre en coordinación con el gobierno de Colombia.”

El general (r) de la policía Jairo Delgado, exdirector de la Dirección de Inteligencia Policial (DIPOL), confirmó a la AFP que nunca existieron las bases militares estadounidenses en el país. “Lo que ha existido son unos acuerdos de cooperación relacionados con la lucha contra el narcotráfico (...) especialmente para asuntos de intercambio de información”, aseguró.  

Con el Plan Colombia de cooperación bilateral contra el narcotráfico - vigente entre 2000 y 2015 -la relación entre ambos países se fortaleció, aunque esa alianza nunca incluyó la instalación formal de bases norteamericanas en territorio colombiano. “Lo que sí hay son bases colombianas con una presencia casi constante de personal militar y contratistas estadounidenses”, dijo a la AFP Adam Isacson, director del Programa de Veeduría de Defensa de la Oficina de Washington para Asuntos Latinoamericanos (WOLA). “En ninguna base en Colombia hay un comandante estadounidense, ni se iza la bandera de Estados Unidos”, agregó.

Con sus declaraciones, el diputado chavista ha agregado un elemento de tensión a la ya deteriorada relación entre Colombia y Venezuela. Incluso, Carreño afirmó que Venezuela respondería a un eventual ataque estadounidense desde Colombia con aviones rusos Sukhois, que derribarían siete puentes del río Magdalena para de esta manera “dividir a Colombia en dos”.

La canciller colombiana, María Ángela Holguín, descartó en rueda de prensa el supuesto plan de intervención militar orquestado por los Estados Unidos desde el territorio colombiano:

"Nosotros siempre hemos rechazado esas insinuaciones del gobierno venezolano, en este caso de un diputado del partido de gobierno. Siempre hemos reiterado que la salida de Venezuela tiene que ser una salida de negociación entre los mismos venezolanos, no creemos en las salidas militares, no nos hemos prestado nunca ni nos prestaremos jamás a ningún tipo de intervención”, explicó la canciller.

Aunque el Ministerio de Defensa y la Cancillería se abstienen de emitir un comunicado oficial relativo a las bases militares, el congresista Mauricio Lizcano, miembro de la comisión del Senado encargada de la política internacional, verificó la información para la AFP y fue rotundo: “no existen bases militares de Estados Unidos en Colombia”.

Según las fuentes consultadas y el material oficial disponible, se puede decir que la información sobre la existencia de ocho bases militares de Estados Unidos en Colombia no es exacta.