Es falsa la cadena que ofrece sillas de ruedas gratis para niños con parálisis cerebral

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un mensaje en el que supuestamente se ofrecen sillas de ruedas gratis para niños con parálisis cerebral o espina bífida circula desde el 15 de agosto en redes sociales de Uruguay. Sin embargo, el mensaje es falso. El texto, con diferentes versiones, ha circulado en al menos cinco países de América Latina desde 2018

“Buen día, si saben de niños que necesiten sillas de ruedas PCI, para niños con parálisis cerebral infantil, o espina bífida favor de comunicarse al teléfono 09XXXXXXX con Carlos Tamarez. Las sillas se otorgan completamente de forma gratuita existen sillas disponibles por favor reenvíen el mensaje a dónde creen que puedan ocuparse estas sillas Muchas gracias. El apoyo es de club rotarios aun hay muchas sillas pero poca gente, favor de difundir”, señala el texto en Facebook (1, 2 y 3) y que ha sido compartido ampliamente por WhatsApp.

AFP Factual detectó al menos 16 publicaciones de distintos usuarios y páginas de Facebook uruguayos que copiaron y compartieron el texto en un lapso de 24 horas.

Captura de una publicación de Facebook hecha el 16 de agosto de 2019 y alterada para quitar el número de contacto

Aunque la AFP intentó contactar sin éxito a la persona que utiliza el número de teléfono en la publicación viral, sí pudo corroborar que el propietario del celular puso en su información de contacto que no es “Carlos Tamales (sic)”

Captura tomada de WhatsApp el 16 de agosto de 2019

A su vez, AFP Factual se comunicó con el Rotary Club de Montevideo para consultar sobre la supuesta campaña que se le atribuye. Desde allí informaron que “esto está circulando a nombre del Rotary, que no tiene nada que ver” con la supuesta iniciativa. 

Una mentira internacional

El equipo de verificación de la AFP encontró que la cadena ha circulado al menos desde enero de 2018 en cinco países de América Latina, cambiando el nombre del supuesto benefactor y el número de contacto.

En distintas partes de México se menciona al “Ingeniero Armando Pacheco” como supuesto benefactor. Los números han cambiado dependiendo de las ciudades, al punto que en Hermosillo se publicó el teléfono de Jorge Ibarra, expresidente del Club Rotario de esa ciudad, quien reconoció haber recibido “más de 400 llamadas” solicitando los aparatos.

En ese país se detectaron casos de difusión de este mensaje hasta incluso mayo pasado.

En enero de 2018 la cadena también circuló en Colombia, mencionando al ingeniero Pacheco pero citando al “Hospital Militar” como organizador.

A fines de mayo de 2019, en Bolivia se cambiaba el número de teléfono y se mencionaba a “la Lic. Nancy Martínez Durán”. A principios de julio, con otro número de teléfono y el nombre de “Blanca Segura”, se difundió en Venezuela.

El 13 de agosto pasado comenzó a circular la versión en la que se mencionaba a Carlos Tamárez en República Dominicana (1, 2, 3 y 4). El número que se comparte es similar al que circula en Uruguay, donde los móviles tienen nueve cifras y empiezan en 09. Pero en República Dominicana, son de 10 cifras y comienzan en 809.

La AFP rastreó y consiguió comunicarse con el verdadero Carlos Tamárez, un dominicano licenciado en Psicología que ocupa el cargo de vicepresidente en la ONG de gestión humana Transformare.

Cuando comenzó a recibir mensajes pidiendo las sillas, Tamárez decidió enviar audios y pedir que estos sean difundidos. Anda una cadena por ahí con mi número y número telefónico diciendo que tengo disponibilidad de sillas de ruedas, lo cual es falso, falso de toda falsedad. No disponemos de sillas de ruedas”, asegura en el audio que compartió con la AFP.

Tamárez narró que su vínculo con la cadena comenzó cuando él mismo recibió, el pasado 12 de agosto, el texto que divulgaba un número de teléfono extranjero y decidió compartirlo en un grupo de profesionales, contando que su fundación disponía de una silla de ruedas para donar. “Alguien entendió que lo que se estaba enviando era propiedad de nuestra fundación. O sea: que Carlos tiene patanas [camiones] de sillas para regalar. Esa persona borró el número extranjero y puso, aparte de mi número, mi nombre”, relató sobre el inicio de la nueva versión del texto.

“A partir de ahí he recibido llamadas serias cuestionando si la actividad era real. Recibí llamadas del Rotary que me avisaban que mi celular se iba a volver un pandemonium. (...) Mi celular no me permite ni poner un ‘sí’, en WhatsApp, cada vez que toco para escribir entra una llamada, y otra llamada, y otra llamada”, indicó Tamárez a la AFP.

Detalló que recibió “llamadas de España, Estados Unidos, cinco países de Suramérica, sin contar los de mi país”. Luego indicó que al cuarto día desde que se empezaron a comunicar con él, recibió más de 200 llamadas y cerca de 1.000 mensajes a través de WhatsApp.

El 16 de agosto, Tamárez publicó en su perfil de LinkedIn un agradecimiento al Club Rotary Distrito 4060 por “su intervención” con un comunicado en el que se aclara que ni el hombre ni la organización están entregando sillas de ruedas. “Su publicación ha traído calma a mis redes y tranquilidad a mi familia”, comentó.

Espina bífida y parálisis cerebral

Todavía se desconocen todas las causas de la espina bífida. Se caracteriza por el desarrollo incompleto del cerebro, la médula espinal, o las meninges​ e implica una malformación en la columna vertebral, que no se cierra completamente en el inicio del embarazo, lo que daña los nervios y la médula espinal y puede provocar discapacidades físicas e intelectuales de leves a severas. 

La parálisis cerebral infantil es causada por lesiones o anomalías del cerebro ocurridas muchas veces a medida que el bebé crece en el útero o durante los primeros dos años de vida, mientras el cerebro aún se está desarrollando. Ciertas áreas del cerebro no logran desarrollarse de forma correcta lo que puede comprometer funciones como el movimiento, el aprendizaje, la audición, la visión y el pensamiento.

En conclusión, la cadena sobre las sillas de ruedas gratis para niños con parálisis cerebral y espina bífida que circula en Uruguay es falsa. Se trata de un texto que también ha circulado en redes sociales de República Dominicana, Venezuela, Colombia, Bolivia y México.