En abril, no está prevista una lluvia de meteoritos, sino de estrellas, sin riesgo para la población

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Una imagen compartida en redes sociales cientos de veces afirma que entre el 21 y el 22 de abril ocurrirá una lluvia de meteoritos que ocasionará la dispersión de gases mortales peligrosos para la población. Pero es falso. Lo que tendrá lugar es la lluvia de estrellas Líridas, que se produce cada año en abril y no representa ningún riesgo para la población.

POR VENIR UN SUCESO CATASTRÓFICO Y MORTAL PARA LA HUMANIDAD, DÍAS MARTES 21 Y MIÉRCOLES 22 DE ABRIL DE 2020”, advierte una imagen compartida más de 900 veces en Facebook (1, 2, 3, 4, 5, 6) y también en Twitter.

La imagen llegó varias veces al WhatsApp de AFP Factual.

El texto indica que “habrá gases mortales que cubrirán las calles” y recomienda a la población “tapar las entradas con trapos”. “Existe una gran posibilidad que todo aquel que salga, muera casi instantáneamente”, anuncia.

Captura de pantalla tomada de Facebook el 20 de abril de 2020

Una búsqueda con el término "meteoritos" en el portal oficial de la NASA arrojó entre los resultados una explicación sobre estas rocas y su relación con las lluvias de estrellas, así como una lista de los eventos de este tipo observables desde la Tierra cada mes.

La NASA menciona que en abril ocurre una lluvia de estrellas conocida como las Líridas, a la que la publicación viral refiere incorrectamente como "las líricas".

En otro artículo, la agencia espacial estadounidense informa que las “rocas espaciales”, cuyo tamaño oscila entre el de un grano de polvo y el de un pequeño asteroide, son llamadas “meteoroides” y cuando éstas entran a la atmósfera de la Tierra u otro planeta a alta velocidad y arden, se definen como “meteoros”. Esto es lo que se conoce como “estrella fugaz”, mientras que la palabra “meteorito” se utiliza para nombrar a un “meteoroide” que sobrevive su viaje por la atmósfera y cae al suelo.

“En una noche cualquiera pueden verse varios meteoros por hora. Cuando hay muchos meteoros estás viendo una lluvia de estrellas”, añade la institución

“No esperes encontrar meteoritos después de una lluvia de estrellas. La mayoría de las lluvias de estrellas provienen de cometas, cuyo material es muy frágil”, añade la NASA. Por ejemplo, el origen de la lluvia de estrellas Líridas es el cometa C/1861 G1 (Thatcher).

“Las lluvias de estrellas no son lluvias de meteoritos. Las lluvias de estrellas son pequeñas partículas del orden de decenas a centenas de milímetros que son dejadas por los cometas en su movimiento en torno al sol”, explicó por su parte el maestro en Ciencias Daniel Flores Gutiérrez, especialista en meteorítica del Instituto de Astronomía de la Universidad Nacional Autónoma de México, consultado vía correo electrónico por el equipo de verificación de la AFP. “Esas partículas penetran la atmósfera terrestre y debido al rozamiento con el aire se disuelven en las capas altas de la atmósfera dejando una estela luminosa cuyo brillo se debe a las elevadas temperaturas que se generan”, añadió Flores.

El especialista añadió que “no existe ningún riesgo que pueda dañar a personas, animales o infraestructura alguna, ya que las partículas se deshacen en las capas arriba de la estratósfera [donde se encuentra la capa de ozono], ni tampoco producen gases tóxicos que se difundan en la tropósfera [donde se desarrolla la vida humana].

Estrellas de abril

“La lluvia de estrellas Líridas es uno de los 38 grupos de lluvias de estrellas que se observan a simple vista. Se da entre el 16 y 25 de abril con su máximo hacia el día 22 de abril”, agregó Flores.

El portal en español de la NASA explica que “los meteoros Líridas provienen del cometa Thatcher. Todos los años, a finales del mes de abril, la Tierra atraviesa una corriente de escombros que provienen del antiguo cometa, la cual ha estado trayendo meteoros Líridas a nuestro planeta durante al menos 2.600 años. Pequeños grumos del polvo de Thatcher golpean la parte superior de la atmósfera a 177.000 kilómetros por hora (110.000 millas por hora) y se desintegran en una ráfaga de meteoros. Casi todos los años, la lluvia produce aproximadamente de 15 a 20 Líridas por hora”.

A la pregunta de si es cierto que gases tóxicos podrían esparcirse debido a una lluvia de estrellas, el responsable de la Oficina de la NASA sobre Medio Ambiente Meteoroide en el Centro de Vuelos Espaciales Marshall, Bill Cooke, respondió: “para nada”, también en un correo electrónico a la AFP.

“No hay manera [de que exista riesgo para la población] las Líridas son muy rápidas y frágiles”, agregó.

De acuerdo con la NASA, la lluvia de estrellas Líridas “es una de las más antiguas de las que se tiene registro [...] las Líridas han sido observadas por 2.700 años (El primer avistamiento registrado de una lluvia de estrellas Líridas se remonta al año 687 antes de Cristo, por los chinos)”.

Líridas vistas desde una localidad cerca de Rangún en Birmania pasan cerca de la Vía Láctea, el 23 de abril de 2015

Para observar la lluvia de estrellas, que es más visible en el hemisferio norte, la NASA recomienda “encontrar una área bien alejada de las luces de la ciudad y las calles” y recostarse con los pies en dirección al este. “Después de cerca de 30 minutos en la oscuridad, tus ojos se adaptarán y comenzarás a ver la lluvia de estrellas”, explica.

Cooke añadió que “la luz de la Luna no eclipsará a los meteoros más tenues, así que la gente debería tener una muy buena visión de las Líridas este año”.

En conclusión, es falso que la lluvia de estrellas Líridas, que ocurre cada año en el mes de abril, represente un riesgo para la población o provoque la dispersión de gases tóxicos. Este fenómeno ocurre desde hace miles de años y es incorrecto llamarlo “lluvia de meteoritos”.

AFP México