El video de un indígena criticando a las autoridades aborígenes de Colombia circula desde 2019

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Una secuencia en la que un indígena dice que el paro es “ilegal” y denuncia “violencia” por parte de las dirigencias de los aborígenes ha sido compartida cientos de veces en Facebook el pasado 10 de mayo, luego que indígenas resultaran heridos tras ser atacados mientras se dirigían a una protesta antigubernamental en Cali. Sin embargo, el video circula al menos desde marzo de 2019. 

POR FIN UN INDÍGENA QUE SE REBELA CINTRA [Contra] ESTOS NARCOCRIMINALES”, dice una (1, 2) de las publicaciones.

Las entradas se dan un día después de que se conociera que indígenas del suroeste colombiano se enfrentaron con civiles y autoridades en Cali, epicentro de las protestas contra el gobierno del presidente Iván Duque iniciadas el pasado 28 de abril.

Captura de pantalla a una publicación en Facebook, hecha el 10 de mayo de 2021

En la tarde del 9 de mayo pasado, una caravana de buses escalera fue atacada con armas de fuego por "policías y civiles armados en conjunto", denunció el Consejo Regional Indígena del Cauca (CRIC). En tanto, la policía aseguró que los uniformados se encontraban en la zona atendiendo el llamado de los habitantes de la comunidad que estaban “siendo atacados por un grupo de indígenas". 

Los hechos dejaron 12 nativos heridos, según el balance más reciente. 

Video de 2019

En la secuencia viral, el hombre dice ser líder indígena de la comunidad Misak y defensor de los derechos humanos. Luego alega: “Hago la siguiente manifestación contra este paro ilegal que se está viviendo en nuestro departamento del Cauca que cada década hemos sufrido estos flagelos que se generan como violencia por parte de la dirigencia del CRIC”.

Después dice que pondrá una denuncia por “perturbación a la vía pública”. También que los dirigentes indígenas tienen “intereses políticos” y buscan recursos para financiar campañas y que “se empodere la izquierda”. 

No tenemos nada que ver en este paro (…) esto es un mensaje para el presente Duque, que le ponga mano dura a esto”, concluye. 

Sin embargo, una búsqueda en Google con las palabras “indigena Misak denuncia paro” llevó a un tuit del expresidente Álvaro Uribe (2002-2008) del 15 de marzo de 2019 en el que aparece el video. 

En ese entonces, miles de aborígenes bloquearon la vía Panamericana, que conecta el centro del país con la frontera con Ecuador, como protesta contra el gobierno de Duque. 

Varios medios de comunicación compartieron el video (1, 2) luego de que tomara viralidad gracias al tuit del exmandatario. Según el diario El Tiempo, el protagonista es un político indígena llamado Jesús Montaño.

En una de las respuestas a la entrada de Uribe, un usuario compartió un video en el que aborígenes rechazan los comentarios de Montaño. “Él no nos representa, ha traicionado a todos los misak y a las luchas de los pueblos indígenas”, alegaban. 

Violencia en Cali

Además, el Movimiento de Autoridades Indígenas del Sur Occidente, que el pueblo Misak conforma, denunció el episodio ocurrido en Cali el pasado 9 de mayo.

Indígenas Misak protestan contra el gobierno de Iván Duque en Bogotá, el 7 de mayo de 2021 (Juan Barreto / AFP)

Además de jóvenes, sindicatos, transportistas, entre otros, los indígenas se han movilizado desde el pasado 28 de abril para pedir un cambio de rumbo del gobierno de Duque, empujados por una propuesta de reforma tributaria que ya fue retirada. 

El 7 de mayo representantes de la comunidad Misak derribaron en Bogotá una estatua del conquistador español y fundador de la ciudad Gonzálo Jiménez de Quesada.

Masivas protestas en las principales ciudades han sido reprimidas violentamente por las fuerzas del orden, según han denunciado organizaciones no gubernamentales y la comunidad internacional. 

Cali, la ciudad más importante cercana a esos pueblo originarios, ha sido el punto más crítico de la violencia.

Los pueblos originarios del departamento del Cauca libran una disputa histórica por el control de la tierra contra terratenientes y empresarios. Además, su territorio es atravesado por las rutas del narcotráfico.