El reportaje de la TV italiana de 2015 sobre un virus creado en un laboratorio en China no tiene relación con el COVID-19

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas miles de veces en redes sociales al menos desde el 27 de marzo, aseguran que un informe emitido en 2015 por el canal italiano de televisión RAI, demuestra que el nuevo coronavirus fue creado en un laboratorio por el gobierno chino. El video, que ha circulado en otros idiomas y habla de científicos que fabricaron entonces una versión híbrida de un coronavirus de murciélago en China, se basó en un estudio publicado en la revista científica Nature. En marzo de 2020, dicha revista aclaró que no existe evidencia de que ese experimento se relacione con la pandemia actual de COVID-19.

“Programa de la RAI de 2015 contó la creación del actual coronavirus”, así se titula un video de YouTube publicado el 27 de marzo pasado y que lleva más de 700.000 reproducciones. La descripción de la secuencia, compartida más de 5.500 veces en Facebook dice: “Un programa de la televisión pública italiana RAI 3 especializado en información científica contó en el año 2015 el "logro" de unos científicos chinos que habían conseguido modificar el virus del SARS para que pudiera transmitirse de murciélagos a humanos”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook tomada el 1 de abril de 2020

El mismo video, asociado a la actual pandemia de COVID-19, también ha circulado en Twitter (1, 2), ha sido publicado en otros dos canales de YouTube (1, 2) y también circuló en portugués.

En Facebook, se ha compartido más de 45.000 veces un video donde un presentador español junto a un panelista sugieren que dicho experimento informado por la RAI en 2015, estaría relacionado con el actual brote (1, 2, 3, 4).

Este mismo reportaje fue publicado el 25 de marzo pasado por el ex vice primer ministro de Italia, Matteo Salvini, informando que su partido, Liga del Norte, enviaría una consulta urgente al primer ministro y al ministro de Relaciones Exteriores sobre el asunto. 

Sin embargo, el informe emitido en 2015 por la Radiotelevisión Italiana (RAI) no tiene relación con la actual pandemia.

El informe de 2015

El programa, emitido el 16 de noviembre de 2015 en la sección científica del programa de noticias de la estación RAI, “TGR Leonardo”, detalla cómo científicos chinos lograron crear un organismo modificado “al alterar la proteína de la superficie de un coronavirus encontrado en los murciélagos”, de modo que genera un síndrome respiratorio agudo severo (SRAS).

Según el informe, este virus creado en un laboratorio podría infectar a los humanos, lo que despertó un debate sobre si los aprendizajes obtenidos a través de este experimento justifican los posibles riesgos que implica.

Una búsqueda en Google de las palabras mencionadas en el reportaje, más el nombre del noticiero, condujo a un artículo de la agencia italiana de noticias ANSA del 25 de marzo de 2020, en el que el director de TGR Leonardo, Alessandro Casarin, explica que el informe se basó en una publicación de la revista científica Nature y que “hace solo tres días, la misma revista dejó en claro que el virus sobre el que se informó, creado en el laboratorio, no tiene relación con el virus natural [que causa] el COVID-19”.

Al revisar los artículos publicados por Nature en noviembre de 2015, se pudo encontrar uno titulado “El virus creado de murciélago genera debate sobre riesgos de la investigación”. La publicación fue actualizada en marzo de 2020 con una nota editorial que dice: “Sabemos que esta historia se está utilizando como base de teorías no verificadas de que el nuevo coronavirus que causa el COVID-19 fue diseñado. No hay evidencia de que esto sea cierto. Los científicos creen que un animal es la fuente más probable del coronavirus”.

Captura de pantalla tomada el 31 de marzo de 2020 donde se muestra la nota agregada al artículo de 2015 de Nature

Luego de la difusión del informe de 2015, relacionándolo ahora al nuevo coronavirus, el programa “Porta a Porta”, también de la estación italiana RAI, invitó a un especialista a debatir el tema. En la emisión, el profesor Fabrizio Pregliasco, especialista en virología de la Universidad de Milán, calificó como una “teoría de la conspiración” la posibilidad de que el nuevo coronavirus “escapara” de un laboratorio.

“Por el contrario, hay confirmaciones de que es de origen natural, siempre a través de una variación de un virus del murciélago. El genoma que fue aislado muestra un origen natural. Esta posibilidad es parte de las teorías de complots, teorías de conspiración, también vinculadas al hecho de que en Wuhan hay un hermoso laboratorio de alta seguridad donde se realizan estudios. Pero insisto en que, en realidad, ése no sería el origen del virus”, dijo Pregliasco.

El origen del nuevo coronavirus

Un estudio publicado el 17 de marzo de este año en la revista científica Nature reitera que el nuevo coronavirus tiene un origen natural: “Nuestro análisis muestra claramente que el SARS-CoV-2 no es una creación de laboratorio o un virus que fue manipulado a propósito”, escribieron los investigadores.

Como parte del estudio, los autores analizaron la estructura genética del SARS-CoV-2, concluyendo que, si hubiera una manipulación en laboratorio, su estructura sería similar a la de otros organismos ya existentes. Sin embargo, los datos genéticos muestran irrefutablemente que el SARS-CoV-2 no se deriva de ninguna estructura de virus central utilizada anteriormente", indica la investigación.

Esta posibilidad también es considerada como la más probable por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Actualmente, se desconoce el origen del SARS-CoV-2, el coronavirus que causa COVID-19. Toda la evidencia disponible sugiere que el SARS-CoV-2 tiene un origen animal natural y no es un virus construido”, explican en su sitio web en inglés.

Los primero casos de infección con el nuevo coronavirus fueron confirmados en diciembre de 2019 en la ciudad china de Wuhan. La región, que registró miles de casos nuevos por día durante el punto más álgido del brote a fines de febrero, fue considerada el 28 de marzo pasado zona de “bajo riesgo”, según fuentes del gobierno local. 

En el resto del mundo, los países están intensificando las medidas de contención para controlar la enfermedad, que  ha dejado más de 50.000 muertos y más de un millón de infectados.

En resumen, las publicaciones que afirman que el informe de 2015 de la emisora italiana RAI prueba que el nuevo coronavirus fue creado en un laboratorio en China es engañoso. El artículo se basó en un estudio de la revista científica Nature, que aclaró que no hay evidencia de que el experimento presentado esté relacionado con la pandemia actual. Un análisis posterior publicado en la revista británica muestra que el SARS-CoV-2 no se fabricó en el laboratorio ni se produjo a propósito.

Esta verificación fue realizada en el marco de la coalición periodística para combatir la desinformación Projeto Comprova en Brasil, de la que la AFP es parte.

AFP Brasil
AFP Factual