El presidente de México, Enrique Peña Nieto, durante la presentación del informe anual 2017 de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH). (Pedro Pardo / AFP)

¿El presidente de México, Enrique Peña Nieto, endeudó al país por 10.000 millones de dólares a cinco meses de que finalice su mandato? No, es falso

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Un portal de noticias afirmó que México emitió una deuda por 10.000 millones de dólares, pero en realidad solo se emitió un anuncio para abrir la posibilidad futura a de que el país haga uso de esos recursos; sin embargo, la publicación fue retomada por varios sitios de internet y se ha compartido miles de veces en redes sociales.

“La deuda está a nivel histórico, y Peña pide otros 10.000 millones de dólares, a 19 semanas de irse”, tituló el portal Sin Embargo en una nota publicada el pasado 17 de julio que ha sido compartida más de 1.400 veces en Facebook. Pero ambos datos son falsos: la deuda en México ya no se encuentra en niveles históricos como detallamos a continuación y el presidente del país, Enrique Peña Nieto, no pidió 10.000 millones de dólares a Estados Unidos.

La nota retoma el comunicado de la agencia de noticias Thomson Reuters fechada el 17 de julio, donde se especifica que “México registró ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC) una emisión de deuda por hasta 10,000 millones de dólares”. Eso efectivamente pasó, se realizó un registro pero no la emisión de la deuda.

Marco Oviedo, economista del banco británico Barclays lo explica mejor y asegura a la AFP que “el problema del malentendido puede radicar en eso, en entender que se hizo un registro, no una colocación o emisión de la deuda. El registro es como un anuncio, solo eso. México podrá hacer uso de esos recursos de manera posterior, no inmediata, y para ello tendrá que emitir una deuda sí, pero no sería por 10.000 millones de dólares”.

“¡Olvídalo! Eso es imposible, si eso sucediera sería catastrófico. Para empezar, el dólar se iría a los 23 pesos o más”, expresa Marco Oviedo, egresado de la Universidad de Yale, quien agrega que el registro de los 10.000 millones de dólares en bonos en Estados Unidos fue un procedimiento burocrático.

De acuerdo con el documento de control de la SEC el bono se activará cuando el solicitante –en este caso, México– “presente una nueva enmienda donde se especifique la fecha de entrada en vigor”. El dinero que se obtenga de la deuda cuyo monto será variable, menor y no igual a los 10.000 millones de dólares se podrán usar –como explica Marco Oviedo—para la refinanciación, recompra o retiro del endeudamiento interno y externo del país.

El experto recuerda que México no ha emitido un bono de deuda superior a los 5.000 millones de dólares.

“Por lo general México emite bonos entre los 2.000 o 2.500 millones de dólares, cuando llega a los 5.000 millones de dólares es porque utiliza el dinero para refinanciar la deuda; es decir, ni así sería una deuda completamente nueva”, dice Marco Oviedo, quien considera imposible que México adquiera una deuda de 10.000 millones de dólares.

Al respecto, el titular de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), José Antonio González, aseguró que México no realizó una contratación de deuda reciente ya que la que existe es la aprobada desde inicios del presente año por el Congreso.

"Esto ha sido una confusión, no ha habido una nueva contratación de deuda, lo digo con toda claridad, lo que se declara es un registro que se hizo ante la SEC. Quiero dejarlo con toda claridad, no hubo nueva contratación de deuda", aseguró el secretario de Hacienda después de su participación en la Cumbre de la Alianza del Pacífico y el Mercosur el pasado 23 de julio en el estado de Jalisco en México.

El registro de un bono y la emisión de una deuda es una actividad financiera que ocurre de la misma forma a nivel mundial de como sucede en México, explica Marco Oviedo. En esta ocasión se registró el instrumento financiero en Estados Unidos, pero una vez que se emita o coloque la deuda, cualquier inversionista en el mundo puede involucrarse en el acuerdo.

En una lectura política, asegura el experto de Barclays, este movimiento “se puede leer como que el gobierno quiere hacer un buen cierre, incluso que le den campo abierto a Andrés Manuel López Obrador –presidente electo de México– para que cuando él llegue (a la titularidad del Ejecutivo) tenga disponibles estos bonos para su potencial emisión”.

Sobre el tema de la deuda surgió otra noticia según la cual Andrés Manuel López Obrador (AMLO) le pide a Peña Nieto “justificar a dónde van los 10.000 millones de dólares del préstamo que pidió”.

Sin embargo esto es falso, en la conferencia de prensa a la que hacen referencia el próximo presidente de México solo dijo: “Tenemos que analizar. Esto lo va a ver el secretario de Hacienda próximo. Hay que ver a qué proyectos está destinado o cómo se va a ejercer este proyecto… por eso no queremos adelantar nada”.

México y su deuda

Actualmente la deuda mexicana no se encuentra en su nivel máximo histórico. El peor periodo se registró en 2016, el cuarto año del mandato de Enrique Peña Nieto. En ese momento la deuda representó 48.74% del Producto Interno Bruto (PIB), con un valor en términos absolutos –cifra monetaria– de 523.085 millones de dólares (9,797 billones de pesos).

En contraste, al final del año 2017 la deuda representó 46.09% del PIB, dos puntos menos que en 2016, pero en términos absolutos la cantidad que alcanzó la deuda el año pasado superó al 2016 al sumar 534.195 millones de dólares (10,031 billones de pesos).

Aunque durante el sexenio de Enrique Peña Nieto la deuda en México sí alcanzó un nivel récord en comparación con el PIB, es falso asegurar que se emitió una nueva deuda porque no fue así, solo se registró, como dice el economista Marco Oviedo, un anuncio. Y Andrés Manuel López Obrador no le ha pedido a Peña Nieto “que justifique” nada de esto.

AFP México