El drenaje postural de pulmones no sustituye el uso de respiradores y no ha sido recomendado en pacientes con COVID-19

Un mensaje que propone una técnica de drenaje postural para los pulmones en pacientes con problemas de neumonía por el nuevo coronavirus ha sido compartido decenas de miles de veces en redes sociales desde el pasado 4 de abril. Las publicaciones también comparten una imagen con algunas posturas que se presentan como un método que podría reemplazar el uso de ventiladores o respiradores. Aunque esta técnica existe, expertos consultados por AFP Factual afirman que de ninguna manera puede sustituir los sistemas de asistencia mecánica de respiración en pacientes con COVID-19.

“Drenaje postural pulmones. En caso de no contar con respiradores”, titulan publicaciones en Facebook (1, 2, 3, 4, 5) que difunden el mensaje junto a la imagen y que fueron compartidas más de 45.000 veces. También ha circulado en Twitter (1, 2) y se ha replicado con la imagen en inglés

La misma información ha sido publicada ampliamente en ese idioma

Captura de pantalla tomada el 29 de mayo de 2020 de una publicación en Facebook

Síntomas pulmonares por el coronavirus

De acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), aunque los síntomas más comunes del COVID-19 son la tos seca, el cansancio y la fiebre, “algunas personas pueden desarrollar formas más graves de la enfermedad, como la neumonía o dificultad respiratoria”.

Esa misma organización afirma que algunos pacientes pueden desarrollar infección respiratoria aguda grave (IRAG).

A medida que la pandemia ha ido avanzando, se han ido identificando otras afecciones ligadas al COVID-19.

El médico Alejandro Videla, neumonólogo del Hospital Universitario Austral en Argentina y miembro de la Sección Infecciones de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, explicó a AFP Factual que “la neumonía por coronavirus ya había sido reportada en el pasado y había sido especialmente agresiva para los coronavirus que causaban SARS y MERS”, explicó, en referencia al Síndrome Agudo Respiratorio Severo y el Síndrome Respiratorio de Oriente Medio, otras dos enfermedades respiratorias graves provocadas por coronavirus.

“Daño letal”

Sobre si la neumonía derivada del COVID-19 puede generar un daño letal “por derrame de trompa (pulmones llenos de mucosa) o tormenta de citoquinas”, como lo indican las publicaciones virales, Videla explica que le parece inexacto hablar de derrame y que es posible que se puede dar la segunda opción.

“La causa de muerte más común entre personas con COVID-19 es el distrés respiratorio del adulto. Esto es un cuadro de inflamación pulmonar grave que se produce por progresión de la inflamación de la neumonía. Si bien este cuadro se acompaña de producción aumentada de moco, no es esa producción de moco la causa de muerte. La causa es el trastorno de oxigenación que produce el distrés y el aumento de trabajo del aparato respiratorio, que no puede ventilar adecuadamente porque los pulmones se vuelven más rígidos”, explica.

Y agrega: “La otra causa de muerte [NDLR más común] es la liberación de sustancias inflamatorias (tormenta de citoquinas) que es efectivamente una reacción exagerada de las defensas. Sin embargo, no usaría en ninguno de los dos casos la palabra derrame, que los médicos generalmente usamos para describir cuando se colecciona líquido entre los pulmones y la pleura, y que infrecuentemente se ve en COVID- 19”.

Eduardo Luis de Vito, médico neumonólogo y jefe del departamento de neumonología del Instituto de Investigaciones Médicas Alfredo Lanari de Buenos Aires, coincide con Videla y explica a través de una llamada telefónica que en ambos casos, especialmente el de las tormentas de citoquinas, es necesario el uso de respirador.

“El daño pulmonar por COVID-19 tiene dos etapas. Una primera en la que hay mala oxigenación, pero donde la radiografía es casi normal, es decir no muestra muchas lesiones. Esa primera etapa se atribuye a una obstaculización de la circulación pulmonar. En la segunda etapa está la tormenta de citoquinas, que es una respuesta inflamatoria inmunológica del organismo humano donde los tejidos dañados liberan mediadores que producen un daño pulmonar. Eso se traduce en que el pulmón se empieza a llenar de agua, es decir, hay un edema pulmonar y por eso se requiere asistencia mecánica de respiración. Cualquiera de las dos etapas es lo que se llama distrés respiratorio. Ambas situaciones necesitan de respirador, especialmente la segunda”, afirma.

Drenaje postural de pulmones 

Las publicaciones afirman que el drenaje postural de pulmones permite que “esa mucosa acumulada salga”, que la técnica debe hacerse “varias veces al día” y que es una alternativa "en caso de no contar con respiradores".   

“El drenaje postural de los pulmones es una técnica que, aunque la mayoría de las veces la puede hacer el mismo paciente en su casa como parte de la rutina de cuidados respiratorios, necesita la supervisión de un fisioterapeuta o kinesiólogo”, explica el neumonólogo De Vito, señalando que está “especialmente indicada para pacientes que tienen bronquiectasia”.

Y agrega que “consiste en sesiones diarias o día por medio donde el paciente se inclina en determinadas posiciones para favorecer el drenaje de los pulmones que de otra manera no podrían eliminar esta secreción”. De Vito indica, además, que esta técnica no reemplaza a los ventiladores o respiradores.  

“No, definitiva y categóricamente el drenaje pulmonar no reemplaza de ninguna manera a la asistencia mecánica por ventiladores o respiradores. La función del drenaje que se ve en las imágenes de esa publicación es para situaciones no COVID-19, muy puntuales, donde lo que hay es una mezcla de muchas secreciones bronquiales, moco en la vía aérea, que pueden ser drenados por esa técnica”, indica De Vito.

Y advierte que pretender tratar a una persona con el nuevo coronavirus solo con drenaje pulmonar “puede ser peligroso”. 

El neumonólogo Videla coincide con De Vito en que el drenaje postural no reemplaza el uso de respiración asistida. “No existe forma en que una técnica de drenaje postural reemplace la ventilación mecánica. No hay ningún sustento en la literatura médica ni en la experiencia de los médicos que han atendido COVID-19”, asegura a AFP Factual.

Indica, además, que es posible que se confunda el drenaje postural con el decúbito prono, “una técnica que se utiliza en COVID-19 y que consiste en poner a los pacientes boca abajo para facilitar que partes del pulmón menos comprometidas por el distrés respiratorio reciban mejor aporte de oxígeno. En el drenaje postural el paciente pasa poco tiempo en una posición, en el decúbito prono pasa varias horas boca abajo”, señala, especificando que la postura decúbito prono se aplica siempre a pacientes intubados.

AFP Factual ya realizó una verificación sobre la posición decúbito pronto y el COVID-19.

De acuerdo con la guía de la OMS sobre el manejo clínico de la IRAG (infección de respiratoria aguda) y la SDRA, “aunque la mayoría (81%) de las personas con COVID-19 presentan cuadros leves sin complicaciones […] aproximadamente un 5% debe ser tratado en unidades de cuidados intensivos (UCI). De los enfermos críticos, la mayoría requiere ventilación mecánica. El diagnóstico más frecuente en los pacientes con COVID-19 grave es la neumonía grave”.

El drenaje postural no aparece en ningún documento de la OMS relacionado con el nuevo coronavirus.

En medio de la expansión de la pandemia, varias autoridades médicas advirtieron sobre la escasez de respiradores artificiales.

En resumen, aunque sí existe el drenaje postural de pulmones, expertos consultados por AFP Factual afirman que este no se usa en pacientes con COVID-19 y que esa técnica no sustituye el uso de ventiladores o respiradores. 

*Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial sobre el nuevo coronavirus disponible a la fecha de esta publicación.