Estas fotos de amígdalas circulan en internet desde 2017 y 2019, antes de la pandemia del nuevo coronavirus

Dos fotografías del interior de una boca y sus amígdalas han sido compartidas más de 75.800 veces en redes sociales desde el 24 de mayo afirmando que corresponden, respectivamente, a una persona con COVID-19 y a una persona recuperándose. Pero en realidad las imágenes circulan desde 2017 y 2019, antes de la actual pandemia; una muestra una infección bacteriana, la otra amígdalas algo inflamadas. 

“Y así te van a quedar tus amígdalas, la primera foto es una amígdala enferma y la 2 foto,  esta sanando (sic), dice una de las publicaciones compartida en Facebook, que asegura estar “escrita por un médico” y que describe algunos de los síntomas que padece una persona enferma de COVID-19. Esta y otras entradas similares han sido difundidas en esta red social (1, 2, 3) y en Instagram (1, 2).

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 27 de mayo de 2020

Las dos imágenes muestran el interior de una boca. En la primera se observa que las amígdalas están enrojecidas y están rodeadas de puntos rojos; en la segunda se ven las amígdalas de color rojizo, pero sin puntos de ese color.

Amígdalas enfermas

Una búsqueda inversa de la primera imagen en TinEye condujo al sitio web de la Librería Hardin para Ciencias de la Salud de la Universidad de Iowa, en el centro de Estados Unidos. Sin embargo, el portal indica que la página con la fotografía de las amígdalas ya no se encuentra disponible. 

Una búsqueda en Google de la versión en caché de la misma dirección llevó a un registro tomado por Web Archive el 1 de enero de 2017, en el que se muestran cinco fotografías de una garganta; la tercera es la que aparece en la parte superior de las publicaciones virales.

Según este registro, la página estaba titulada “Fotos de faringitis estreptocócica de los CDC”, en referencia a los Centros de Control de Enfermedades de Estados Unidos, y se encontraba en su biblioteca de imágenes de salud pública (PHIL, por sus siglas en inglés).

Al ingresar el término “strep throat” (“faringitis estreptocócica”, en inglés) en el buscador de esta biblioteca se encontró una serie de ocho imágenes, entre ellas la de la garganta con puntos rojos.

La información explica que se trata de “la vista intraoral de un paciente que se había presentado a una clínica exhibiendo enrojecimiento y edema en la orofaringe y petechiae, o pequeños puntos rojos en el paladar suave”.  Y concluye: “Se diagnosticó faringitis estreptocócica, causada por el grupo A de la bacteria Streptococos”.

Capturas de pantalla tomadas de una publicación en Facebook (izquierda) y el sitio web de los CDC el 27 de mayo de 2020

Amígdalas inflamadas

Una búsqueda inversa de la segunda fotografía en TinEye llevó a una imagen idéntica en el banco de imágenes Shutterstock. La imagen está atribuida a un usuario denominado ElRoi, pero al dar click en ella se observa una marca de agua que dice “Oleg Malyshev”

En Shutterstock no se especifica la fecha en que la imagen fue subida a la plataforma, pero una búsqueda inversa en Google mostró que circula en internet al menos desde marzo de 2019, meses antes de que fuera detectado el nuevo coronavirus en Wuhan, China, a finales de diciembre.

Capturas de pantalla tomadas de una publicación en Facebook (izquierda) y Shutterstock el 27 de mayo de 2020

El médico infectólogo Alejandro Macías, integrante de la Comisión Universitaria para la Atención de la Emergencia por Coronavirus en México, vio esta imagen y dijo a AFP Factual que: [las amígdalas] están algo crecidas, puede ser lo normal en jóvenes, pero sin pus (...) en la parte de atrás la foto está fuera de foco y es difícil descartar un problema infeccioso bacteriano o viral”.

¿Síntomas de COVID-19?

Sobre el impacto del nuevo coronavirus en la garganta, el infectólogo explicó que “no existe una característica definida en las amígdalas o anginas que permita sospechar" de COVID-19. En el caso de la enfermedad generada por este coronavirus, "el dolor no se asocia con secreción o formación de pus, a diferencia de los virus como los adenovirus o el de la mononucleosis infecciosa, o bien de bacterias como el estreptococo hemolítico”. Es decir, no podría detectarse un caso de COVID-19 en función del estado de la garganta.

Además de las fotos de las amígdalas, las publicaciones incluyen un texto atribuido a un médico, que describe lo que supuestamente ocurre en una persona enferma de COVID-19. Sin embargo, expertos consultados por AFP Factual matizaron estas advertencias respecto al nuevo coronavirus.

Por ejemplo, la publicación afirma que “Cuando te enfermes de CORONAVIRUS vas a tener fiebre. Mucha fiebre. La fiebre más alta que te haya dado en tu vida (...) Cuando trates de llenar los pulmones al inhalar fuerte, vas a sentir que todavia te falta el aire. Y eso te va a asustar”.

El doctor Eduardo De Vito, jefe de neumonología del Instituto Lanari, en Buenos Aires, dijo a AFP Factual que las personas enfermas de COVID-19 “no necesariamente” van a experimentar la fiebre más alta que hayan tenido en su vida y precisó que “es parecida a la fiebre de la gripe común”.

La publicación también dice: "Vas a respirar despacito, como si te hubiesen puesto una esponja en la nariz". Sobre la dificultad para respirar o disnea, dijo que “solo un bajo porcentaje de enfermos” la tendrán.  Y sobre la sensación de tener una esponja en la nariz, explicó “el ejemplo no es bueno”.

La publicación viral advierte “vas a tratar de agarrar aire por la nariz y no vas a poder” y “entonces, te voy a poner el oxígeno, el cual te va a quemar la entrada de la nariz y eso te va a doler aún más”. Sobre la primera parte, De Vito dijo “es una dramatización inaceptable y para que la gente entre en pánico” y sobre la segunda, sentenció: “Falso, no hay una sola cita científica que avale esa afirmación”.

Por su parte, el sitio web de la Organización Mundial de la Salud (OMS), consultado el 2 de junio de 2020, incluye entre los “síntomas más habituales” algunos de los indicados en la publicación como fiebre, tos y cansancio. En cambio, el dolor y la congestión nasal, que también aparecen en la publicación viral, son considerados por dicho organismo como “síntomas menos frecuentes” de el COVID-19.

En conclusión, las imágenes de amígdalas asociadas a pacientes con COVID-19 en realidad fueron tomadas antes de la actual pandemia. Además, el texto que acompaña a las imágenes incluye descripciones exageradas e imprecisas sobre lo que experimenta una persona con COVID-19, así como síntomas poco frecuentes.