El cambio climático no incide en la mutación genética que define al pelo anaranjado

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Por al menos ocho años rumores sobre una supuesta “extinción de los pelirrojos” circulan asiduamente en internet. Según diversas publicaciones en redes sociales y medios digitales, el calentamiento global provocará que las personas pelirrojas -quienes son más sensibles a los rayos ultravioleta- se extingan hacia el año 2060. Sin embargo, esas aseveraciones no tienen fundamento científico. “La ciencia no predice la extinción de estas personas”, aseguraron investigadores a la AFP.

Los pelirrojos están en peligro de extinción”, es una afirmación que circula en Facebook, Twitter (1, 2) y medios digitales por lo menos desde 2014 y que volvió a resurgir en septiembre de 2022. Varias publicaciones citan un supuesto artículo de la revista National Geographic, que asegura que la extinción de los pelirrojos podría ocurrir en 2060 debido a un gen recesivo que portan y que genera una mayor sensibilidad a los rayos ultravioletas (UV) emitidos por el Sol.

Captura de pantalla de un tuit hecha el 3 de noviembre de 2022

La misma afirmación circula también en inglés y francés.

National Geographic no publicó esa información

Contactada por la AFP, la revista National Geographic desmintió haber publicado alguna vez la versión de que los pelirrojos se extinguirían hacia 2060. En cambio, envió la página 14 de su número de septiembre de 2007 (no disponible en internet), en la que se hace alusión a los pelirrojos en reiteradas ocasiones, pero sin mención alguna de la supuesta extinción.

En la página enviada se lee: “Este año, los medios reportaron que los ‘verdaderos pelirrojos’ podrían estar extintos para 2100, ya que cada vez es menos probable que dos portadores del ‘gen anaranjado’ se pongan en pareja debido al incremento de las relaciones internacionales (ya que el niño o la niña necesita de ambos padres pelirrojos). Sin embargo, mientras que el número de pelirrojos podría disminuir, no hay indicios que señalen su desaparición”.

El artículo también menciona que el gen que provoca el color rojizo se encuentra en varios países: “Se estima que 2% de la población mundial es naturalmente pelirroja, mientras que en Escocia ese porcentaje asciende al 13% de su población”.

El servicio de prensa de la revista National Geographic aseguró que no ha publicado otro artículo sobre la materia.

Captura de pantalla de página 14 de la edición de septiembre de 2007 de la revista National Geographic

Una empresa escocesa aviva los rumores

Una búsqueda por palabras clave en Google permitió identificar la fuente del rumor en 2014: una empresa escocesa especializada en testeo de ADN que sugirió que el calentamiento global podría llevar a la desaparición de la población pelirroja: “Creemos que el pelo colorado en Escocia, Irlanda y el norte de Inglaterra es una adaptación al clima. Los británicos no tienen demasiado sol y, por ende, necesitan toda la vitamina D que puedan obtener”, explicó el investigador y dueño de la compañía ScotlandsDNA, Alistair Moffat, al periódico The Independent. “Mientras más clara la piel, es mayor la cantidad de radiación ultravioleta que se absorbe y, por ende, mayor la cantidad de vitamina D que puede ser producida”, afirmó.

Dichas declaraciones fueron ampliamente replicadas en medios en inglés (1 , 2, 3 ) y francés ( 1 , 2 , 3),

Asimismo, Moffat especuló: “Si comienza a haber menos nubes y más sol, podría haber menor cantidad de personas con el gen pelirrojo”.

El académico fue blanco de serias críticas por parte de la comunidad científica, que cuestionó sus métodos de investigación y de testeo de ADN.
Por ejemplo, en 2014, el diario francés Le Monde publicó un artículo donde descarta las teorías de Moffat: “La tesis propuesta a los lectores sobre la posible desaparición de un fenotipo humano debido al cambio climático no existe en la lógica científica, y la premisa de estas teorías son falsas debido a que el cambio climático no incrementará la cantidad de radiación ultravioleta”, se lee en la crítica.

¿Qué es el “gen pelirrojo”?

El genetista investigador del Museo Nacional de Historia Natural de Francia, Paul Verdu, explicó a la AFP que “hay muchos genes en el genoma humano que controlan el color del pelo, los ojos y la piel, no solo uno”.

Lo que llaman el ‘gen pelirrojo’ refiere al receptor MC1R, que está ubicado en el cromosoma 16. Todo el mundo lo tiene, pero a veces contiene variaciones que pueden llevar a la coloración del pelo”, sostuvo el académico, y aclaró: “Hay diferentes tipos de pelirrojos, cuyos colores de pelo pueden darse por la combinación de mutaciones que resultan en distintos fenotipos [conjuntos de caracteres visibles de un individuo]”.

El investigador del Centro Mediterráneo para la Medicina Molecular y dermatólogo en el Hospital Universitario Central de Niza, Thierry Passeron, dijo a la AFP que el receptor MC1R es el encargado de la reparación del daño inducido en el ADN. “Las personas con estas variaciones (gen pelirrojo) tienen un mayor riesgo de contraer cáncer de piel debido a que reparan el daño generado por los rayos UV de forma menos efectiva”, explicó.

¿Los pelirrojos se desarrollaron en zonas con menos sol?

Verdu dijo a la AFP que no es pertinente explicar el mayor número de personas con cabello rojizo en algunas regiones geográficas como el Reino Unido únicamente por su exposición al sol.

"La mejor manera de explicarlo es observar los patrones de asentamiento, las fundaciones y las familias. La frecuencia de pelirrojos es mayor porque al principio había unos pelirrojos que poblaban el país”, explicó el antropólogo genético. “Es algo mecánico, no hay necesidad de hablar de la luz del sol. Este 'efecto fundador' explica gran parte de la diversidad humana, no solo la del color de la piel y el pelo", concluyó.

Mujer pelirroja reflejada en la fachada del Banco Reserva de Australia, en Sydney el 17 de diciembre de 2013 ( AFP / Saeed Khan)

Otras latitudes

Especialistas consultados por la AFP señalaron que Australia ha recibido una gran migración de británicos pelirrojos y que, pese a la mayor exposición a rayos UV que tiene el país del hemisferio sur en comparación a las islas europeas, esa población no ha dado señales de “extinción”.

El director de investigaciones y genetista del Museo Nacional de Historia Natural de Francia, Frédéric Austerlitz, apuntó que, si bien se han registrado numerosos casos de cáncer de piel entre la población pelirroja en el país oceánico, suele aparecer a una edad relativamente avanzada, por lo que muchos afectados ya habrán tenido hijos a los que transmitieron el “gen pelirrojo”. Además, apuntó que “no hay evidencia suficiente para asegurar que ‘el gen pelirrojo’ pueda desaparecer para 2060”.

Verdu coincidió y explicó que la mortalidad por sobreexposición a radiación por rayos ultravioletas tiende a estar relacionada a la falta de cuidado y que puede ser peligrosa para personas de cualquier color de piel.

Calentamiento global

Si bien el calentamiento global y su origen humano tienen un amplio consenso científico, esto no significa que la radiación UV vaya a incrementarse en todo el planeta Tierra”, aclaró la directora de Investigación en el Laboratorio de Observaciones Espaciales de Francia, Sophie Godin-Beekmann.

El incremento o disminución de los rayos UV es constantemente medido y estudiado por investigadores y depende de diferentes parámetros, incluyendo “la capa de ozono -regulada por autoridades internacionales que han prohibido el uso de gases que puedan dañarla-, aerosoles que puedan afectar la calidad del aire, el nivel de nubes en el cielo, y la reflectividad de la superficie (cuánto se refleja el Sol en la superficie terrestre) que podría variar con el calentamiento global”, aseguró la investigadora.

De acuerdo con el estudio “Interacciones entre el ozono y el clima y efectos sobre la radiación solar ultravioleta”, publicado en 2019 en la revista especializada Photochemical and Photobiological Sciences, las predicciones científicas no muestran variaciones que puedan llevar a un cambio radical en el impacto de los rayos UV.

Además, los incrementos se producirían de forma localizada e incluso algunas regiones verían disminuidos sus índices.

Godin-Beekmann explicó a la AFP que "la escala de variación se sitúa entre el -40% y el +40%, con las variaciones más fuertes en las regiones polares, donde los índices UV no son muy elevados, por lo que no hay un aumento de los UV que pueda provocar la extinción de los pelirrojos. Eso no tiene sustento científico”.

La especialista agregó que es falaz relacionar el calentamiento global con un “aumento” de la luz solar: "El calentamiento global no tiene que ver con más luz solar, sino con el hecho de que la atmósfera retiene la radiación infrarroja de la Tierra, que es proporcionada por el Sol. La radiación ultravioleta [emitida por el Sol] no está en juego"

Participantes del primer festival de pelirrojos “Red Love Festival”,el 25 de agosto de 2018 en Chateaugiron, Francia ( AFP / Jean-Francois Monier)

La teoría infundada de la “extinción” de un gen recesivo

Otra de las supuestas razones detrás de “la extinción de los pelirrojos” sería la desaparición gradual del gen recesivo MCR1 a través de la “selección natural”. Pero esta hipótesis carece de base científica, de acuerdo con expertos consultados por la AFP.

El genetista Paul Verdu explicó que la pregunta sobre la desaparición de personas con ciertas características como cabello rubio u ojos celestes es legítima: “Los llamamos fenotipos recesivos, lo que significa que es necesario que los diferentes genes y mutaciones hayan sido transmitidos tanto por el padre como por la madre para que se puedan expresar en el individuo. Si uno de los dos no transmite esta mutación, estará presente en el niño o la niña pero no se verá reflejado en su color de piel o pelo, que seguramente será marrón o negro”, detalló.

Sin embargo, esto no significa que la mutación haya desaparecido, simplemente que no está expresada debido a que está dominada por la otra mutación que, generalmente da como resultado cabello oscuro”, continuó el investigador. “Pero si una persona con cabello oscuro que ha recibido el gen pelirrojo, tiene hijos con otra persona con gen pelirrojo, es potencialmente posible que sus hijos sean visiblemente pelirrojos”, explicó.

Además, el investigador aclaró que “hacer desaparecer completamente a esta mutación es muy complicada por el hecho de que, aunque con el tiempo pueda reducirse la visibilidad, la mutación no siempre se expresa, que es lo que a la ‘selección natural’ le interesa realmente”.

Traducción y adaptación
Clima