Toser “repetida y vigorosamente” no sirve para sobrevivir a un ataque al corazón

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Especialistas advierten que toser “repetida y vigorosamente” no es una medida apropiada en caso de un ataque al corazón. Sin embargo, esta recomendación compartida varios millones de veces en redes sociales desde hace más de una década sigue circulando en 2022. Varios cardiólogos confirmaron a la AFP que la tos no ayuda a salvar la vida de quien siente los primeros síntomas de un infarto, y recomendaron no perder el tiempo y llamar inmediatamente a los servicios de emergencia.

Las entradas circulan en Facebook (1, 2), Twitter (1, 2) y sitios web al menos desde 2011, y volvieron a viralizarse en 2022 (1, 2, 3). El mismo mensaje se comparte también en video.

“Cómo sobrevivir a un ataque al corazón cuando estás solo”, se titulan las publicaciones. “Dado que muchas personas están solas cuando sufren un ataque al corazón, sin ayuda, la persona cuyo corazón late incorrectamente y que comienza a sentir desmayo, tiene sólo unos 10 segundos antes de perder el conocimiento. Sin embargo, estas víctimas pueden ayudarse a sí mismas tosiendo repetida y vigorosamente”, aseguran.

Además, afirman que “una respiración profunda se debe realizar antes de cada tosido, y el tosido debe ser profundo y vigoroso y prolongado tal como se produce en el interior del pecho”. Y que esto debe repetirse “cada dos segundos sin parar”.

Este ejercicio, dicen, “mantiene la sangre circulando” y “ayuda a restablecer el ritmo normal” del corazón.

Captura de pantalla realizada el 29 de julio de 2022 de una publicación en Facebook

Publicaciones similares circulan en portugués, francés, inglés y griego.

Sin embargo, como explicaron varios expertos a la AFP, no hay pruebas de que toser pueda ayudar en caso de un ataque cardíaco. Las personas que presentan síntomas deben pedir ayuda médica sin demora. Toser sólo hará perder tiempo y hasta podría agravar aun más el cuadro.

Ataque cardíaco

Según el Instituto Nacional de Salud de Estados Unidos (NIH), un ataque cardíaco ocurre cuando “el flujo de sangre oxigenada se obstruye repentinamente en una o más de las arterias coronarias que abastecen al músculo cardíaco y una sección del músculo no puede obtener suficiente oxígeno”.

A esta afección también se la conoce como infarto de miocardio y, según explica la Clínica Mayo de Estados Unidos, no en todos los casos es provocada por obstrucciones en las arterias. Otras causas incluyen: una constricción grave de un vaso sanguíneo que no está obstruido, el covid-19 y otras infecciones virales que dañan el músculo cardíaco, una rotura en el interior de una arteria del corazón.

Cuando el corazón no recibe sangre y oxígeno, sus células musculares se rompen, impidiendo que este músculo funcione correctamente. Este daño se vuelve irreversible después de unos 30 minutos de obstrucción.

A veces, un infarto provoca una parada cardíaca, es decir, el corazón deja de latir.

Según la Clínica Mayo, los síntomas más frecuentes de un ataque cardíaco incluyen: dolor en el pecho; molestias que se propagan al hombro, al brazo, a la espalda, al cuello, a la mandíbula, a los dientes o, a veces, a la parte superior del abdomen; sudor frío, fatiga, acidez estomacal o indigestión, aturdimiento o mareos repentinos, náusea y falta de aire.

Toser no sirve

"La tos nunca ha sido eficaz para reducir un infarto o sus consecuencias, ni el riesgo subyacente de parada cardíaca", explicó el 25 de julio de 2022 al equipo de verificación de la AFP Nicolas Lamblin, jefe de cardiología de urgencias y cuidados intensivos del Hospital Universitario del Norte de Europa, CHU, en Lille, Francia. "En el caso de una parada cardíaca, la persona ha perdido totalmente la conciencia, por lo que en cualquier caso no puede oír, responder o toser", añadió.

Allen J. Taylor, director de cardiología del hospital MedStar Health de Estados Unidos, dijo el 27 de julio a la AFP que "la tos no tiene ninguna repercusión" en un ataque al corazón. "El flujo sanguíneo adicional aportado por la tos es mínimo y, de todos modos, la mayoría de las víctimas no pueden toser durante más de 15 segundos", señaló, a la vez que advirtió que "el esfuerzo adicional de la tos ciertamente no ayuda al paciente".

Dimitrios Farmakis, profesor asociado de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chipre, también confirmó que "la afirmación no tiene base científica". "Una persona que sienta los síntomas de un ataque al corazón debe buscar inmediatamente ayuda médica, llamando a los servicios de emergencia", añadió en un correo electrónico enviado a la AFP el 21 de julio de 2022.

Lamblin coincidió: "Si una persona, sola en su casa, cree que está sufriendo un infarto, debe llamar inmediatamente a los servicios de emergencia y tratar de avisar a las personas que le rodean para que pidan ayuda". Y agregó que "lo mejor sería abrir la puerta y quedarse allí porque, si la puerta está cerrada, los servicios de emergencia perderán tiempo intentando entrar”.

En el caso de una parada cardíaca, causada por un infarto de miocardio, la víctima pierde la conciencia por completo, dijo. "Si hay algún testigo, debe llamar a los servicios de emergencia, ponerse al lado de la víctima y prepararse para iniciar un masaje cardíaco".

Por último, la Fundación Británica del Corazón, una organización benéfica de investigación cardiovascular del Reino Unido, también considera que toser no es útil en caso de obstrucción de una arteria coronaria o de un ataque al corazón. "No hay pruebas médicas que respalden que toser pueda ser útil si una persona, por sí misma, sufre un ataque al corazón", se lee en el sitio web de la organización.

Facultades de medicina como la de la estadounidense Universidad de Chicago y la canadiense Universidad McGilll, así como la Clínica Cleveland, en Estados Unidos, también rechazan los supuestos beneficios de este método.

Paramédicos llevan a una persona herida a una ambulancia en Buenos Aires, el 23 de junio de 2022 ( AFP / Luis Robayo)

Contadas excepciones

Sin embargo, los expertos dijeron a la AFP que la tos podría, en algunos casos, ayudar en caso de otra enfermedad cardíaca.

Por ejemplo, según la Asociación Americana del Corazón, la tos puede recomendarse temporalmente para las arritmias (una anomalía del ritmo cardíaco) en un entorno hospitalario controlado, como un laboratorio de cateterismo cardíaco, en el que los pacientes están conscientes y constantemente monitorizados.

Christina Chrysohoou, cardióloga y miembro de la Sociedad Helénica de Cardiología, de Grecia, dijo a la AFP el 21 de julio de 2022 que toser podría ayudar en caso de bradicardia, cuando el ritmo cardíaco se ralentiza, algo que puede asociarse a algunos casos de infarto de miocardio. Pero, por el contrario, frente a un infarto asociado a otra patología como la disección aórtica, la tos podría acelerar la muerte, advirtió.

Ignatios Ikonomidis, profesor asociado de cardiología en la Universidad Nacional y Kapodistriana de Atenas, declaró a la AFP el 22 de julio que la tos podría ayudar en caso de taquicardia supraventricular, una condición que generalmente no reviste seriedad, pero "no en el contexto de un episodio coronario grave".

Así, como señalan los expertos, la tos no es útil en caso de infarto de miocardio. "Dicen que debes toser si te estás ahogando, si te estás asfixiando, si casi te ahogas o si has inhalado algo. Pero si usted cree que está sufriendo un ataque al corazón o una parada cardíaca, debería ir en contra de este consejo", concluyó Lamblin.

Traducción y adaptación