El ministro español de Consumo, Alberto Garzón, en Madrid el 14 de enero de 2020 ( AFP / Pierre-Philippe Marcou)

El informe del Ministerio español de Consumo no promueve compartir electrodomésticos

Copyright AFP 2017-2022. Todos los derechos reservados.

Un informe del Ministerio español de Consumo y la Comisión Europea ha sido objeto de artículos en medios digitales y publicaciones en redes sociales que aseguran que el titular del ramo, Alberto Garzón, promueve el uso compartido de electrodomésticos “para acabar con la pobreza energética”. Más de 6.600 usuarios han compartido los mensajes sobre el informe desde el 21 de mayo de 2022. Pero éste no menciona la pobreza energética y habla del uso compartido de electrodomésticos únicamente para poner ejemplos de hábitos de consumo de diferentes perfiles sociológicos, explicaron tanto el ministerio español como la Comisión Europea.

“Garzón promueve ‘compartir electrodomésticos’ con los vecinos para contaminar menos”, titula un medio digital en un artículo sobre un informe del Ministerio español de Consumo y el Centro Común de Investigación (JRC, por sus siglas en inglés) de la Comisión Europea. Otro sitio de noticias se refirió al mismo documento con el siguiente titular: “Compartir electrodomésticos con los vecinos, la enésima ocurrencia de Garzón”.

La afirmación sobre el ministro de Consumo, aunque sin la mención al informe, circuló en Facebook (1, 2), Twitter (1, 2) e Instagram (1, 2). 

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, realizada el 9 de junio de 2022

AFP Factual no encontró en medios de comunicación españoles tradicionales registro de una propuesta para compartir electrodomésticos por parte de Garzón.

La oficina de prensa del ministerio respondió a AFP Factual que esa información viral “hace referencia al estudio ‘Sostenibilidad del Consumo en España’”, presentado el 20 de mayo de 2022, un día antes de que aparecieran en redes sociales las primeras publicaciones sobre el uso de los electrodomésticos. “No existe ninguna recomendación en ese sentido en el informe”, concluyó el servicio de prensa.

El informe, de acceso público, no promueve el uso compartido de electrodomésticos, ni en el texto completo ni en el resumen publicado

El ministro Garzón dice, en la introducción del informe, que la mayor parte de los análisis económicos convencionales parten de supuestos “implícitos” como “la no existencia de límites en recursos naturales”. Garzón subraya que los impactos medioambientales van “mucho más allá del cambio climático”, y añade: “El uso intensivo y asimétrico de recursos y energías por parte del modelo de producción y consumo está provocando presiones e impactos ecológicos que llevan al conjunto del metabolismo social fuera de los límites de seguridad del planeta”. El informe pretende que los análisis económicos tengan en cuenta el impacto ambiental.

El Ministerio de Consumo subraya en el documento que España es el primer país de la Unión Europea (UE) que analiza su huella de consumo, calculada con base a indicadores de impacto ambiental seleccionados en torno a cinco áreas: alimentación, movilidad, vivienda, bienes del hogar y electrodomésticos.

Las referencias a compartir electrodomésticos aparecen en el capítulo 2.5, titulado “¿Cómo podemos reducir nuestra Huella de Consumo? Comparativa entre diferentes patrones y estilos de vida en España” (página 46 en adelante), donde se analizan perfiles de consumo teóricos con ejemplos individuales.

La experta del Centro Común de Investigación europeo (JRC) Esther Sanyé-Mengual explicó a AFP Factual que el informe “no analiza de forma individual el uso comunitario de electrodomésticos”. El capítulo donde se habla del uso compartido hace referencia a “tres situaciones teóricas en el consumo de electrodomésticos”: El uso compartido en el mismo hogar (una joven que comparte piso con otras personas), el uso compartido con los vecinos del bloque de pisos y el uso individual de una familia. 

El epígrafe señalado concluye (página 48): “El análisis de los perfiles de los consumidores señala la necesidad de adoptar una perspectiva integral que incluya todas las áreas de consumo a la hora de evaluar los diversos impactos ambientales ligados a los estilos de vida” en España.

Otros apartados del informe analizan (epígrafes 2.4 y 3.4) qué tipo de electrodomésticos es más sostenible, cuáles consumen más electricidad, etc. “Un uso compartido de electrodomésticos entre vecinos comparado con un uso individual da lugar a una menor intensidad de consumo de electrodomésticos, que se asocia a un menor impacto ambiental”, expuso la científica.

"El informe no tiene el objetivo de analizar aspectos sobre pobreza energética” ni se prevé relacionarlo hasta ahora, según Sanyé-Mengual. “El indicador de Huella de Consumo evalúa los impactos ambientales del consumo total en el Estado español en base a estadísticas de consumo”, es decir, “se evalúa al ciudadano medio y no se distinguen datos de consumo acordes a características sociodemográficas”, aclaró la experta, en referencia a las publicaciones virales que afirmaban que el uso compartido de electrodomésticos se destinaría a luchar contra la pobreza energética.