Sí, en las Islas Feroe los delfines se cazan desde hace siglos

“Matan a miles de delfines por tradición en Dinamarca”, titula un artículo compartido más de 130.000 veces desde septiembre de 2018, con imágenes de esta caza de delfines piloto (o calderones) en las que las aguas aparecen teñidas del rojo de la sangre animal. Pese a que varios usuarios se indignan o sorprenden por la práctica, efectivamente se realiza cada año, es objeto de críticas de animalistas y conservacionistas, y defendida por las autoridades de Islas Feroe. Sin embargo, éstas afirman que no se trata de un ritual de paso a la edad adulta.

La caza de calderones, conocida como “grindadráp”, se celebra desde hace siglos en el archipiélago de las Feroe, un territorio autónomo de unos 50.000 habitantes situado entre Noruega, Islandia y Gran Bretaña, en el norte del océano Atlántico.

Captura de pantalla del 24 de mayo de 2019 de una publicación en Facebook

Aunque el titular de muchas publicaciones es correcto, dado que esta caza es una tradición, el subtítulo contiene una información que las autoridades desmienten: la matanza no obedece a un ritual.

Muchos usuarios de redes sociales comentan indignados, al igual que en sitios en internet, esta práctica, que califican como un ritual de paso a la edad adulta (1, 2, 3, 4, 5, 6).  

La AFP ya ha informado de protestas contra esta caza. La agencia danesa Ritzau Scanpix, asociada a la AFP, ha cubierto el grindadráp en imágenes. Esta ceremonia tradicional también ha sido objeto de reportajes en medios en español (1, 2, 3), en inglés (1, 2) y en francés (1, 2, 3).

 

 

Caza registrada desde 1584

El encargado de Comunicación del Ministerio de Asuntos Exteriores y Trabajo, Páll Nolsøe, confirma a AFP Factual: "La caza de delfines no marca la llegada a la edad adulta. Y no forma parte de un festival anual o ritual, como muy a menudo se afirma, equivocadamente. Es una caza por comida".

"Hoy día la legislación estipula que solo personas de 16 años o mayores que hayan participado en un curso" pueden matar a estos animales, según la fuente ministerial. En las islas es habitual que los padres lleven a sus hijos a ver esta caza. "Los isleños feroeses están familiarizados con los procesos por los que los animales -como delfines u ovejas- son matados para comer. Los niños feroeses crecen conociendo y comprendiendo su entorno natural y consideran normal ver y saber de dónde procede la carne de sus platos", explica Nolsøe.

"Hoy día la legislación estipula que solo personas de 16 años o mayores que hayan participado en un curso" pueden matar a estos animales, según la fuente ministerial. En las islas es habitual que los padres lleven a sus hijos a ver esta caza. "Los isleños feroeses están familiarizados con los procesos por los que los animales -como delfines u ovejas- son matados para comer. Los niños feroeses crecen conociendo y comprendiendo su entorno natural y consideran normal ver y saber de dónde procede la carne de sus platos", explica Nolsøe.

Caza de ballenas en Torshavn, en las Islas Feroe, el 29 de mayo de 2019

También la autoridad feroesa para los cetáceos, Whaling.fo, aclara en su página web que la caza de los calderones “no es, ni forma parte de ningún festival anual o ritual en las Feroe”. “Las faenas de cetáceos se llevan a cabo en las Islas Feroe para obtener alimento y pueden darse en cualquier momento del año”, informa el sitio, que agrega: “Las capturas se comparten entre los participantes y la comunidad local”.

De hecho, desde 1584, las islas llevan un registro oficial de todas las capturas de calderones comunes. Los meses con más capturas son julio, agosto y septiembre, con un promedio de 800 cetáceos al año.

El periodista y escritor feroés Høgni Mohr narró por correo electrónico a AFP Factual cómo tiene lugar la caza de estos animales: “Alguien avista a los delfines, y si las autoridades en la materia dan permiso, los barcos son autorizados a salir y llevar a los delfines a la costa, donde son agrupados y distribuidos a los ciudadanos en la zona, cerca de la playa”.

Solo quienes cuenten con el permiso otorgado por la policía local pueden matar al animal, en una de las 23 bahías autorizadas, según Whaling.fo.

Infografía de AFP con la localización de las islas Feroe (Simon Malfatto, Sophie Ramis, Marimé Brunengo / AFP )

Pierre-Henry Deshayes, periodista de la AFP en la oficina de Oslo y autor de reportajes en el terreno, comentó a AFP Factual: “Más allá de las imágenes, evidentemente espectaculares, [la caza de cetáceos] es una práctica secular muy aceptada allí y en la que participan todas las categorías de la población, sea cual sea su clase social o edad”. A ojos de los feroeses, “la única diferencia con la matanza de otros animales es que ésta tiene lugar a cielo abierto”.

Nicola Hodgins, experta de la asociación conservacionista Whales.org, declaró al equipo de verificación de la AFP que la caza se debe a razones “aparentemente de ‘tradición’ y por ‘necesidad de alimento’”, pero subraya: “Sus actividades pesqueras (al margen del ‘grind’, NDLR) están entre las más productivas de la región”, por lo que los argumentos isleños “no tienen mucho sentido” para Hodgins. La página oficial de las Islas Feroe destaca su actividad pesquera aquí.

La práctica se lleva a cabo con barcos y ruido submarino para “desorientar y confundir” a los delfines, cuenta Hodgins. Esta acción puede durar horas, en las que los animales “están increíblemente estresados, cansados y en pánico”. “Son criaturas tan sociales, con lazos familiares tan fuertes, que no dejarán a nadie de su familia morir solo (...) aunque eso signifique también su muerte”, agregó.

El “grindadráp” es defendido por las autoridades feroesas, como el ministro de Pesca local, Høgni Hoydal, en esta entrevista para la AFP de junio de 2018.

Organizaciones ecologistas como Sea Shepherd critican desde hace años esta práctica y piden a la Unión Europea que tome medidas contra Dinamarca, a cuyas autoridades acusa de facilitar la caza de estos cetáceos.

Por tanto, sí se produce la caza de delfines piloto o calderones en las costas feroesas, una práctica secular aceptada socialmente, que genera polémicas cada año entre los defensores locales y los ecologistas que se oponen a la sangrienta práctica.

EDIT 28/05: Añade reacción del Ministerio de Asuntos Exteriores

EDIT 29/05: Añade fotografía de AFP tomada el 29 de mayo de 2019
AFP España
Natalia Sanguino