No, la ONU no decretó que en 2030 la humanidad deba colocarse un chip

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Una publicación compartida más de 30.000 veces en Facebook advierte que Naciones Unidas ha decretado que para 2030 todos los seres humanos tendrán que tener implantado un microchip, a manera de identificación universal. Pero la afirmación es falsa.

“La ONU prevé que toda la humanidad será chipada antes del 2030 y quien no quiera será excluído de la sociedad”, señala una publicación (1) que empezó a circular en 2016 y ha resurgido el 24 de marzo de 2019.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook, hecha el 26 de marzo de 2019

Tales afirmaciones parecen derivar del ejercicio de identificación biométrica que en 2015 la Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) empezó a desarrollar a fin de identificar y rastrear a las personas desplazadas alrededor del mundo.

Ese año, el organismo identificó a más 100.000 refugiados en Chad y a otros 120.000 birmanos ubicados en los nueve campamentos fronterizos de Tailandia.

El sistema de gestión de identidad biométrica (BIMS) consiste en la recolección de huellas dactilares y el escaneo del iris de cada refugiado. La información se almacena en una base de datos de ACNUR así como en una tarjeta inteligente entregada a cada participante.

ACNUR asegura que con esto se facilita la protección de los refugiados además de proporcionarles una documentación oficial.

Por otro lado, para el Banco Mundial, esto representa el camino de la ONU para cumplir uno de sus objetivos para 2030, que es que todo el mundo tenga una identidad legal y registro de nacimiento.

Captura de pantalla hecha el 26 de marzo de 2019 del documento sobre los objetivos de la ONU para 2030

La mentira sobre el microchip

En ninguna parte del proceso de identificación biométrica de ACNUR se señala la implementación de un microchip.

Las publicaciones viralizadas parecen hacer referencia a un proyecto realizado en Suecia en mayo de 2018, en el que cerca de 3.000 personas voluntariamente se implantaron un chip que les facilitaba actividades diarias como el acceso a sus casas, trabajos, gimnasios e incluso viajar en tren.

Sin embargo, este proyecto sueco en el que las personas voluntariamente se implantaron un chip no tiene ninguna relación con lo hecho por ACNUR, ni con los objetivos para 2030 de la ONU.

Por lo tanto, no es verdad que la ONU haya decretado que para 2030 las personas en todo el mundo tendrán que tener implantado un microchip de identificación.

 
AFP México