Un hombre fuma durante una manifestación a favor de la legalización de la marihuana en el estado de Jalisco, México, en mayo de 2018. (AFP / Ulises Ruiz)

No, la OMS no ha desclasificado la marihuana como una droga

Una nota compartida en Facebook más de 57.000 veces asegura que, “después de meses de análisis”, para la Organización Mundial de la Salud la marihuana dejó de ser una droga. El organismo dependiente de la ONU se pronunció al respecto y a través de un comunicado explicó en qué consistió la recomendación oficial que realizó sobre una de las sustancias que componen la marihuana.

Atención lectores: Esta publicación fue actualizada el 8 de agosto de 2018 después de haber sido editado el artículo original que verificó la AFP. 

El 14 de diciembre de 2017, el mismo día en que la Organización Mundial de la Salud (OMS) emitió un comunicado sobre el cannabidiol y sus usos, el sitio de noticias mexicano Cultura Colectiva publicó una nota que tituló “Después de meses de análisis, para la OMS la marihuana dejó de ser una droga”.

La publicación, que ha sido compartida más de 57.300 veces en Facebook, ha sido editada a principios de agosto de 2018 aclarando que la recomendación de la OMS sólo apuntaba a desclasificar el cannabidiol, y no la marihuana, como droga.

Días después la Organización Mundial de la Salud (OMS) difundió otro comunicado en el que reconoce que había tenido “gran difusión la recomendación oficial hecha el 14 de diciembre de 2017 en el sentido de que el cannabidiol, un compuesto del cannabis, no se clasificara como sustancia sujeta a fiscalización internacional”.

En el documento, la organización explica que el cannabidiol (CBD), uno de los 200 cannabinoides o compuestos de la marihuana, “no parece ser nocivo ni tener riesgo de abuso”, es decir, que no es adictivo; sin embargo no recomienda el uso medicinal del extracto ya que, pese a que algunos estudios realizados en animales y humanos revelan que puede tener un uso terapéutico en las convulsiones epilépticas y enfermedades similares, “son necesarios más datos”.

Raúl Elizalde, presidente de HempMeds México, una empresa que importa medicamentos a base de cannabidiol y quien estuvo presente en la reunión del Comité de Expertos en Farmacodependencia de la OMS en noviembre de 2017, aseguró a la AFP que es común que exista confusión cuando se tocan temas sobre el tratamiento del cannabidiol, la única de las 200 (sustancias) que contiene la marihuana que ha dejado de ser clasificada como droga.

“En pocas palabras, la OMS dijo que el cannabidiol no fuera incluido dentro de la lista de sustancias nocivas porque no representa un riesgo para la salud; es decir que para comprarlo no necesito una receta médica”, explicó Raúl Elizalde, quien también es padre de Graciela Elizalde Benavides, una niña que padece el Síndrome de Lennox-Gastaut, un tipo de epilepsia infantil.

Graciela Elizande y su padre Raúl en 2015 cuando se hizo público el caso de Grace y como el medicamento a base de un cannabinoide le ayudaba a disminuir la intensidad de sus ataques epilépticos.Graciela Elizande y su padre Raúl en 2015 cuando se hizo público el caso de Grace y como el medicamento a base de un cannabinoide le ayudaba a disminuir la intensidad de sus ataques epilépticos. (AFP / Carlos Ramírez)

En el comunicado, la OMS hace hincapié en que el cannabidiol debe estar “limpio” y no contener tinturas del cannabis que sí están incluidas en la Convención Única de las Naciones Unidas sobre Estupefacientes de 1961. También recuerda que su posicionamiento es una recomendación pero que las medidas legales dependen de la legislación de cada país.

Algunos de los países que han “suavizado” sus medidas legales sobre el cannabidiol, recuerda la OMS, son Australia, Canadá, Suiza, el Reino Unidos y los Estados Unidos. En el particular caso de México, en junio de 2017 el presidente Enrique Peña Nieto el uso medicinal y científico del cannabis sativa o marihuana.

A decir de Raúl Elizalde hasta el momento no existe gran avance dentro de la investigación o comercialización de extractos de marihuana en México, ya que no se han especificado cuáles son las reglas con las que los investigadores pueden realizar el análisis de la droga y sus derivados.

Raúl Elizalde cobró notoriedad mediática en 2015 cuando la Comisión Federal para la Protección de Riesgos Sanitarios (Cofepris) permitió la importación de un medicamento a base de cannabidiol para el tratamiento de su hija Graciela. A partir de entonces la empresa estadounidense HempMeds se puso en contacto con él y abrieron sus primeras oficinas en México.

La OMS y Raúl Elizalde han explicado que sólo una sustancia de las 200 que componen la marihuana dejó de ser considerada una droga y que ello no alcanza para que el cannabis sea desclasificado como tal, al contrario de lo que fue interpretado y publicado en ese momento.