No hay evidencia de que los remedios basados en ajo sean efectivos para prevenir o curar estas dolencias

Videos de remedios caseros compartidos miles de veces en redes sociales indican que el ajo combinado con tomillo y aceite de oliva depura los pulmones y cura enfermedades respiratorias “en apenas una semana”. Pero, según especialistas, se necesitan más estudios para conocer la eficacia del ajo. Y a pesar de que el alimento tiene algunas propiedades antioxidantes y antibacterianas, no hay evidencias de que su uso cure estas dolencias.

“Esto te limpia los pulmones, aumenta las defensas, trata afecciones respiratorias, infecciones y mucho más”, dice un video que circula en Facebook (1) desde el pasado 14 de abril y que ha sido compartido más de 66.000 veces. En YouTube también fue publicada una secuencia con un mensaje similar sobre la efectividad de los remedios caseros basados en ajo para tratar infecciones respiratorias, con más de un millón de reproducciones.

En ambos registros se indica que una cucharada de un té de ajo, tomillo y aceite de oliva funciona para limpiar los pulmones y tratar afecciones respiratorias. “Dile adiós a las enfermedades pulmonares en apenas una semana”, dice una voz en off en la filmación. Y afirma: “El ajo es una alternativa natural para limpiar y aliviar los pulmones, como también sirve para reforzar las defensas contra las infecciones y virus. Cuenta con propiedades antibióticas que contribuyen a la eliminación de cientos de bacterias”.

Según lo publicado, esta receta contribuye a la recuperación de pacientes con afecciones respiratorias como “la bronquitis, el asma, el catarro, la neumonía, la tuberculosis tosferina y la congestión pulmonar”.

En ambas secuencias se muestra un segundo remedio casero hecho a base de ajo, cebolla, jengibre, cúrcuma y miel afirmando que tiene propiedades como “cualidades antioxidantes, antiinflamatorias y desintoxicantes” que, en conjunto, “aumentan las defensas del cuerpo y estimulan la eliminación de desechos acumulados en el organismo”.

Captura de pantalla realizada el 14 de mayo de 2020 de una publicación en Facebook

Ajo, tomillo, aceite…

Alejandro Videla, médico neumonólogo del Hospital Universitario Austral en Argentina y miembro de la Sección Infecciones de la Asociación Argentina de Medicina Respiratoria, dijo a AFP Factual que “esta información es falsa para todos los casos”.

Afirmó que “su uso puede incluso empeorar la situación al crear una falsa seguridad y retrasar el uso de medicaciones correctas”. Y detalló: “No hay evidencia de que mejoren las defensas. Cuando mucho podrían dar mejoría de síntomas, pero son menos efectivos que la farmacopea convencional y acarrean el mismo riesgo de no consultar y empeorar por no recibir el tratamiento adecuado”.

Además, sobre el aceite de oliva y el tomillo, el médico declaró que “no existen evidencias que prueben que el tomillo o el aceite de oliva tengan ningún efecto sobre la salud respiratoria. No son dañinas tampoco, pero no reemplazan a los medicamentos convencionales”, ni “existen evidencias serias de que al combinarlas se obtenga beneficio para la salud”.

Además, en el contexto de la actual pandemia, el especialista añadió que “no hay ninguna evidencia en la literatura científica que sustente el uso de remedios caseros para la COVID-19”.

Por otra parte, un artículo, publicado por la Biblioteca Nacional de Medicina de Estados Unidos, parte del Instituto Nacional de Salud, indica que “se cree que distintos componentes en el ajo reducen el riesgo de enfermedades cardiovasculares, tienen efectos anti-tumores y antibióticos, y muestran beneficios en la sangre con alta concentración de glucosa”.

Pero aclara que se necesitan más estudios. Sin embargo, el mecanismo exacto de todos los ingredientes y su efecto a largo plazo aún no ha sido entendido completamente. Se requieren más estudios para dilucidar los mecanismos fisiopatológicos de la acción del ajo, así como su eficacia y seguridad en el tratamiento de varias enfermedades”, apunta el texto.

Además, Virginia Natero, nutricionista y profesora adjunta en el Departamento de Alimentos de la Escuela de Nutrición de la Universidad de la República, de Uruguay, dijo a AFP Factual que “aunque los ingredientes puedan tener características como ser antioxidantes, no hay estudios que indiquen que al juntarlos se potencien".

Los ingredientes mencionados “no son los únicos (con características antioxidantes), porque muchas veces parece que son los únicos y son un remedio mágico”. No son como una medicina o jarabe para ser tomados de forma aislada y descuidar otros aspectos como una alimentación balanceada, señaló. 

Por su parte, Claudio Méndez, profesor asociado de políticas de salud en el Instituto de Salud Pública de la Facultad de Medicina de la Universidad Austral y miembro del directorio de la Sociedad Chilena de Salubridad, dijo a AFP Factual: “probablemente usted va a sentir cierta mejoría [al utilizar los remedios caseros], pero estamos hablando de casos que son leves”.

“Cuando son infecciones resistentes a medicamentos existentes, eso no sería la solución. Es más, muchas veces se utilizan las medicinas caseras porque prefieren eso a intentar acceder a los servicios de salud”, dijo.

Los casos más graves, coincidió el doctor Videla, del Hospital Universitario Austral en Argentina, requieren de tratamientos antibióticos, como las neumonías y tuberculosis que son mencionadas en uno de los videos. Las recetas tampoco serían efectivas para casos como asma o congestión pulmonar, añadió.

La Organización Mundial de la Salud se ha referido al ajo y sus efectos en la enfermedad respiratoria causada por el Sars-Cov-2, explicando que “es un alimento saludable que puede tener algunas propiedades antimicrobianas. Sin embargo, no se han obtenido pruebas de que comerlo proteja contra el virus que causa el brote actual”.

AFP Factual ha verificado otras publicaciones que mencionan supuestos remedios caseros con ajo para combatir enfermedades respiratorias. 

En conclusión, aunque tiene algunas propiedades antioxidantes y antibacterianas, no hay evidencia científica que demuestre que el ajo o las recetas con ajo puedan prevenir o curar enfermedades respiratorias, según los especialistas consultados.

Esta verificación fue realizada con base en la información científica y oficial disponible a la fecha de esta publicación.