No, este cura nunca habló de mujeres gordas antes de ser agredido

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Varias publicaciones en español, portugués, inglés, francés y árabe, compartidas decenas de miles de veces en las redes sociales desde el 14 de julio pasado, afirman que un sacerdote  fue empujado por una mujer por decir que “las gordas no van al cielo”. Otras entradas aseguran que la responsable del ataque que se ve en el video viralizado es una feminista. Sin embargo, el sacerdote no hizo ninguna referencia a mujeres gordas durante la homilía y no hay evidencia que vincule a la agresora con el movimiento feminista.

“Mujer empuja a sacerdote por decir que ‘las gordas no van al cielo’”, asegura una de las entradas en español, compartida más de 17.000 veces en Facebook. Otras publicaciones (1 y 2), compartidas más de 11.000 veces en Twitter, afirman lo mismo, y agregan que el hecho tuvo lugar en Portugal. El mismo video circula también en portales en español, así como en publicaciones en francés, en árabe y en inglés

Capturas de pantalla realizadas entre el 18 y 19 de julio de 2019 con publicaciones en distintos idiomas en Facebook y Twitter

El video es real. Se trata del padre brasileño Marcelo Rossi, conocido por promover la fe católica en misas televisadas, libros y CDs, quien fue empujado durante una misa celebrada el 14 de julio pasado en Cachoeira Paulista, Sao Paulo. Según lo reportado por medios brasileños, al menos 50.000 personas participaron de esta celebración, que era el evento de cierre de un encuentro católico de cuatro días.

Al analizar el video del incidente, se puede constatar que Rossi no estaba haciendo ninguna referencia a “mujeres gordas” en el momento en que fue empujado. “Estas manos ya no me pertenecen. Pecadoras, débiles, pero estas manos pertenecen a Jesús, ya que el sacerdote actúa en la persona de Cristo, para servir, para bendecir (...)”, dijo antes de ser interrumpido. 

El sacerdote Marcelo Rossi en una misa en Sao Paulo el 9 de mayo de 2013

AFP Factual tuvo acceso a la transcripción completa de lo que dijo Rossi durante el evento religioso y pudo confirmar que el sacerdote no hizo ninguna mención a la frase que se viralizó.

Antes de ser empujado, Rossi estaba elogiando la madurez de los jóvenes presentes en el lugar y comenzaba a describir su experiencia como sacerdote, como revela el documento enviado a AFP Factual por la comunidad Canção Nova, organizadora del encuentro.

Además, una búsqueda por palabras clave en Google no arrojó ningún resultado que indique que el sacerdote haya dicho en el pasado que “las mujeres gordas no van al cielo” . 

La falsedad de estas publicaciones también fue revelada por Agência Lupa

¿Atacante feminista?

Captura de pantalla realizada el 19 de julio de 2019 de una de las publicaciones que circulan en Twitter

Otra versión sobre el mismo video, que fue compartida más de 18.000 veces, afirma que la atacante es una feminista. “#Última moda de las #Feminazis que exigen respeto y tolerancia , ahora aventando sacerdotes al vacío, se infiltran en eventos religiosos, definitivamente el #Feminazismo abortero es un "Trastorno Mental", se lee en una entrada similar en Facebook que fue compartida más de 12.700 veces.

Esta versión circuló en menor medida también en portugués (1, 2).

Sin embargo, no existe ningún indicio de que la mujer que empujó al padre Rossi esté vinculada al movimiento feminista.

Consultada por la AFP, la seccional policial de Guaratinguetá (Sao Paulo), donde ocurrió el hecho, identificó a la agresora solo como V. H. F. S., oriunda de Rio de Janeiro y de 32 años. Según la información obtenida, la mujer afirmó sufrir de confusión mental y estar bajo tratamiento psiquiátrico. 

En una entrevista publicada en el sitio de noticias UOL, el comisario responsable del caso dijo que la mujer declaró que su intención solo era hablar con el sacerdote y no atacarlo. 

En conclusión, es falso que el padre Marcelo Rossi haya sido empujado en una misa por decir que “las gordas no van al Cielo”. El sacerdote no hizo ninguna referencia de este tipo al momento del incidente. Tampoco hay evidencia alguna para afirmar que la responsable del ataque sea feminista, ya que su identidad permanece bajo reserva.