No, el video de la ministra de Seguridad argentina fue editado para que pareciera borracha

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Un video de la ministra de Seguridad argentina, Patricia Bullrich, en el que habla sobre la desarticulación de una banda criminal, circula desde el 3 de julio pasado en las redes y da a entender que la funcionaria estaba alcoholizada o bajos los efectos de algún calmante. Sin embargo el material que se viralizó había sido alterado.

Bullrich llegó a una conferencia en la que habló sobre la banda “Tatán II”, vinculada a un robo, algo despeinada, lo que al instante generó memes. Horas después comenzó a circular un video en el que se la muestra hablando lento, como si estuviese borracha o enferma.

El video alterado, compartido al menos 70.000 veces desde que fue subido a las redes el 3 de julio, circuló por Facebook (1, 2), Twitter y WhatsApp.

Según CrowdTangle, una herramienta de Facebook que sirve para medir el nivel de viralidad de los posteos, las páginas “Unidad CFK Frente de Todos” y “Víctor Hugo Morales, club de seguidores”, además de otros usuarios vinculados al kirchnerismo, replicaron las imágenes editadas de la ministra de Seguridad. Fue publicado en más de 30 oportunidades y tuvo 3.402 interacciones.

En Twitter, un usuario publicó el video que había recibido por WhatsApp, según confirmó a Clarín, uno de los medios aliados de Reverso. “No sabía que estaba editado”, explicó.

Captura de pantalla del 5 de julio de 2019 de la publicación en Twitter

Desde el equipo de Patricia Bullrich informaron que, al ver la viralización del video manipulado, lo denunciaron en Facebook como “noticia falsa”.

Un caso similar a este video circuló en Estados Unidos con la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi. Un video fue editado y viralizado por seguidores del presidente, Donald Trump, para insinuar que la líder demócrata estaba bajo los efectos de alguna sustancia.

La manipulación de videos es una de las amenazas en la lucha contra la desinformación. Técnicas como el deep fake (mentira profunda), que permiten hacer un montaje casi perfecto de una persona diciendo cosas que no dijo, ya son tema de debate en los Estados Unidos y en Argentina.

Sin embargo, en este caso, no se trata de un deep fake sino de un video manipulado. “El deep fake es un contenido creado con técnicas de inteligencia artificial. Si se trata de ralentizar un video ya existente, es una pieza manipulada digitalmente, no un deep fake”, dijo a Reverso Pedro Noel, periodista de First Draft, la organización que trabaja contra la desinformación a nivel global y se encarga de recopilar recursos de verificación esenciales para periodistas.

En definitiva, el video que circuló en las redes en el que la ministra Patricia Bullrich parece hablar bajo los efectos de alguna sustancia no es verdadero, sino que fue manipulado, en un caso similar al ocurrido en Estados Unidos con Nancy Pelosi.

Esta verificación fue realizada por el proyecto colaborativo Reverso. Participaron periodistas de Chequeado y AFP.