Mandela no invitó a su mesa a un guardia que lo torturó en prisión

Copyright AFP 2017-2020. Todos los derechos reservados.

Una historia que narra una supuesta invitación del expresidente sudafricano Nelson Mandela a comer en su mesa a un guardia que lo torturó y humilló cuando estuvo en la cárcel ha sido compartida más de 57.000 veces en redes sociales, al menos desde 2015. Sin embargo, un experto y miembros de la Fundación Nelson Mandela afirmaron que la anécdota es apócrifa. En vida, Mandela habló de las privaciones que sufrió en prisión pero nunca dijo haber sido víctima de torturas.

“Después de convertirme en presidente, le pedí a algunos miembros de mi escolta que fuésemos a pasear por la ciudad. Tras el paseo, fuimos a almorzar a un restaurante. (...) En la mesa que estaba justo frente a la nuestra, había un hombre solo, esperando ser atendido. Cuando fue servido, le dije a uno de mis soldados: ve a pedirle a ese señor que se una a nosotros”, cuenta la historia compartida en Facebook (1, 2, 3), Twitter (1, 2, 3) e Instagram (1, 2), así como en artículos (1). También circuló en inglés y portugués y llegó al WhatsApp de AFP Factual para ser verificada.

La narración describe que el hombre temblaba al comer pero no por estar enfermo. El expresidente sudafricano (1994-1999) habría contado: “Ese hombre era el guardián de la cárcel donde yo estuve encerrado. A menudo, después de las torturas a las que me sometían, yo gritaba y lloraba pidiendo un poco de agua y él venía me humillaba, se reía de mí y en vez de darme agua, se orinaba en mi cabeza”.

Captura de pantalla de una publicación en Facebook realizada el 8 de diciembre de 2020

Nelson Mandela, Premio Nobel de la Paz en 1993, estuvo preso durante 27 años en Sudáfrica, acusado de traición por su campaña de violencia para acabar con el apartheid, el régimen de segregación impuesto por la minoría blanca sobre la mayoría negra durante el siglo XX en ese país. Mandela pasó la mayor parte de su encarcelamiento en la prisión de la isla Robben donde fue sometido a trabajos forzados. En 1990, Mandela fue liberado.

Sin tortura

Razia Saleh, directora de Archivo e Investigación en la Fundación Nelson Mandela, dijo vía correo electrónico a AFP Factual:

Y agregó: “Nunca hemos encontrado la fuente y creemos que es una historia inventada”.

Saleh detalló que, a pesar del encierro y de las condiciones deplorables en la prisión, “el señor Mandela nunca fue torturado físicamente o fue víctima de tales humillaciones. Lo ha declarado públicamente en varias ocasiones”.

Saleh proporcionó un fragmento de una entrevista realizada a Mandela por la revista Time, en la que declaró: “Pasamos por experiencias muy duras al principio de nuestra vida en prisión. Nunca fui atacado brutalmente, pero muchos de mis colegas ahí sí lo fueron”.

Por su parte, Verne Harris, jefe de Liderazgo y Desarrollo de Conocimiento en la Fundación Nelson Mandela, dijo a AFP Factual: “La historia que ustedes citan es apócrifa”.

“En muchas ocasiones —incluyendo conversaciones con los miembros de nuestro equipo de archivistas— el señor Mandela detalló sus experiencias en prisión, incluyendo descripciones gráficas de las duras condiciones a las que fue sometido y las privaciones que vivió”, dijo.

“Además, hemos documentado numerosos encuentros entre el señor Mandela y sus antiguos carceleros, y no hay nada en el registro histórico remotamente similar al encuentro narrado en esa historia, concluyó Harris.

De su lado, Winnie Madikizela-Mandela, quien fuera esposa de Mandela entre 1958 y 1996, señaló en 2014 durante una entrevista a la AFPEllos, en la cárcel nunca fueron torturados como lo fuimos nosotros. Él era muy libre de creer en la paz y nosotros, que sufríamos la violencia del apartheid, no estábamos cómodos con esta noción, estimó al añadir que no les quedó otra que responder a la violencia con violencia.

Nelson Mandela, como presidente de Sudáfrica, durante una visita a Shah Alam, Malasia, el 7 de marzo de 1997 (Francis Silvan / AFP)

Una búsqueda por palabras clave como “tortura”, “restaurante” y “orina” en la versión en inglés de la autobiografía “El largo camino hacia la libertad” y la biografía autorizada “Mandela”, escrita por el fallecido Anthony Sampson, no arrojó algún episodio vivido por el líder sudafricano con las características mencionadas o reportes de tortura durante sus años en prisión.

AFP Factual también contactó al periodista John Carlin, autor de varios libros sobre Mandela. Vía correo electrónico, respondió: “esta historia es absolutamente inventada”. “Es la segunda vez que me la mandan. Una total mierda (sic), agregó.

El periodista añadió: “No hubo tortura, pero humillación, mucha, por definición. Lo es estar en una cárcel en una isla, en una celda diminuta, trabajo forzado en una cantera, llevar pantalones cortos en invierno. Pero golpeado, orinado, etc., no”.

En conclusión, no hay evidencia de que Nelson Mandela haya invitado a su mesa a un exguardia que lo torturó durante su tiempo en prisión, tampoco de que fuese torturado durante los 27 años que estuvo preso en Sudáfrica.

AFP México