Trabajadores del Servicio Electoral de Chile (Servel) participan en un simulacro del plebiscito, el 14 de septiembre de 2020 en Santiago (Martin Bernetti / AFP)

Los votos mal marcados en el plebiscito en Chile podrían ser anulados u objetados

Copyright AFP 2017-2021. Todos los derechos reservados.

Publicaciones compartidas más de 18.000 veces en Facebook desde febrero de 2020 llaman a marcar la opción “Rechazo” y adicionalmente tachar la opción “Apruebo” para demostrar “a los comunistas asquerosos que ni en nuestra papeleta los aceptamos”. Pero cuidado: de acuerdo a las normativas electorales en Chile, los votos que contengan más de una preferencia pueden ser anulados. En tanto, los que llevan otras marcas además de la preferencia se pueden objetar aunque se mantienen válidos.

“Recuerda votar rechazo y rayar el apruebo así. Demostremos a los comunistas asquerosos que ni en nuestra papeleta los aceptamos”, dicen las imágenes viralizadas. 

Si bien algunos usuarios compartieron este material de forma irónica (1, 2, 3, 4), otros  no se percataron del tono (1).

Captura de pantalla realizada el 20 de octubre de 2020 de una publicación en Facebook

Las publicaciones se refieren al plebiscito organizado el 25 de octubre, cuando los chilenos deberán elegir entre las opciones “Apruebo” o “Rechazo” la redacción de una nueva Constitución. En una segunda papeleta, deberán marcar qué tipo de órgano redactará la nueva Carta Magna en caso de ganar la opción apruebo. 

El Servicio Electoral de Chile (Servel) explica que en la papeleta del voto sólo se debe marcar una preferencia. Si se marca más de una se considerará nulo. 

Raya vertical

De acuerdo al artículo 71 de la Ley 18.700 sobre votaciones populares y escrutinios, la forma correcta de emitir un voto es haciendo una raya vertical “que cruce la línea horizontal impresa al lado izquierdo del número del candidato o sobre la opción de su preferencia en caso de plebiscito. A continuación procederá a doblar la cédula de acuerdo con la indicación de sus pliegues y a cerrarla con el sello adhesivo”.

El artículo 77 se indica la norma para el escrutinio de los votos, estableciendo que se anularán los votos que marquen más de una preferencia, “contengan o no en forma adicional leyendas, otras marcas o señas gráficas”.

De esta forma, se considerarán como votos marcadas pero con posibilidad de ser objetados por vocales y apoderados de mesa aquellos “en que se ha marcado claramente una preferencia, aunque no necesariamente en la forma correcta señalada en el artículo 71, y las que tengan, además de la preferencia, leyendas, otras marcas o señas gráficas que se hayan producido en forma accidental o voluntaria, como también aquellas emitidas con una preferencia pero sin los dobleces correctos”.

Simulacro del plebiscito, el 14 de septiembre de 2020 en Santiago

Al límite entre voto objetado y nulo

De acuerdo a especialistas consultados por AFP Factual, si una papeleta lleva marcadas las dos preferencias (“Apruebo” y “Rechazo” a la vez) el voto se considera nulo y no se cuenta.

Sin embargo, si se marca una sola preferencia y además lleva otras rayas, dibujos o palabras, se considera válido pero queda registrado como objetado para eventuales análisis posteriores si es que, por ejemplo, se impugna una mesa o se requiere contar los votos de nuevo. 

María Jaraquemada, directora de Incidencia del centro de estudios Espacio Público, explicó: “Cuando marca claramente una preferencia pero lleva otros dibujos, etc., es válido”, pero esos votos “pueden ser objetados, en cuyo caso debe escrutarse igual pero se deja constancia”. 

Es decir, un voto que marca una preferencia pero además lleva otros dibujos, palabras, se cuenta como objetado” pero es igualmente válido.

En el caso del mensaje viralizado, Jaraquemada aseguró que “está al límite entre voto rechazo (probablemente objetado) y nulo”. En este caso, explicó, la decisión sobre la validez del voto la “determinaría la mesa: vocales y presidente y de todo se deja registro”. Apoderados de mesa de las distintas tendencias argumentan los datos a favor o en contra de anular o validar ese voto.

Marianne González, docente en Derecho de la Universidad de Chile, quien ha hecho capacitaciones para apoderados de mesa, explicó a AFP Factual que los votos que se anulan son aquéllos que marcan más de una preferencia, y que los objetados sí son válidos, pero se deja un registro.

Por ejemplo, un voto donde se marcó una opción de preferencia y además lleva dibujos, palabras u otras marcas, se puede objetar “pero eso no significa que sea anulado. Queda objetado pero igualmente es un voto válidamente emitido”, explicó Gonzalez, añadiendo que a esto el Servel los llama los “votos marcados”.

Sin embargo, objetar un voto sirve para instancias posteriores, explicó:

El presidente del Servel, Patricio Santamaría, explicó el 14 de octubre pasado que un voto válidamente emitido es aquél que marca solo una preferencia. En los casos donde se marque una preferencia y se escriba algo más en la papeleta se denomina “voto marcado” y tiene un tratamiento especial: “Se considera para la opción que claramente está señalada, por ejemplo el Apruebo, y se deja constancia que tiene una marca y va en un sobre distinto, por si el apoderado de la otra opción pudiera objetarlo y tuviera que tomar la decisión el Tricel en el momento de calificar la elección”.

Santamaría recalcó en esa entrevista que se anularán los votos que marquen más de una preferencia. 

Plebiscito histórico en Chile

La convocatoria a este plebiscito surgió tras un acuerdo político durante las protestas que iniciaron en octubre de 2019 por el alza del precio del transporte y luego se expandieron a otras demandas sobre educación, salud y jubilaciones.

Inicialmente la votación estaba prevista para abril, pero fue aplazada por la pandemia de coronavirus.

La Constitución Política vigente en Chile fue promulgada en 1980 durante la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Entre sus principales pilares aún vigentes, está el modelo privado de salud, educación, pensiones de jubilación y la restricción sobre los derechos de agua.

Es la primera vez desde el regreso a la democracia que se realiza un plebiscito en Chile. El último se celebró en 1988, cuando se votó “No” a la continuidad de la dictadura. 

En conclusión, un voto mal marcado podría ser anulado u objetado. Si se marcan dos preferencias, se considera nulo. Si lleva una sola preferencia pero algún dibujo u otro rayado, se puede objetar para validar igualmente.